*

X
Estudios demuestran una relación directa entre el consumo de psicodélicos y una mayor búsqueda espiritual ¿cuál es la relación entre la exploración psicoactiva y la inquietud mística?

 

Imagen: Andrew Ostin

Tradicionalmente el consumo de ciertas sustancias consideradas como psicodélicas, por ejemplo, la psilocibina, la mescalina o el LSD, ha sido asociado con experiencias místicas. De hecho, el consumo ritual de ciertos psicoactivos, práctica ancestral en distintas culturas, desempeñaba un papel fundamental en la vida religiosa de estos grupos. Pero ¿cuál es la relación entre dichas sustancias y el desarrollo de una ‘noción’ espiritual?  

En un estudio reciente (Griffiths, Richards, McCann, & Jesse, 2006), se suministró con psilocibina (la sustancia activa de los hongos alucinógenos) a personas que jamás habían consumido psicodélicos. Aproximadamente el 60% de los voluntarios reportó haber experimentado una profunda “experiencia mística” durante el efecto –emociones radicalmente positivas, un sentimiento de unidad con el todo, la trascendencia del tiempo-espacio lineal, etc–.

Continuando en esta línea de investigación, otro estudio comparó las conductas y creencias espirituales entre personas que consumen sustancias psicodélicas, personas que consumen otro tipo de estimulantes (por ejemplo metanfetaminas), y personas abstemias. Los individuos pertenecientes al primer grupo, demostraron mucho mayor convicción alrededor de creencias espirituales como la existencia de un ‘alma universal’, la unidad del todo, la existencia de una realidad trascendental, y el no temor a la muerte. Además, estas personas otorgaron más valor al desarrollo espiritual, y menos a la prosperidad financiera, que los integrantes de los otros dos grupos. Esto último coincidió con un estudio realizado el año pasado (Móró, Simon, Bárd, & Rácz, 2011), en el cual se concluyó que los consumidores de psicodélicos dan mayor prioridad al aspecto espiritual de la vida –definido en este contexto como tu relación con Dios o aquello que percibes como lo más trascendental–, en comparación con aquellos que no los procuran.

Ahora, si bien los estudios anteriormente citados demuestras un vínculo directo entre el consumo de psicodélicos y una cierta tendencia hacia lo espiritual, lo que no queda del todo claro es el orden de los factores. Es decir, ¿aquellos que procuran los psicoactivos tienden a un mayor desarrollo del espíritu, o aquellos que denotan una cierta inclinación hacia lo místico son entonces más propensos a explorar las estepas psiconáuticas? Por otro lado llama la atención que lo más común es que estas personas busquen su desdoblamiento místico a través de causes menos tradicionales en referencia a su contexto sociocultural de origen –fenómeno que puede fácilmente comprobarse con la masificación de creencias orientales, por ejemplo el Budismo, entre los occidentales que son asiduos a los psicodélicos–.

Para concluir podríamos afirmar más allá del orden en la secuencia (si consumes psicodélicos por tu predisposición ante lo místico o si esto sucede de manera inversa), no deja de resultar un fenómeno intrigante el virtual matrimonio entre experiencias psicoactivas y la búsqueda espiritual. A fin de cuentas recordemos que muchos de los teóricos más lúcidos, y apasionados, ante el uso de psicodélicos, adjudican a estas sustancias una particular capacidad de alongar los límites tradicionales de la realidad convenida, favoreciendo la existencia de un mundo (o varios) paralelo al establecido –lo cual ciertamente alude al paralelismo que separa lo etéreo de lo material–.

En este sentido las sustancias psicoactivas bien podrían considerarse como una especie de hacks neurocognitivos, los cuales, al influir directamente en nuestra percepción, evidencian la construcción relativa de la realidad, lo cual te podría remitir a un cúmulo de nociones trascendentales: por ejemplo la unidad como origen y fin máximo del todo, o la posibilidad de ser artífice de tu propia vida (ejercicio durante el cual un pulso ‘divino’ se presenta como una brújula ineludible). Por otro lado vale la pena enfatizar en que el consumo de estas sustancias no es de manera alguna requisito para acceder al axis del espíritu, sino que en realidad actúan como catalizadores que, en ciertas circunstancias, pueden favorecer experiencias útiles para el florecimiento de una conciencia ante la naturaleza mística del universo.   

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Javier Barros del Villar

Con información de Psychology Today

Los mejores álbums del 2012 para Pijama Surf

Por: pijamasurf - 12/25/2012

Delicatessen audionaútica que hará aún más memorable un 2012 alrededor del cual danzaron fluctuaciones oníricas, vórtices tempestivos y seductoras epifanías: Pijama Surf te comparte lo más fino, musicalmente hablando, de este año.

