Pijama Surf

¿Ser espiritual es lo mismo que ser religioso?

El dilema entre la materialidad y la espiritualidad tuvo por muchos siglos en la religión su punto de apoyo y soporte, pero ahora que esta se encuentra desacreditada, parece ser posible ser espiritual sin ser religioso. ¿Es así? ¿O se trata de una trampa del pensamiento autorreflexivo?

Por: pijamasurf - 28/01/2013 a las 14:01:54

Para bien o para mal, en su desarrollo civilizatorio la especie humana estableció una diferencia más o menos tajante entre cuerpo y mente, sobre todo en la medida, más o menos evidente, de que uno parece alineado a la materialidad pura y el otro más bien a la abstracción y lo invisible. Nuestro cuerpo, nuestras manos, nuestra piel, nuestros aromas, los podemos ver y sentir, en su sufrimiento y su placer; no así nuestras ideas y pensamientos, que si bien encuentran eventualmente expresión real y física, en el momento de gestarlos no parecen sino elucubraciones vagabundas y fútiles, dispuestas a desaparecer al instante siguiente para ya jamás ser recuperadas

Es probable que esta dicotomía haya animado el desarrollo de la espiritualidad, la creencia en una realidad no material y sin embargo existente que influye en la realidad material y palpable. Así como nuestras ideas y pensamientos se manifiestan en, digamos, nuestros hábitos y nuestras acciones, así también el mundo podría obedecer a fuerzas invisibles que determinan sus fenómenos.

Pero esto que inicialmente se dio como mero impulso epistémico, un esfuerzo cognitivo por explicar el entorno, derivó por el mismo funcionamiento de las sociedades en una institucionalización de la creencia y su transformación en religiones. Dioses, potencias, ritos propiciatorios, jerarquías sacerdotales, libros sagrados y otras prácticas culturales hacia los que se encauzó la espiritualidad que, parece, es parte esencial del ser humano ―sin perder de vista, claro, que esta pretendida “esencia” o “naturaleza” es también, siempre, una construcción cultural.

Con el tiempo sin embargo, y sobre todo por la influencia de la modernidad y su insaciable fagocitación de paradigmas, la religión cayó en desprestigio, y explicar el mundo a través de sus códigos pareció anacrónico, insuficiente e inútil. Entre tres y cuatro siglos duró la paulatina demolición del otrora imponente edificio religioso, hasta reducirlo a la reliquia de tiempos pasados que parece ser en los nuestros.

Y, con todo, la dicotomía persiste. Se argumenta, acaso con razón, que el ser humano puede no ser religioso, pero tiene que ser espiritual. Puede, en efecto, no realizar cotidianamente rituales preestablecidos por una entidad mayor a él (ir a misa, rezar 5 veces de cara a la Meca, observar el sabbath), pero al parecer es contranatural vivir sin ningún tipo de pensamiento trascendente, sin un soporte mental que dé sentido al caos y la contingencia, a lo inexplicable y lo desmesurado.

La nuestra, en efecto, es una época heredera de la razón y la lógica como los únicos recursos válidos para explicar el mundo. Una época donde el amor, por ejemplo, se explica como la conjunción neuroquímica de diversos elementos, y ya no, como se hacía antaño, por la influencia de seres venidos de realidades paralelas y perceptibles solo por los radicales efectos de la pasión amorosa.

La pregunta es si de verdad esto es suficiente y satisfactorio, si de verdad nos basta con saber que el amor es eso, solo una reacción química, y no un fenómeno que trasciende la pobre materialidad de nuestras personas.

Así, huérfanos como nos encontramos de los grandes modelos explicativos como la religión, actualmente no es raro escuchar que alguien se declara “espiritual pero no religioso”, un dilema que a primera vista parece no tener sentido pero que, en efecto, posee su propia lógica.

