*

X
Google registra la tendencia de las personas a buscar información sobre posibles resoluciones de año nuevo, como hacer ejercicio o o comer sano, en los primeros meses del año y la subsecuente pronunciada caída

 

Una de las resoluciones de año nuevo más comunes es hacer más ejercicio --ir al gimnasio, hacer yoga, comer mejor. Con la marea nueva del año fácilmente nos "decidimos" a aplicarnos a comenzar nuevas rutinas saludables. Pero según registra Google estas resoluciones poco duran. 

Si es que se puede trazar una correlación entre los patrones de búsqueda en Google y la consecución activa del ejericio o la tendencia de realizar esta resoluciones saludables, estonces se debe de admitir que existe una notable falta de compromiso, una especie de holgazanería embebida a estr tipo de prácticas, quizás porque no parten de una intención genuina, sino de un pretexto o una presión colectiva. Lo que sugiere que la mayoría de la gente está destinada a fracasar en el cumplimiento de sus resoluciones de año nuevo.

La otra interpretación que se puede hacer a la gráfica de Google, donde claramente se muestra una picada en las búsquedas en términos de salud y ejercicio, es que una vez que las personas encuentran lo que estaban buscando --los datos de un gimnasio, un profesor de yoga o una dieta-- dejan de buscarlos porque ahora la información es suministrada por el contacto que tienen con personas en el mundo físico. Y aunque esto es plausible también es cierto que estudios de otro tipo sugieren que las resoluciones de año nuevo no suelen tener un alto porcentaje de conversión. 

 

Silent Circle es una app potencialmente polémica que encripta la información compartida entre dos dispositivos de tal manera que nadie más que los interesados puede conocerla, una función que será especialmente útil para periodistas, activistas sociales, diplomáticos y otros.

Internet es, pese a todas sus bondades, el sueño largamente acariciado de gobiernos y empresas ansiosas por tener una vasta, interminable base de datos personales, información sobre individuos concretos que lo mismo habla de sus hábitos que de sus relaciones personales, de los productos que compra y los regalos que hace e incluso, gracias a las redes sociales, de detalles como los alimentos que consume y las horas en que se encuentra en el sanitario.

Y si bien, en buena medida, parte de esta difusión de información personal se decide por las acciones mismas del usuario, en otro sentido hay características inherentes a la Red misma y a los dispositivos que utilizamos para navegar que hacen posible el espionaje secreto de la información intercambiada entre uno y otro aparato por parte agencias gubernamentales y prácticamente cualquiera con la tecnología adecuada.

En este sentido, la aplicación Silent Circle se presenta como la única capaz encriptar tu información lo suficiente como para esta se conserve secreta a pesar de todo, conocida únicamente por los interesados que comparten un canal de comunicación —sea a través de un smatphone o una tablet.

Como salida de una película de James Bond, Silent Circle incluso puede destruir la información intercambiada entre ambos dispositivos después de un periodo determinado.

La app está pensada sobre todo para periodistas, activistas sociales, diplomáticos y compañías poco interesadas en que su información sea pública.

Con un costo de 20 dólares mensuales, Silent Circle no escapa, sin embargo, al escrutinio del FBI, que al parecer está buscando la manera de burlar la encriptación y las políticas de uso so pretexto de que la app podría ser utilizada con fines criminales.

[Disinfo]