*

X

Chimpancé hembra en zoológico de España se vuelve adicta a porno gay de hombres

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/16/2013

En el zoológico de Sevilla, en España, una chimpancé aprendió a manejar el control remoto de un televisor para satisfacer su gusto por la pornografía donde aparecen hombres musculosos de miembros prominentes.

Aseguran los biólogos que, evolutivamente, los chimpancés son los primates más cercanos al ser humano, especialmente si se toma en cuenta su capacidad intelectual que si bien aún dista de la del Homo sapiens, es mucho mayor que la de muchas especies.

Esto, sin embargo, puede tomar expresiones curiosas, como la ocurrida en el zoológico de Sevilla, donde una chimpancé hembra ha incurrido en una conducta que, si se tratase de una mujer, sin duda sería calificada de patológica, pues según sus cuidadores se ha vuelto adicta a la porno gay destinada al público masculino.

Al parecer esto se debió a un accidente del personal del lugar, que introdujeron un televisor en la jaula de Gina (ese es el nombre de la chimpancé) con el fin de estimularla física y piscológicamente. Además del aparato, el animal también recibió el control remoto, con el cual podía elegir a voluntad la programación que deseaba ver.

Gina entendió en muy poco tiempo el funcionamiento del televisor, pero lo verdaderamente sorprendente es que desarrolló una inclinación especial por el canal de porno, particularmente donde se transmiten películas de hombres musculosos y miembros prominentes.

Así, como sugiere Pablo Herreros en el diario español El Mundo, parece clara importancia que el sexo tiene en los intelectos avanzados de los primates, su trascendencia como potencia vital ligada a una manera sofisticada de entender el mundo.

Tambien en Pijama Surf:

¿Es el sexo el verdadero motor evolutivo de nuestra inteligencia?

El sexo como herramienta evolutiva

[El Mundo]

La energía inherente de la naturaleza entera: artista encuentra electricidad en frutos y campos de cultivo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/16/2013

Uno de los principios fundamentales del universo es el de la conservación de la energía, según el cual esta no se crea ni se destruye, solo se transforma.  Una consigna que incluso ha pasado a formar parte de cierta sabiduría popular y que, fuera de la ciencia, encuentra sentidos metafóricos que apuntan hacia a una constante que da sentido y estabilidad a nuestra realidad.

Partiendo de esta premisa, el artista Caleb Charland realizó un ejercicio en el que se combinan ciencia y arte, una serie fotográfica que retrata curiosos aparatos que obtienen su electricidad de elementos naturales: frutos, árboles, soluciones químicos y otros.

“No es un sustituto funcional de energía alternativa, pero sugiere que hay electricidad, esta energía inherente en la naturaleza”, dice Charland sobre su proyecto, dejando de manifiesto su inclinación por el cariz estético del mismo, por la reflexión que este podría despertar sobre nuestro entorno.

Al respecto vale la pena recuperar una cita de Albert Einstein que el fotógrafo transcribe en su sitio personal:

Lo más bello que podemos experimentar es el misterio. Es la fuente del verdadero arte y de toda la ciencia. Para quien esta emoción es extraña, quien no puede detenerse a maravillarse y mantenerse absorto en el temor, es como si estuviera muerto: sus ojos están cerrados.

[Wired]