*

X

TOP 10: las personas más poderosas del mundo según la revista Forbes

Por: pijamasurf - 12/08/2012

La conocida publicación Forbes da a conocer su listado de las personas más poderosas del mundo, una selección que vale la pena analizar cuidadosa y escépticamente.

En nuestro tiempo el poder es una realidad engañosa, especialmente a nivel social, multitudinario, pues si bien hay personas cuyas decisiones afectan, para bien y para mal, el destino de miles o aun millones.

Es en este sentido de poder que la conocida publicación Forbes presenta a las personas más "poderosas" del  mundo, una selección que sin duda hará respingar a unos cuantos, pues se trata de hombres y mujeres que, en cierto sentido, solo deben a las circunstancias el hecho de encontrarse en una posición de privilegio.

Así, la lista podría dividirse en dos grandes grupos. Por un lado, aquellos que si bien son capaces de ejercer una gran cantidad de poder, lo hacen limitadamente, atentos a los designios de otros, a la estructura que los mantiene en el sitio en el que se encuentran y sin la cual difícilmente gozarían de lo que gozan. Tal es el caso del mismísimo presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, de la canciller alemana Angela Merkel o del primer ministro inglés David Cameron: su poder es grande, sus decisiones tienen impacto en la vida de muchísimas personas, incluso más allá de su aparente zona de influencia, pero no son tan poderosos como aquellos a quienes realmente obedecen.

Por otro lado se encuentran quienes han sabido construir en torno a su poder mecanismos para ejercerlo casi personalmente, un poco con prácticas y métodos anteriores a la modernidad, que dependen casi exclusivamente de sí mismos. El caso más refinado: Vladimir Putin, que a fuerza de corrupción y alianzas subrepticias tiene bajo su puño el dominio de Rusia. De alguna manera el poder del papa también pertenece a este grupo, aunque un poco por razones distintas: desde la Edad Media y en cierta forma por el discurso espiritual en el que se ampara, la Iglesia católica ha tejido relaciones que se buscan autónomas, no dependientes de los vaivenes de la historia, que subsistan sin importar que la persona con quien se negocia sea un rey o un presidente elegido democráticamente, y que además rindan cuentas solo a la jerarquía. Nada que pueda resquebrajar esta forma de ejercer el poder penetra en este verticalismo hermético -se trate de la Rusia de Putin o del comunismo chino.

A continuación, entonces, las 10 personas más "poderosas" del mundo según Forbes,

1
Barack Obama, Presidente de Estados Unidos, 51 años

2
Angela Merkel, Canciller de Alemania, 58 años

3
Vladimir Putin, Presidente de Rusia, 60 años


Bill Gates, Codirector, Bill & Melinda Gates Foundation, 57 años


Benedicto XVI, Papa de la Iglesia Católica, 85 años


Ben Bernanke, Director de la Reserva Federal de Estados Unidos, 58 años

7
Abdullah bin Abdul Aziz al Saud, Rey de Arabia Saudita, 88 años


Mario Draghi, Presidente del Banco Central Europeo, 65 años


Xi Jinping, Secretario General del Partido Comunista Chino, 59 años

10 
David Cameron, Primer Ministro del Reino Unido, 46 años

[Forbes]

 

El extraño caso de John McAfee, pionero del antivirus, adicto a las sales de baño y detenido por asesinato en Belice

Por: pijamasurf - 12/08/2012

Huyendo de un asesinato del cual no se le había culpado en Belice, el multimillonario John McAfee inició un extraño circo mediático revelando una persecución, todo lo cual quizás sea una secuela de la paranoia provocada por su consumo de sales de baño psicoactivas

Después de crear un ciberimperio con los antivirus que llevan su nombre, John McAfeee se encuentra en una pronunciada espiral descendente, al punto de que está detenido por asesinato en Belice y varios periodistas se preguntan si está completamente loco. Su caso, dentro de lo extraño, es fascinante.