En el sitio Reality Sandwich, Adam Elenbaas se pregunta por las diferencias entre ambos conceptos para poder discernir si, en efecto, expresan distintas cosas. Escribe Elenbaas:

Hay algunas preguntas que podemos hacernos. ¿Deseamos liberarnos de todas las ataduras de este mundo y salir del ciclo de la reencarnación, para alcanzar la iluminación y el nirvana? Si es así, compartimos la presunción religiosa más fundamental. ¿Creemos que la humanidad está involucrada en estados cada vez más altos de consciencia y en camino hacia la unidad y unicidad? Si es así, compartimos también la más fundamental de las presunciones religiosas. ¿Creemos que se requiere expiación, purga o sanación de las cosas ”bajas” para alcanzar cosas más altas? Si es así, compartimos la presunción de las mayores religiones de nuestro planeta. ¿Anhelamos liberarnos del sufrimiento y la miseria de este cuerpo y este mundo? ¿Sentimos que no pertenecemos aquí? ¿Sentimos que el ego es una ilusión o algo que necesita servir a un ser mayor o reunirse con el todo? Si es así, entonces compartimos las presunciones fundamentales de todas las religiones.

Como se ve, el asunto no es tan sencillo como parece. Pocas veces lo reconocemos, pero la verdad es que estamos moldeados por siglos y siglos de cultura que, imperceptiblemente, forman lo que consideramos nuestras creencias más profundas.

Si existe una solución ―que también puede ser un engaño, una trampa del pensamiento autorreflexivo―, quizá esta radique en la autenticidad y la sinceridad.

¿A qué se refiere la expresión “espiritual pero no religioso”? ¿A un esfuerzo personal intenso por encontrarnos y no perdernos, según sugiere Elenbaas?

Con información de Reality Sandwich


Comentarios

  1. Joaquin Gorreta dice:

    COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
    EN LA CONDUCCION DIARIA

    Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

    Ejemplo:

    Ceder el paso a un peatón.

    Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

    Poner un intermitente.

    Cada vez que cedes el paso a un peatón

    o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.

    Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.

    Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.

    Atentamente:
    Joaquin Gorreta 55 años

  2. Juan Sierra dice:

    Es interesante cómo el artículo comienza planteando una dicotomía: lo material y perceptible (por los 5 sentidos) y lo que no (creado por la mente), que para comenzar me parece una sobresimplificación de la realidad. Existen también realidades físicas que no se pueden percibir directamente, así como aspectos de realidad no física que tampoco es racional-mental (como los sentimientos o la intuición).
    Al final de 3er párrafo, vemos la frase “(esta naturaleza) es siempre, una construcción cultural.”. Mostrando un claro sesgo del autor en contra de cualquier realidad espiritual, y reconociéndola (siempre) como una construcción mental.
    Y el el cuarto párrafo menciona que ha tomado varios siglos “demoler” las religiones… y sin embargo, las cifras mundiales de fieles están en aumento!! Quizás no de la religión de referencia preferida por el autor, pero la población religiosa en europa va en franco crecimiento (especialmente en el Islam), en el Medio Oriente la población religiosa no ha decrecido, y en norteamerica también crece (especialmente en grupos cristianos protestantes pequeños), y países como Inglaterra tienen sus primeras Procesiones a la Virgen después de siglos.
    Quizás es el sesgo del autor, que podríamos llamar seudo-racionalista, no le permite ver ciertas evidencias que van más allá de la casualidad de convergencia de muchísimas personas hacia un reconocimiento (en prácticas, opiniones o esquemas éticos) de la existencia de algo que no puede controlar. Quizás su sesgo no le permite ver algo que una foto de la realidad muestra como evidente (a pesar que no podamos explicarlo plenamente aún): Dentro del ser humano existe algo que individualmente lo invita a ir más allá de sus límites físicos o emocionales o mentales. Y que se manfiesta socialmente cuando muchas personas no solo lo perciben, sino que lo comparten.
    Así, lo espiritual existe incluso antes que el ser humano se de cuenta que lo tiene (o que en un intento extraño, intente usar su razón para hacerlo desaparecer). Y solo mucho después de la existencia, reconocimiento y de compartir lo espiritual, aparecen las organizaciones religiones con sus propios puntos positivos y negativos.
    A mi entender, ser espiritual no es lo mismo que ser religioso. Ser espiritual implica el reconocimiento de esa “parte” del ser humano y su actuación en consecuencia. Ser religioso significa participar de una organización que busca desarrollar en comunidad ese aspecto humano (bajo ciertas costumbres, tradiciones o reglas).
    Luego los que creen en Dios, y le reconocen al menos la característica de CREADOR, le otorgarán la autoría de todos los aspectos del ser humano y por ende, podrán establecer una relación con ÉL (ya sea personal o en comunidad), así como son todos los seres humanos.
    Y los que creen que Dios no existe, y explican la creación de la Realidad bajo algún otro esquema, pues probablemente enfoquen su desarrollo espiritual en la ética o la ayuda social.