El 2012 termina y como cada año, en Pijama Surf decidimos enlistar los discos que a nuestro parecer, y sin pretender imponerlos como lo mejor, son los más destacables. Entre miles de producciones musicales de innumerables géneros y subgéneros, los editores de este sitio eligieron, cada uno por separado, aquellos álbums que más grata compañía les aportaron a lo largo de este periodo. Por cierto, aprovechamos para compartirles nuestro recién estrenado podcast musical, Soniricall, cuyos primeros episodios están dedicados, precisamente, a surfear a través de algunos de los más suaves discos del año. Así que sin más preámbulo, a continuación les presentamos ambos listados:

Javier Barros del Villar (@paradoxeparadis)

A principios de este año me tocó reseñar un álbum que indudablemente se perfilaba ya para ser incluido entre lo mejor del 2012 –me refiero a Dreamer, del genial Susumu Yokota–. Aún no terminaba enero y ya había aparecido otra gema sonora, se trataba de la reciente producción del maestro Terry Riley, Aleph, y lo mismo que en el caso anterior, intuí que durante los albores del año, cuando estuviéramos cocinando esta lista, ambos serían mencionados.

El 2012 se va, un año intenso, por momentos turbulento, casi siempre inspirador. Y entre las delicias experienciales que este ciclo nos deja, no podemos omitir una referencia a esa música fresca que nos acompañó durante las dualidades propias de este año, un periodo que se enriqueció con música nueva proveniente de la lucidez de grandes maestros, por ejemplo Brian Eno y Bill Laswell, pero que también marcó el nacimiento de exuberantes y prometedoras propuestas musicales, por ejemplo el 'Infante Terrible de Siberia', Aleph, quien con solo 19 años nos regaló un delirante álbum compuesto por improbables secuencias rítmicas que terminarían enlazando, al menos en un plano, al caos con el cosmos.

No fue fácil, pero acá mi selección de los 10 discos más enriquecedores de este 2012:

10. Zombie Zombie - Rituels D’un Nouveau Monde

 
9. Future Sound of London - Environments 4

 
8. Terry Riley - Aleph

 
7. The Cinematic Orchestra - In Motion # 1
 
6. Peter Dundov - Ideas from the Pond 

 
5. Aleph - From Chaos to Cosmos

 
4. Peaking Lights - Lucifer

 
3. Bill Laswell - Means of Deliverance

 
2. Ricardo Donoso - Assimilating the Shadow

 
1. Susumu Yokota - Dreamer

 
* Menciones honoríficas para Lux, de Brian Eno, un álbum diseñado para cultivar foto-hortalizas, Aimlesness de DNTEL, Degiheugi con su triphop etno-astral y su romanticismo vintage en Dancing Chords and Butterflies, America del eterno niño problema del sonido, Dan Deacon, a la efervescente esoteria pop de Black Moth Super Rainbow, con su album Cobra Juicy, y finalmente a Dersu Uzala, por la tibia coquetería que lograron imprimir en Tempus Fugit.   

 

Aleph de Portales (@alepholo)

Resulta odioso compilar listas supuestamente de los mejores discos del año, pero también es indudable que estas listas resultan útiles en el ejercicio perenne que ha desarrollado Internet de buscar nueva música. Solo en este espíritu de compartir música, y posiblemente aportar al soundtrack de nuestras vidas, anoto aquí algunos de los discos que acompañaron con mayor gracia, intensidad e imaginación este 2012. La lista tiene un claro sesgo a la música electrónica, un reflejo del escucha y de la búsqueda de abstracciones.  En la lista, en la cual el orden es solamente una convención,  figuran el début de Christian Loeffler con un tech-house atmosférico reminiscente de Pantha du Prince;  Aunque solo con un LP, Burial prueba que quizás sea la figura más influyente de la música electrónica en el últimos tres años. En su segundo álbum de lo que el mismo llama "morning trance", el brasileño Ricardo Donoso refrenda una sublime producción de melodías hipnóticas sin beats; el rock psicodélico de Tame Impala renueva sonidos de rock clásico con una formidable frescura ; Motion Sickness of Time Travel es otro de los débuts con un ambient reflexivo y por momentos celestial; Schaleton, con un álbum doble experimental que es una lúcida pesadilla metafísica; Petar Dundov en los controles espaciales crea un minimal cosmic disco que extrae del pantano flores de loto; Wolfgang Voigt, el cofundador de Kompakt Records, está ya en otra liga dentro de los productores de techno, haciendo ahora música clásica que cuestiona la naturaleza misma de la producción electrónica; la compilación de Outliers sonoriza, liderado por Deru, los paisajes mágicos de Islandia con uno de los mejores discos de IDM en los últimos años; y el maestro Susumu Yokota con Dreamers muestra porque es uno de los exponentes más finos de la música contemporánea.

10.- Christian Loeffler -A forest

 9.-Burial -Kindred

8.Ricardo Donoso -  Assimilating the Shadow

7.-Tame Impala -Lonerism

6.- Motion Sickness of Time Travel -Motion Sickness of Time Travel

5.-Shackleton- Music for the quiet hour/ The drawbar organ

4.-Peter Dundov-Ideas from the Pond

3.-Wolfgang Voigt- Rückverzauberung 6

2.-Outliers- Vol I Island

1.Susmu Yokota- Dreamers

* Menciones honoríficas para las producciones del 2012 de Holy Other, Chromatics, Brian Eno, Pillow Talk, y en un género que tal vez deberíamos de incluir el año que sigue, el mejor set: Poolside- Season Changes