*

X

5 nuevas estrategias de vigilancia con que el gobierno busca el control de sus ciudadanos

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/17/2012

Maniquíes, sistemas de grabación de sonido en el transporte público, relojes biométricos: algunas de las nuevas estrategias de vigilancia que superan todo lo que hasta ahora se había imaginado al respecto.

La vigilancia es, en cierto sentido, una de las bases fundamentales de todo gobierno, una manera efectiva —aunque también un tanto utópica o, mejor dicho, distópica— de mantener controlada una sociedad con el fin de seguir aprovechando privilegios a costa de esta.

Y si bien, a lo largo de la historia, han sido muchas las tácticas implementadas para este fin, actualmente, con el nivel de desarrollo tecnológico que han alcanzado la mayoría de los dispositivos, han surgido otras nuevas que desafían la imaginación más paranoica.

A continuación 5 de estas estrategias elaborado por Tana Ganeva en el sitio Alternet, la mayoría pertencientes al ámbito de los Estados Unidos pero, como tantas cosas que se exportan de este país, posibles de aplicar en cualquier otro sitio.

Autobuses y automóviles que escuchan lo que dices

Después de la omnipresencia visual que aseguran las millones de cámaras distribuidas en prácticamente todo el territorio de las principales ciudades del mundo, el sonido parece ser la siguiente ambición de las autoridades.

En varias ciudades de Estados Unidos, entre ellas San Francisco yOregon, y otras como Atenas y Georgia, en Europa, hay proyectos para instalar grabadoras de sonido en el transporte público, sistemas que filtran el ruido de fondo y registran las conversaciones de los pasajeros.

Maniquíes que te observan

Los maniquíes podrían servir pronto para algo más que para exhibir la ropa que venden los pequeños y grandes almacenes. Tanto en Estados Unidos como en Europa hay empresas que están instalando estos simulacros de seres humanos que vienen con cámaras ocultas y tecnología de detección facial, fabricados por la firma EyeSee). Hasta ahora la vigilancia solo es visual, pero se desarrolla ya la tecnología necesaria para grabar sonido.

Relojes biométricos

El reloj biométrico es un desarrollo destinado al ámbito laboral que hará mucho más riguroso el control de los empleados. Dispositivos como FaceIn generan un avatar del trabajador mucho más efectivo para comprobar que este ha llegado al sitio donde labora. U.are.U, por otra parte, se sirve de las huellas digitales para prevenir que los empleados lleguen tarde o se vayan temprano

Etiquetar niños

La implantación de chips y otros dispositivos de rastreo en niños, so pretexto de cuidarlos mejor, es de alguna manera la normalización de esta vigilancia extrema, la naturalidad con que una generación entera terminará por aceptarla.

Bases de datos biométricas

La identificación de una persona ya no pasa únicamente por su nombre, el lugar donde nació o el registro ante la autoridad civil del nacimiento. Ahora se incluyen otros parámetros como el escaneo del iris, el patrón de voz, el reconocimiento facial y el detalle de cicatrices y tatuajes, etc. Entidades como el FBI ya tienen bases de datos amplias con esta información de sus ciudadanos, la cual legalmente pueden compartir con otras agencias y entidades dentro de Estados Unidos y también internacionalmente.

[Alternet]

¿Cuáles son actualmente los mejores y los peores países para nacer?

Sociedad

Por: pijamasurf - 12/17/2012

The Economist da a conocer un estudio en el que se clasifican los mejores y los peores países para nacer, dónde una persona tienen mayores o menores probabilidades de desarrollar una vida próspera, saludable y segura. Sorpresivamente, los países de la Unión Europea no figuran en los primeros lugares, tampoco Estados Unidos.

(Haz clic en el mapa para ampliarlo /(Max Fisher-Washington Post)

La realidad es contingencia, azar, una suma de acontecimientos cuya sucesión pocas veces obedece a patrones identificables o controlables, todos los cuales comienzan con el acto más elemental de todos: el nacimiento.

“La lotería de la vida”, titula Laza Kekic en The Economist al artículo donde expone un estudio reciente sobre los mejores y los peores países para nacer, en franca alusión a lo imprevisible que es para una persona haber nacido en medio de las comodidades de un Estado de Bienestar como Finlandia, o prácticamente condenado desde el origen a vivir en medio de las guerras perpetuas e intestinas de ciertos países africanos.

La clasificación podría, en un primer vistazo, no ser tan sorpresiva, pues tanto en la cima como en el fondo se repiten las naciones que estamos acostumbrados a encontrar en este tipo de análisis. Sin embargo, una lectura más detallada nos revela que, en efecto, ha habido algunos cambios que sin duda confundirán a más de uno. Aquí la tabla: 

Destaca, por ejemplo, la remontada en calidad de vida de un país como Singapur, que contrasta notablemente con la caída de otros como Alemania o Estados Unidos. Hasta hace no mucho, estos últimos dos países se encontraban en posiciones mucho más honrosas que el 16° lugar. En el caso de América Latina, Chile es el mejor ubicado, en el 23°, seguido de Costa Rica (30°), Brasil (37°), México (39°), Argentina y Cuba (ambos en el 40°).

La investigación fue realizada por The Economist Intelligence Unit, una compañía asociada a la publicación, que indagó sobre las condiciones que permiten a una persona desarrollar una vida saludable, segura y próspera en los años posteriores a su nacimiento, en función del país donde este ocurra.

En términos general, la clasificación también es útil para seguir el rastro de los cambios socioeconómicos que están ocurriendo en el mundo, por ejemplo, la reciente ganancia de derechos y libertades políticas de los países del norte de África y del Medio Oriente o, en otro sentido, las repercusiones de las crisis económicas en Europa que ya están incidiendo en ámbitos como el empleo, la seguridad social y la vida familiar. En este sentido, cabe resaltar que de los 10 primeros lugares solo un país pertenece a la zona euro, Holanda y, en contraste, los grandes símbolos del Viejo Continente como Alemania, Francia o el Reino Unido, no se encuentran en la posición que tal vez quisieran.

En cuanto a las llamadas economías emergentes, Brasil, Rusia, India y China (el llamado BRIC) tienen puntajes que los especialistas consideras sorprendentes, especialmente porque se esperaba un mejor resultado en vista del dinamismo que han experimentado en los últimos años.

Por desgracia al fondo se siguen encontrando, sobre todo, países africanos y árabes, restos de la extinta URSS y naciones que se han transcurrido las últimas dos o tres décadas en conflictos armados propiciados lo mismo por su inmadurez política, que por el efecto del neocolonialismo y la codicia de las grandes potencias.

Sin duda un estudio que, para los interesados, vale la pena revisar con mayor detalle.

[The Economist]