*

X

El Victoria's Secret Fashion Show 2012 (Programa completo)

Por: pijamasurf - 12/05/2012

Para algunos el show más sexy de la televisión, para otros un desperciable festival de programación mental y degradación del cuerpo femenino. Seguramente un poco de los dos: por una parte mujeres indudablemente hermosas (llamadas ángeles por el marketing de la marca de lencería más grande del mundo) en fantásticos atuendos de ropa interior elevada a la potencia onírica, pero al mismo tiempo un desfile de valores pueriles (música pop de Justin Bieber y Rihanna) y por momentos degradantes. Sobre el escenario todo el sistema del consumo y el deseo aspiracional al desnudo. Un show para que lo vean millones de zombies pero también para que fuera analizado por Baudrillard, Foucault o Lacan: la hiperrealidad, el curpo como objeto de poder, las fantasías eróticas con arquetipos infantiles, estados orales, el glam, y por momentos la belleza casi inalcanzable de las modelos pixelándose o robotizándose, revelando su carne de simulacro.

 

Estudio: La paranoia vinculada con todo, absolutamente todo

Por: pijamasurf - 12/05/2012

Una investigación científica demuestra la estrecha ligazón entre todo el organigrama mundial y la jerarquía cósmica, tal que todo acto, hasta el más inane, es parte de una red irreversible secretamente vigilada e inespacable

En un estudio recientemente publicado en el The New England Journal Of Medicine, investigadores de la Universidad de John Hopkins han demostrado que todo está ligado a la paranoia, que todo puede ser conectado y que el  mundo es básicamente una conspiración de proporciones cósmicas. Pero esto, seguramente ya lo sabías --aunque esta investigaciín ha sido financiado por el  gobierno de Estados Unidos así que tal vez tenga una agenda oculta:  y quieren que creas que sólo es paranoia lo que conecta las hebras de la tramoya.

"Según nuestro estudio, existen correlaciones estadísticamente significativas entre episodios de paranoia y cadenas de comida rápida, la revista Time, el creciente sistema de entretenimiento militar, los rehenes americanos, la amenazante extinción de las abejas, el alto poder chino, y ligas entre la familia de Obama y la Reina Isabel", dijo el Dr. Adam Crane.

Los investigadores crearon una simulación computarizada de la paranoia, mostrando como abarca desde un grano de arena al cosmos mismo --de paso conjuntando todo tipo de instituciones y sistemas políticos. "En un dorito es posible ver las palabras de Maquiavelo, y por su delta corre el poder oculto de Egipto, Cleopatra y la Vía Láctea", dijo Crane.

Los investigadores manifestaron su preocupación ante la difusión de su descubrimiento pero declararon estar rebasados, ya que a fin de cuentas, todo está conectado y es imposible impedir que las personas sepan y conecten los hilos como las consetlaciones en la noche de la historia. Lo malo es que "Ellos" saben que sabemos.

Y es que siempre hay alguien detrás observándote, un orden invisible, hilos que penden del cielo y entre las cosas, grandes entidades que vuelan sobre nosotros pero que también son virus y bacterias que nos interpenetran y extraen información, energía, hormonas, y se arrellanan furtivamente en la sombra interdimensional. Y hay alguien que sabe, alguien que no eres tú pero si eres tú, que mueve las piezas del ajedrez, que codifica la Matrix más rápido de lo que puedes voltear a ver el piso vacío sobre el cual descansa todo. La paranoia, entre la divinidad y la más franca estupidez.

[con información  de The Onion]

EXTRA: Los Proverbios para Paranoides de Thomas Pynchon según fueron canalizados en Arcoiris de Gravedad:

1. Probablemente nunca podrás tocar al Maestro, pero puedes hacerle cosquillas a sus criaturas.

2. La inocencia de las criaturas es inversamente proporcional a la inmortalidad del Maestro.

3. Si pueden lograr que hagas las preguntas equivocadas, no tienen que preocuparse por las respuestas.

4. Tu te escondes, ellos buscan.

5. Loa paranoicos no son paranoicos porque están paranoicos, sino porque no dejan de meterse, malditos idiotas, deliberadamente en situaciones paranoicas.