*

X

Chimpancé hembra en zoológico de España se vuelve adicta a porno gay de hombres

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/16/2013

En el zoológico de Sevilla, en España, una chimpancé aprendió a manejar el control remoto de un televisor para satisfacer su gusto por la pornografía donde aparecen hombres musculosos de miembros prominentes.

Aseguran los biólogos que, evolutivamente, los chimpancés son los primates más cercanos al ser humano, especialmente si se toma en cuenta su capacidad intelectual que si bien aún dista de la del Homo sapiens, es mucho mayor que la de muchas especies.

Esto, sin embargo, puede tomar expresiones curiosas, como la ocurrida en el zoológico de Sevilla, donde una chimpancé hembra ha incurrido en una conducta que, si se tratase de una mujer, sin duda sería calificada de patológica, pues según sus cuidadores se ha vuelto adicta a la porno gay destinada al público masculino.

Al parecer esto se debió a un accidente del personal del lugar, que introdujeron un televisor en la jaula de Gina (ese es el nombre de la chimpancé) con el fin de estimularla física y piscológicamente. Además del aparato, el animal también recibió el control remoto, con el cual podía elegir a voluntad la programación que deseaba ver.

Gina entendió en muy poco tiempo el funcionamiento del televisor, pero lo verdaderamente sorprendente es que desarrolló una inclinación especial por el canal de porno, particularmente donde se transmiten películas de hombres musculosos y miembros prominentes.

Así, como sugiere Pablo Herreros en el diario español El Mundo, parece clara importancia que el sexo tiene en los intelectos avanzados de los primates, su trascendencia como potencia vital ligada a una manera sofisticada de entender el mundo.

Tambien en Pijama Surf:

¿Es el sexo el verdadero motor evolutivo de nuestra inteligencia?

El sexo como herramienta evolutiva

[El Mundo]

No fue el impacto de uno, sino de dos asteroides la causa de la extinción de los dinosaurios

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/16/2013

Un descubrimiento reciente podría echar abajo la teoría de que el impacto de un solo asteroide desencadenó la extinción de los dinosaurios sobre la faz de la Tierra, pues al parecer se trató de dos cuerpos de diámetro compartido.

Por varios años se ha sostenido que la extinción de los dinosaurios se debió al impacto de un asteroide sobre la superficie de la Tierra, específicamente el que fue descubierto en 1950 en la península de Yucatán, México, en la zona conocida como Chicxulub (“pulga del diablo” en maya).

Sin embargo, un descubrimiento reciente podría modificar radicalmente esa teoría, pues de acuerdo con Katarina Miljković, del Instituto de Ciencias de la Tierra con sede en París, Francia, ese asteroide que impactó nuestro planeta hace 65 millones de años pudo tratarse de un cuerpo binario, esto es, dos rocas separadas de diámetro compartido.

Lo anterior es resultado del análisis llevado a cabo, entre otros lugares, en los Lagos Clearwater, que se ubican en la bahía de Hudson, en Canadá, cuerpos de agua que se formaron sobre los cráteres de dos asteroides gemelos con 290 millones de años de antigüedad.

El enigma ante este y otros cráteres es por qué si al menos 1 de cada 15 impactos de asteroides sobre la Tierra corresponde a objetos de tipo binario, la huella dejada no es de un tamaño correspondiente al de las dos enormes rocas.

Con simulaciones hechas por computadora, Miljković y sus colegas descubrieron que la respuesta más probable es que, a pesar de tratarse de una pareja, los asteroides binarios forman un solo cráter, por lo cual el diámetro de este puede ser hasta 10 veces el diámetro del propio asteroide. La principal pista para afirmar esto es la ligera asimetría del cráter resultante del impacto.

Es en este punto donde Chicxulub y el asteroide que provocó la extinción de los dinosaurios cobra importancia, pues en la hipótesis de Miljković se trata del mejor candidato para probar la suposición.

Por las características del cráter —su forma y su diámetro de 180 km— la investigadora piensa que los asteroides impactados fueron rocas que, combinadas, suman un diámetro de entre 7 y 10 km, separándose en el choque hasta en 80 km.

De comprobarse, sin duda esta teoría cambiará sustancialmente la manera en que hasta ahora se ha entendido la extinción de los grandes saurios.

[New Scientist]