*

X
El universo podría ser un único sistema neurocósmico que se fractaliza en galaxias, cerebros, células; una simulación computarizada de la expansión cuántica del universo revela un asombroso paralelo en el crecimiento de las células del cerebro y los cúmulos de galaxias

 

Hace 6 años el New York Times publicó la imagen que mostramos aquí notando el sorprendente parecido entre las neuroconexiones de un ratón y el de una simulación computarizada del crecimiento del universo, arremolinado en cúmulos de galaxias rodadeas por estrellas y materia oscura. La imagen en un principio solamente anecdótica fue utilizada por numerosos sitios para representar la correspondencia entre la evolución cósmica y la evolución en la tierra, entre arriba y abajo, para citar el adagio hermético. El parecido nos hacía volar la imaginación y sentir el asombro de vivir en un universo donde todo parece estar conectado, donda cada forma parece ser el reflejo de otra forma arquetípica, en una infinita fortaleza de espejos.

Ahora esta intuición que ha pululado la mente del hombre desde milenios --que el hombre es una imagen microscósmica del universo-- parece haberse confirmado, al menos parcialmente. Según una investigación publicada entre los reportes científicos de la revista Nature, el universo crece de la misma forma que un cerebro --con los disparos eléctricos entre neuronas espejeados por la forma de la expansión de las galaxias.

La simulación computarizada, que representó cómo forman redes unidades cuánticas subatómicas de tiempo-espacio, sugiere que existe un patrón de crecimiento en cómun --una dinámica natural--con el que los sistema evolucionan. Una dinámica de crecimiento que puede observarse lo mismo en el cerebro humano que en el internet o en el universo como conjunto. Esta conexión podría entenderse quizás como la manifestación de un único sistema que se desdobla en múltiples nodos, que a su vez son nuevos sistemas, cada uno de los cuales refleja las condiciones y comportamientos de un sistema anterior --asi tejiendo una telaraña fractal o una red de redes.

Según el físico Dimitry Kroukov, de la Universidad de San Diego, esta relación de correspondencia evolutiva es una señal de que hay algo en el funcionamiento de la naturaleza que escapa a la física moderna.

El hallazgo de un paralelo en el crecimiento del universo y el cerebro no significa que el universo sea un organismo pensante --con una sinápsis de estrellas y una conciencia neurocósmica; sin embargo, habría que preguntarse si esta misma estructura madre de creciminto contiene el blueprint de la conciencia, y entonces veríamos al Internet emerger próximamente como una entidad autoconsciente)... En realidad esta poética imagen del universo entero procesando información como una gran computadora en la que nosotros figuraríamos apenas como un breve sueño, un destello de conciencia, o un evanescente algoritmo entre miles de millones más, se acerca más al misticismo. Y desde ahí ejerce una irresistible atracción: es la atracción de las correspondencias, de que de alguna forma todo y todos estamos cumpliendo un único proceso que se repite por la eternidad.  

[Huffington Post]

Twitter del autor: @alepholo 

Te podría interesar:

Nano-condón inhibe los virus del SIDA y del herpes, la penetración del esperma y desaparece por sí solo

Ciencia

Por: pijamasurf - 12/04/2012

Investigadores de la Universidad de Washington aplican la nanotecnología a un condón femenino capaz de inhibir los virus VIH-1 y HSV-2 (causantes del SIDA y del herpes, respectivamente), la penetración del esperma y después desaparecer por sí solo.

Contrario a lo que podría pensarse, en la industria de los preservativos también ocurren desarrollos tecnológicos tendientes a su mejoría, y no solo en el ámbito de la consecución del placer, sino en su propósito de contribuir a la buena salud sexual.

En este sentido, un equipo de investigación de la Universidad de Washington dio a conocer el prototipo de un condón que además de prevenir un embrazo, como cualquier otro de su tipo, podría servir para liberar sustancias que combatan enfermedades de transmisión sexual, especialmente el SIDA, e incluso se destruya por sí mismo.

El desarrollo se basa en la nanotecnlogía, específicamente en la generación de fibras de dimensiones nanométricas a través de la reacción entre un campo eléctrico y un fluido (técnica conocida como electrospinning). Estas fibras ya se usan para liberar medicamentos de una manera mucho más eficiente que los geles, tabletas o pastillas.

En el caso específico del condón, se combinaron estructuras químicas y físicas de ciertos polímeros para crear mallas de nanofibras capaces de ajustarse y controlarse en su degradación kinética para liberar agentes contra los virus VIH-1, HSV-2 (causante del herpes) y contra el semen mismo. Al menos in vitro, el material mostró ser capaz de inhibir la infección por VIH y la penetración de esperma (aunque contra este se espera perfeccionar un método para suprimir su movilidad). Por último, la técnica del electrospinning permite que este se disuelva por sí solo en un periodo de tiempo determinado (que puede contarse en minutos o días).

Cabe aclarar que, por el momento, se trata de un condón destinado solo al uso femenino.

[io9]