*

X

¿Es esta la mejor fotografía aérea de Nueva York jamás tomada?

Arte

Por: pijamasurf - 01/11/2013

Sergey Semonov se hizo acreedor al primer sitio en la categoría amateur del Epson International Photographic Pano Awards por esta toma panorámica de la ciudad de Nueva York, probablemente una de las mejores jamás obtenidas.

La ciudad de Nueva York es probablemente uno de los puntos más emblemáticos de nuestro planeta, un referente en la historia de la civilización humana y especialmente en el capítulo dedicado a las grandes metrópolis.

Recientemente, como parte del Epson International Photographic Pano Awards, el fotógrafo amateur Sergey Semonov fue premiado con el primer lugar por esta impresionante toma aérea de la ciudad de Nueva York. Semonov fue capaz de conseguir esta imagen porque trabaja en una pequeña empresa de aeronáutica llamada AirPano, que viaja por el mundo creando panoramas 3D como este que compitió en el concurso mencionado.

“Tomo panorámicas, esferas desde un helicópetero, panoramas en gigapixeles, así como manipulación en Photoshop, y preparo las fotos para que se impriman en un gran tamaño y organizo exhibiciones fotográficas”, dice Semonov a propósito de su labor, que, como se ve, excede un poco la reducida categoría de lo “amateur”.

Este, por cierto, es el sitio de AirPano, donde pueden encontrarse tomas de otras ciudades como Dubai, monumentos insignes como el puente Golden Gate o maravillas naturales como los Alpes. En el caso de la imagen de Nueva York, puedes hacer clic sobre ella para ampliarla.

[The Atlantic]

Las pinturas del joven Hitler: ¿hizo bien la Academia de Viena al considerarlo un inepto?

Arte

Por: pijamasurf - 01/11/2013

La historia es conocida: un joven austriaco con inclinaciones artísticas, específicamente pictóricas, huérfano de padre, acudió a Viena para inscribirse en una de las escuelas de arte más prestigiosas del circuito europeo, la Academia de Bellas Artes de la ciudad donde esperaba perfeccionar eso que creía un talento suyo. El adolescente, entonces con 18 años, sufrió sin embargo el rechazo de la institución, que por dos ocasiones (en 1907 y 1908) le negó la entrada por la simple razón de que adolecía de “ineptitud para la pintura”. El director le recomendó estudiar arquitectura, pero lamentablemente el joven carecía de la formación previa que le permitiera inclinarse hacia esta alternativa.

El incidente es uno de los favoritos de la llamada historia contrafáctica, aquella que elucubra una secuencia histórica hipotética a partir de un suceso que pudo haber sido. Como sabemos, el joven de la historia es Adolf Hitler, personificación de la maldad por mucho tiempo, insoslayablemente, unos de los líderes más temibles que han existido en la historia del poder político.

¿Qué hubiera pasado si el juicio de la academia hubiera sido menos estricto? ¿Ahora Adolf Hitler sería un nombre más en la historia de la pintura occidental?

Por otro lado, igualmente resulta interesante reflexionar sobre la noción de “juicio estético”: ¿cómo afecta nuestra percepción sobre determinada acuarela o dibujo saber que su autor es Adolf Hitler? ¿Lo consideramos más o menos “bello”? ¿O ni siquiera admitimos que esa categoría pueda aplicarse a una obra suya?

[Environmental Graffiti]