*

X

¿Qué tan hipster eres por lo que lees? Descúbrelo en este infográfico

Arte

Por: pijamasurf - 12/04/2012

¿Qué leen los hipsters que no lee casi nadie más? ¿Eres un hipster por leer lo que lees? Averígualo en este infográfico.

La categoría “hipster” es quizá una de las más polémicamente banales de la actualidad, una mezcla extravagante (¿podría ser de otra forma?) de originalidad, novedad y pretendida autenticidad aplicadas al consumo de productos culturales: música, libros, ropa, gadgets.

Según la caracterización caricaturesca que se ha hecho del hipster, este se distingue, como el salmón, por ir a contracorriente, por conocer (consumir) lo que casi nadie más conoce.

A este respecto, el sitio Goodreads —una especie de red social para lectores— ha elaborado un curioso infográfico titulado “¿Qué debería leer ahora? Un diagrama de flujo hipster” (“What Should I Read Next? A Hipster Lit Flowchart”), que parte del que al parecer es el primer e indispensable escalón en la naturaleza literaria del hipster, Infinite Jest de David Foster Wallace, y sigue hacia una selección variopinta que lo mismo incluye a Roberto Bolaño (2666) que a Marcel Proust (la Recherche) y Chuck Palahniuk (Choke).

Pero más allá de la burla o la denostación, al menos el infográfico nos descubre autores ignorados que quizá valga la pena revisar, hecha como está la historia personal de un lector de hallazgos imprevistos.

Quizá, en el fondo, esa sea la razón de ser del hipster, su misión en este momento de la historia: descubrir lo que injustamente permanece oculto.

[Flavorwire]

Monstruos de la taxidermia: ¿falta de habilidad al disecar o afán de diversión a costa de animales muertos? (FOTOS)

Por: pijamasurf - 12/04/2012

La taxidermia es una de las técnicas de conservación más antiguas que existen, desarrollada desde tiempos remotos e incluso perfeccionada ya en la antigüedad: fueron célebres los logros de los taxidermistas egipcios, hábiles gracias a sus rituales de embalsamiento, que fueron capaces de simular creaturas míticas como las sirenas y los minotauros, haciéndolas pasar por realmente existentes.

Con el tiempo, la taxidermia fue imprescindible en lugares como museos y clubes de caza, en donde ha servido para propósitos didácticos y de exhibición.

Sin embargo, como toda técnica, esta también tiene su lado oscuro, el lado que habitan esos ejemplares nacidos por la poca pericia (o cierto afán de diversión que no puede descartarse) y que tienen algo de monstruoso pero también de ridículo.

Aquí una compilación de esos seres, tomada del sitio uproxx.