*

X

Muere el prolífico arquitecto brasileño Oscar Niemeyer a los 104 años de edad

Arte

Por: pijamasurf - 12/05/2012

Inusitadamente longevo y admirablemente prolífico, este 5 de diciembre de 2012 murió el genial arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, uno de los hombres con mayor sensibilidad social para las construcciones que habitarían el espacio público.

El papel del arquitecto es el de pelear por un mundo mejor, en el que él mismo pueda producir una arquitectura que sirva a todos y no solo a un grupo de gente privilegiada.

Oscar Niemeyer

Oscar Niemeyer fue, durante muchos años, el principal nombre de la arquitectura brasileña, reconocido internacionalmente por su sensibilidad colectiva para los proyectos destinados a habitar el espacio público.

Sorprendentemente longevo —murió a los 104 años de edad y a unos días de llegar a los 105, el próximo 15 de diciembre— Niemeyer mantuvo la lucidez hasta el final, si bien desde el 2 de noviembre permanecía hospitalizado por causa de una deshidratación que desafortunadamente derivó hacia otros males.

Militante comunista en su juventud, descendiente de alemanes asentados en Brasil, el arquitecto se exilió a París en tiempos de la dictadura, a mediados de la década de los 60, siendo ya un profesor en la Universidad de Brasilia.

Antes, sin embargo, había participado en una buena cantidad de importantes proyectos en su país: el edficio del Ministério da Educação e Saúde en Portinari, durante la presidencia del legendario Getúlio Vargas; la Igreja São Francisco de Assis en Belo Horizonte, la Sede de la ONU en Nueva York (en colaboración con Le Corbusier); algunos de los edificios más característicos de Brasilia, la nueva capital del país establecida en los 50 (el Palácio da Alvorada, la Catedral Metropolitana Nossa Senhora Aparecida, el Edifício do Congresso Nacional, entre otros). De su estancia en Europa destacan la Universidad de Constantine en Argelia, la sede del Partido Comunista Francés en París, el Centro Cultural Le Havre y el edificio de la editorial Mondadori en Italia, así como el Pestana Casino Park en la ciudad portuguesa de Funchal.

A este periodo sumamente fértil sucedieron otras construcciones como el Memorial da América Latina en São Paulo (1989) o su participación en 2003 en el la prestigiosa Serpentine Gallery, para la cual diseño un anexo. El año anterior se inauguró en Curitiba un museo en su honor, conocido popularmente por su forma ocular como el Museu do Olho o Olho do Niemeyer. En 2007, año de su centenario, las celebraciones también fueron fastuosas.

Por fortuna para personas de semejante talento, Niemeyer no ha muerto totalmente, pues su vasto legado continuará viviendo por él.

A propósito de Niemeyer, recomendamos las siguientes notas:

Oscar Niemeyer: las edificaciones pictóricas y el hábitat de la curva

Visionaire 62: una visión estereoscópica en 3D a la obra de Oscar Niemeyer

Todos tenemos un gemelo: fotógrafo retrata a personas sin relación entre sí pero idénticas físicamente

Arte

Por: pijamasurf - 12/05/2012

Existe una creencia fantástica que asegura que todos tenemos un gemelo, un doble, un doppelgänger que es físicamente idéntico a nosotros aunque no tenga, en lo absoluto, el mismo origen biológico. 

Con esta idea en mente, el fotógrafo canadiense François Brunelle, que actualmente reside en la provincia de Québec, realizó una serie de retratos verdaderamente sorprendentes, reuniendo a dos personas totalmente desconocidas, extrañas entre sí y que, sin embargo, contra todo pronóstico, guardan una semejanza física increíble, como si de verdad se tratara de dos hermanos nacidos de la misma madre, pero separados al momento de nacer, destinados a vivir lejos uno de otro.

Ésta, claro, es una fabulación, que vuelve todavía más asombroso el trabajo de Brunelle. El fotógrafo, por cierto, es un gran entusiasta del rostro humano, y desde joven ha sido un motivo de interés que lo ha animado a emprender diversos estudios a este respecto.

Al principio Brunelle confió sólo en la casualidad del encuentro, en personas ya conocidas en quienes había descubierto un parecido con otra. Después, cuando los medios de comunicación comenzaron a difundir su proyecto, los contactos comenzaron a llegar solos e incluso actualmente Brunelle continúa recibiendo sugerencias para sus fotografías.

Quizá, en el fondo, todo esto no sea sino un asunto de probabilidades: la naturaleza no tiene tantos fenotipos de dónde escoger y, al final, termina por repetir algunos.

También en Pijama Surf: Retratos mutantes: padres e hijos en un mismo cuerpo.

[Daily Mail]