  3. Lavinia dice:

    Yo creo que la religion es lo que utilizamos los seres humanos para tapar los huecos que la ciencia no a podido explicar, la espiritualidad en un humano lo ayuda a encontrar su equilibrio, a enfrentarse consigo mismo y reconocer defectos y virtudes (lo que para mi es un defecto para ti puede no serlo).
    Es por eso que no me gustan las religiones por que tienden a ser cuadradas.

  4. Yuj dice:

    Tenemos que reconocer que por más ateos que nos creamos, o por más espiritus libres que nos sintamos, siempre tendremos el legado de la religión dentro de nosotros. La religión es como un pequeño parasito que siempre estará dentro de nosotros, la sigamos o no. La mayoría de las distinciones que la gente maneja, o se queja acerca de la religión, más bien es encontra de una institución, un sistema, y que este tome poder en la sociedad. En mi caso sin seguir ninguna institución, gusto de investigar sobre varias religiones a la vez, y siempre con una visión interna, buscando dentro de mí y no allá en los cielos. Saludos!

  5. encubierto dice:

    Excelente visión del tema pseudonimo, felicidades.

  6. pseudonimo dice:

    Creo que si es posible ser espiritual sin ser religioso, diferencia? el espiritual como la palabra lo dice a detectado algo en su vida que la moldeara desde ese momento en adelante, generalmente el espiritual lo descubre dentro de sí mismo, mientras que el religioso lo encuentra fuera si mismo. Cuales son las concecuencias? que el espiritual tratara de dar pasos a travez del trabajo en si mismo, mientras que el religioso seguira haciendo repeticiones que le han sido enseñadas. El problema? que el espiritual dara pasos siendo el su propio guia y se afrontara al denso bosque de su propia percepcion o concepto de las cosas, por lo cual es muy factible que desvie su camino una o mas veces siendo tmbn posible que una de estas lo estanque en vicios, y el autodeterioro. Por su parte el religioso ya tiene una linea dada seguir pero al seguir una linea que no es dictada por su mismo corazon le hara tomar pasos sin pasion ni aprendizaje, sino como condiciones para su tranquilidad. Por lo cual solo un minimo porcentaje de los religiosos creceran interiormente, siendo el resto solo estancamientos tmbn.

    Son 2 caminos, ambos de direcciones distintas, ambos con la misma meta, y ambas sendas con sus obstaculos tan fatales que el mundo solo conoce un puñado de verdaderos seres. Los demas solo esperan a que un dia la vida les hable al corazon para que empiezen a buscar un porque de su existenca.

    • cherry alin dice:

      EL concepto de espíritu esta presente en ambas, la religión es una guía ética y moral, normas que facilitan la vida. mientras que lo espiritual es algo mas como estar pendiente de lo que uno dice a si mismo. Para ser espiritual no necesariamente debe creer en dios, sin embargo es mas propenso a seguir sus pasiones.

    • pseudonimo dice:

      por cierto, buen articulo!

  7. omar dice:

    Creo que se confunde religión con clero. Me imagino que la gente cuando dice eso, se refiere a que no se supeditan a una estructura clerical como intermediaria con lo supremo.
    Creo que e smuy equiparable con lo que pasa también en algunas personas cuando se refieren a la política. Se desligan de los representantes como manifestaciones legítimas del soberano.

  8. unokllega dice:

    Nadie esta pidiendo a nadie que crea en nada, el articulo solo se crentra en exponer las diferencias entre religion y espiritualidad, la mayoria de los ateos es k ya saltan por nada…

  9. Mauro dice:

    Necesariamente tenemos que pensar o creer en un más allá? Es espíritus, almas, lo que fuere? No es hora de que pensemos en el “más acá” que tenemos, en la vida como valor máximo y supremo. Ser religioso y ser espiritual tal vez no sea lo mismo, pero sí son igual en un punto, en la metafísica.-

    Me temo que no nos libraremos de Dios en tanto sigamos creyendo en la gramática.- (Nietzsche)

  10. Daniela Aldana dice:

    Este post me recuerda a uno que lei que se titula Religión y Religiosidad, http://tanialu.co/2009/06/13/religion-y-religiosidad/



Comenta.

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*

 
NULL