*

X

¿Es un derecho constitucional tener sexo con burros?

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/14/2012

Un hombre acusado de bestialismo en Florida podría quedar libre de cargos por la ambigüedad con que las leyes del estado definen este comportamiento.

En agosto, un hombre, Carlos Romero, fue sorprendido en Florida teniendo sexo con un burro miniatura, por lo cual se le fincaron cargos por bestialismo que, entre otras medidas, se sanciona con 200 dólares de multa y la prohibición de tener contacto con niños y con animales mamíferos.

Los abogados de Romero, sin embargo, armaron la defensa jurídica de su cliente alegando que este tipo de relaciones están protegidas por la Constitución misma de los Estados Unidos, específicamente por la Cuarta Enmienda que protege “la libertad personal y la autonomía cuando esta se refiere a las actividades íntimas y privadas”, según dicen los defensores.

La defensa pretende tomar ventaja de una ambigüedad en la redacción de la ley contra la bestialidad en Florida, según la cual no es necesario presentar pruebas de que un animal fue dañado o “de la actividad sexual no consensuada”, incluso en los casos de penetración.

En esta forma, no resulta claro si el bestialismo es un crimen porque daña a los animales o porque es una conducta social inaceptable; si solo lo primero, ¿entonces sería legal si el animal no resulta dañado?

Ese vacío es el que intentan aprovechar los abogados para eximir a su cliente, algo que quizá logren, cuestionando de paso la perspectiva legal desde la cual se aborda este comportamiento.

[Salon]

Queen James: adaptación gay de la Biblia que busca prevenir interpretaciones homofóbicas del texto

Sociedad

Por: corrector - 12/14/2012

Tomando como base la llamada Biblia del King James, grupo de editores decidió revisar aquellos pasajes que potencialmente pueden justificar interpretaciones homofóbicas de este que es el texto más sagrado de la tradición judeocristiana.

Con el propósito de sortear los pasajes poco claros o ambiguos de la Biblia que parecen referirse a la homosexualidad, un grupo de editores decidió publicar la primera versión abiertamente gay de este que es libro sagrado de la tradición judeocristiana, tomando como referencia la llamada Biblia del Rey James (King James), que recibe este nombre por haber sido traducida al inglés entre el reinado de Henry VIII y James VI de Escocia, I de Inglaterra, a inicios del siglo XVII. El monarca inglés ordenó en su época esta traducción para legitimar la jerarquía de la Iglesia Anglicana, fundada por su predecesor en 1534, 70 años antes de que esta “nueva” Biblia fuera dada a la imprenta.

Esta versión, sumamente popular en los países anglófonos, es la que han tomado los editores de The Queen James Bible, que, dicen, toma su nombre por la fama homosexual que el rey James tuvo en vida, los muchos amantes hombres que tuvo y por lo cual ya en su época se le adjudicó dicho mote, “Queen James”.

Cabe resaltar que el objetivo de esta edición no es manipular el texto bíblico para justificar la homosexualidad, pero tampoco para denostarla gratuitamente. “Hemos editado la Biblia para prevenir interpretaciones homofóbicas”, dicen claramente los editores.

La Queen James intenta sortear esos pasajes o palabras difíciles que por diversas circunstancias abren la posibilidad de dar sustento a actitudes violentas para con la comunidad homosexual. Como sabemos, la Biblia es una suma de textos escritos en distintas épocas, algunas sumamente remotas, en idiomas que en poco o nada pueden equipararse a los que hablamos actualmente, en regiones con costumbres y valores específicos de cada época, con traducciones realizadas después que introdujeron sutiles pero decisivos cambios en los textos (de ahí que, en otro sentido, este libro tenga consigo una amplia tradición exegética e interpretativa, sea el ejemplo por antonomasia de los límites y las imposibilidades que residen en el corazón del lenguaje).

Por poner un ejemplo, los editores recalan en la palabra “abominación”, frecuente sobre todo en el Antiguo Testamento, para sustituirla por otras que carezcan de esa carga negativa que posee actualmente y que originalmente no tenía (en hebreo, abominación se encuentra más cercana a términos como “escandaloso” e incluso “tabú”, dependiendo del contexto).

Para más información, recomendamos consultar la nota de los editores, donde se explica con más detalle las características de esta Queen James Bible.

[Huffington Post]