*

X

Muere el prolífico arquitecto brasileño Oscar Niemeyer a los 104 años de edad

Arte

Por: pijamasurf - 12/05/2012

Inusitadamente longevo y admirablemente prolífico, este 5 de diciembre de 2012 murió el genial arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, uno de los hombres con mayor sensibilidad social para las construcciones que habitarían el espacio público.

El papel del arquitecto es el de pelear por un mundo mejor, en el que él mismo pueda producir una arquitectura que sirva a todos y no solo a un grupo de gente privilegiada.

Oscar Niemeyer

Oscar Niemeyer fue, durante muchos años, el principal nombre de la arquitectura brasileña, reconocido internacionalmente por su sensibilidad colectiva para los proyectos destinados a habitar el espacio público.

Sorprendentemente longevo —murió a los 104 años de edad y a unos días de llegar a los 105, el próximo 15 de diciembre— Niemeyer mantuvo la lucidez hasta el final, si bien desde el 2 de noviembre permanecía hospitalizado por causa de una deshidratación que desafortunadamente derivó hacia otros males.

Militante comunista en su juventud, descendiente de alemanes asentados en Brasil, el arquitecto se exilió a París en tiempos de la dictadura, a mediados de la década de los 60, siendo ya un profesor en la Universidad de Brasilia.

Antes, sin embargo, había participado en una buena cantidad de importantes proyectos en su país: el edficio del Ministério da Educação e Saúde en Portinari, durante la presidencia del legendario Getúlio Vargas; la Igreja São Francisco de Assis en Belo Horizonte, la Sede de la ONU en Nueva York (en colaboración con Le Corbusier); algunos de los edificios más característicos de Brasilia, la nueva capital del país establecida en los 50 (el Palácio da Alvorada, la Catedral Metropolitana Nossa Senhora Aparecida, el Edifício do Congresso Nacional, entre otros). De su estancia en Europa destacan la Universidad de Constantine en Argelia, la sede del Partido Comunista Francés en París, el Centro Cultural Le Havre y el edificio de la editorial Mondadori en Italia, así como el Pestana Casino Park en la ciudad portuguesa de Funchal.

A este periodo sumamente fértil sucedieron otras construcciones como el Memorial da América Latina en São Paulo (1989) o su participación en 2003 en el la prestigiosa Serpentine Gallery, para la cual diseño un anexo. El año anterior se inauguró en Curitiba un museo en su honor, conocido popularmente por su forma ocular como el Museu do Olho o Olho do Niemeyer. En 2007, año de su centenario, las celebraciones también fueron fastuosas.

Por fortuna para personas de semejante talento, Niemeyer no ha muerto totalmente, pues su vasto legado continuará viviendo por él.

A propósito de Niemeyer, recomendamos las siguientes notas:

Oscar Niemeyer: las edificaciones pictóricas y el hábitat de la curva

Visionaire 62: una visión estereoscópica en 3D a la obra de Oscar Niemeyer

Te podría interesar:

El Vengador del Futuro (2012): un regreso a la ciencia ficción distópica

Arte

Por: pijamasurf - 12/05/2012

El Vengador del Futuro, clásico de ciencia ficción basado en un cuento de Philip K. Dick, está de regreso en una versión que aprovecha los avances tecnológicos para recrear el futuro.

La ciencia ficción en ocasiones se convierte en una neurociencia especulativa --reflexionando sobre qué es real y cómo construimos el mundo a través de la percepción. Esto es evidente en la obra de Philip k. Dick, el escritor cuyas historian han sido llevadas al cine en películas como Blade Runner  y El Vengador del Futuro. En El Vengador del Futuro, basada en el cuento We Can Remember It for You Wholesale, tenemos un claro ejemplo de la paranoica lúcida de Dick que nos lleva a los engranes de la construcción mental del mundo.

La primera versión cinematográfica de este cuento de Philip K. Dick se ha convertido en una película clásica (Total Recall, 2010) de la ciencia ficción. Dirigida por Paul Verhoeven y estelarizada por Arnold Schwarzenneger (junto con Terminator sin duda su mejor papel)  y Sharon Stone --y con la inolvidable aparición de la mujer de los tres senos. Este año se estrenó  una nueva versión, esta vez dirigida por Len Wiseman, y protagonizada por Colin Farrel y Kate Beckinsdale (una de las actrices más sexys del mundo) --y el regreso de la chica de los tres senos. En este caso el personaje de Douglas Quaid no toma un viaje mental --en forma de transplante de memoria-- a Marte sino decide vivir una vida --una memoria-- de agente secreto (la cual se convertirá en una alucinatoria odisea en proceso de descubrir qué es real y cuál es su verdera identidad).

Aunque se dice que los remakes pocas veces funcionan --y se ha criticado la trama de esta nueva cinta--, los fanáticos de la ciencia ficción y de la película original seguramente podrán disfrutar de una reimaginación del clásico y sobre todo de impresionantes efectos visuales --que llevan el tecnoespacio futurista a altos niveles. El laberinto de la mente de Quaid, en su duda espectral, es potencializado por superlativos gráficos. 

2oth Century Fox estrenó recientemente  El Vengador del Futuro en Blue Ray, una tecnología que le parece asentar bastante bien a la calidad de la imagen de esta película.

*Contenido publicitario