John McAfee trabajó para la NASA y para la industria militar estadounidense (Lockheed) antes de fundar su compañía de software antivirus, la primera en distribuirlo a través de un modelo de shareware. De una fortuna que llegó a superar los 100 millones de dólares, en el 2009, según le dijo al New York Times, se había encogido a sólo 4 millones de dólares, al praecer por crasos errores invirtiendo --y es que McAfee ya había iniciado su comportamiento errático--, aunque él mismo luego dijo que el estimado no era muy preciso, quizás una táctica para despistar a las autoridades. En el 2010 se mudó a Belice, buscando exenciones fiscales, seguir dando clases y escribiendo sobre yoga y desarrollar ahí su nueva compañía de antibióticos naturales basados en el quorum sensing.

El 11 de noviembre, el vecino de McAfee, Gregory Faull, fue encontrado muerto con un disparo de escopeta en la cabeza. Aunque la policía no lo había nombrado como sospechoso --McAfee se dio a la fuga de manera un tanto incriminante. O brillante, según algunos, contra el silencio que los abogados recomiendan, McAfee inició una especie de frenesí mediático dentro de su ocultamiento. Empezó a llamar a los medios de Estados Unidos para contarles su historia, inició un blog y un constante posteo en Twitter. Incluso invitó a dos reporteros de Vice a que lo acompañaran en su escondite.

McAfee habría podido regresar a su país, ya que el tratado de extradición con Belice está concebido para narcotraficantes y generalmente en la dirección inversa. Pero también es cierto que en Estados Unidos lo aguardan algunos asuntos legales, incluyendo uno por asesinato involuntario.McAfee decidió merodear por Belice haciendo una colorida y vehemente campaña en contra del gobierno de ese país caribeño. McAfee jugó a la desinformación: dijo a Wired que había estado econdiéndose en su vecindad bajo múltiples disfraces, gritando groserías sin ser reconocido. Dijo que eludió a la policía escondiéndose con un cartón en la cabeza y enterrándose en la arena de la playa. Y, por supuesto, ventiló la teoría de la conspiración de que las autoridades de Belice han elucubrado un plan para destruirlo. Días antes había sido retratado sonriente con la policía, después de que donará algunas armas a las fuerzas locales. 

Este circo mediático culminó cuando uno de los periodistas de la revista Vice reveló su locación, ya en Guatemala, publicando una foto con su ubicación en la metadata. El miércoles la policía de Guatemala lo detuvo y el jueves fue llevado a un hospital; Guatemala le ha negado asilo y deberá regresar a Belice. Por el momento no se ha formulado acusación; la policía de Belice tiene la facultad de detenerlo 48 hora sin acusarlo. El abogado de McAfee ha dicho que teme por su vida si regresa a Belice. El Primer Ministro de Belice, mientras tanto, ha puesto en entredicho su salud mental.

Jeff Wise, de la revista Slate, se pregunta si McAffe ha perdido la cabeza. Este periodista quien tuvo la oportunidad de convivir con McAfee elogia su inteligencia pero cuestiona si sigue ahí. Hay evidencia de que McAfee estaba consumiendo sales de baño (metilendioxipirovalerona) una droga que ha sido relacionada con episodios de violencia (y nudismo). Esta sustancia parece provocar furores (o vapores) paranoicos, ¿acaso McAfee presa de un delirio de sales de baño especialmente intenso asesinó a su vecino, con el que ya había tenido problemas? Y si lo hizo, ¿tuvo presencia mental para limpiar las pistas?

McAfee había estado posteando en el foro de usuarios de sustancias psicoactivas BlueLight sus intentos de purificar las sales de baño, MDVP, la que consideraba la mejor droga, "no sólo por su hipersexualidad, sino también por el suave y eufórico descenso". Aunque también advertía sobre las alucinaciones que podía provocar un compuesto no muy limpio. Y recomendaba tomar la droga vía anal. 

Según reporta Gizmodo, McAfee había estado experimentando en la selva de Belice con la extracción de drogas psicoactivas de plantas locales, especialmente interesado en aislar propuedas que pudieran suscitar conductas sexuales en mujeres. Jeff Wise recuerda a McAfee en su casa en Estados Unidos con un sequito de admiradores y jóvenes prostitutas. Su novia es 49 años más chica que él. Pero según Wise esta admiración que le rodeaba ha declinado y sus amigos reportan que algo le ha venido pasando, oscureciendo su talante. Tal vez sea la paranoia de las drogas, o algo más raro aún. Habrá que ver si el destino de McAfee es la cárcel, una institución mental o si logra, en un acto de brillantez dentro de la confusión, salirse con la suya.