*

X

Un monje budista el hombre más feliz del mundo en términos científicos

Por: pijamasurf - 11/05/2012

Las ondas cerebrales de un monje budista francés han hecho que la ciencia honorariamente lo nombre el hombre más feliz del mundo.

La felicidad no es una "pistola caliente", es una onda cerebral gamma. Tampoco es una gran cuenta de banco, se parece más a un estado de paz mental. 

Las ondas cerebrales de Matthieu Ricard, un investigador francés que se convirtió en un monje budista muy cercano al Dalai Lama, fueron medidas  por Richard Davidson de la Universidad de Wisconsin. Usando 256 sensores electroencefalográficos, Davidson encontró una extraordinaria cantidad de ondas gama, ligadas a la conciencia, la atención y la memoria. Sus escaneos también revelaron una sobresaliente cantidad de actividad en córtex prefontal izquierdo, una zona que los neurocientíficos han ligado a la felicidad y a una reducida propensión a la negatividad. Estas mediciones no tendrían parangón en la literatura científica.

Todo esto le ganó a Matthieu Ricard el título no-oficial del hombre más feliz del mundo. Y aunque quizás otros hombres, con otros aparatos de medición podrían producir ondas cerebrales similares, lo significativo del caso es observar y entender los efectos que tiene la meditación y el trabajo de la compasión en el cerebro humano. Recordar este caso, de felicidad a través de la claridad de una intención de paz mental, siempre es útil.

Ricard pertenecía a la élite intelectual francesa, con un doctorado en genética celular del Institutu Pasteur, cuando viajó a la India en 1972, donde conoció al maestro Dilgo Khyentse Rinpoche. Abandonó su vida en París para irse a vivir a la India y abrazar un camino espiritual. La recompensa de esto es tangible e incontrovertible: poderosas crestas de gamma. ¿Es la meditación el arma más poderosa para alcanzar la felicidad?

[¿Cuál es el secreto del hombre más feliz del mundo?]

Te podría interesar:

El cantante Rod Stewart revela que consumía cocaína analmente en nueva autobiografía

Por: pijamasurf - 11/05/2012

El cantante de pop británico escribe en su nueva autobiografía sobre sus episodios insertándose supositorios de cocaína para cuidar su nariz

La nueva autobiografía del cantante británico Rod Stewart aclara algunos mitos urbanos y revela otros, colocándolo dentro de los anales del escándalo y el morbo que generan las celebridades.

En el libro "Rod: The Autobiography", Stewart revela con el humor que le caracteriza su afición a la cocaína, la cual llegó a consumir analmente, a través de supositorios, luego de que estuviera preocupado de los efectos que la cocaína estaba teniendo en su nariz y en su vías respiratorias.  "La ponía en cápsulas que luego ingresaba por el ano para no dañar las cavidades nasales" dice Stewart en el libro."Resultaba realmente asombrosa la manera en que el organismo la abosrbía”.

Según Rod, pese a esta consternación por los efectos que podía tener en su nariz la cocaína, quizá motivado por la vanidad, nunca fue adicto y lo hacía solo de manera social.

Stewart también aprovechó su autobiografía para desmentir que tuvo que someterse a un lavado de estomago luego de ingerir el semen de unos marineros en San Diego. Una leyenda urbana a la par de aquella difundida de que Richard Gere se  insertaba hamsters en el ano.

"Todo fue un invento de mi expublicista Tony Toon cuando lo despedí.Nunca di placer oral a un grupo de marineros ni me realicé un lavado gástrico en mi vida", escribió Rod Stewart, en esta picante autobiografía.

[Infobae]