*

X

Monjes budistas enseñan principios de energía cósmica a científicos del CERN

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/20/2012

Un grupo de monjes budistas, pertenecientes a una orden de Kung Fu asentada en los Himalaya, viajó al Centro Europeo para la Investigación Nuclear, CERN, para explicar a los científicos la relación existente entre la energía personal y la cósmica.

Las tradiciones espirituales de Oriente tienen fama, ya desde la antigüedad, de haber alcanzado un refinado conocimiento de la naturaleza y del entorno, llegando intuitivamente a conclusiones que a Occidente le ha tomado siglos descubrir por la vía del método científico.

En un episodio más del encuentro entre estas dos cosmovisiones, por momentos contradictorias, un grupo de monjes budistas se reunió con científicos del Centro Europeo para la Investigación Nuclear, CERN, para explicarles cómo, desde su perspectiva, la energía personal y la del cosmos se encuentran relacionadas.

Los monjes pertenecen a una orden de Kung Fu que tiene su monasterio en los Himalaya, y se encontraban visitando las instalaciones en Suiza del conocido centro de investigación científica.

“Hombres y mujeres llevan consigo distintas energías. Y la energía de ambos es necesaria para mejorar el mundo. Este es un principio tan fundamental como la relación entre el Sol y la Luna”, dijo Gyalwang Drukpa, quien recibe tratamiento de Su Santidad y en la jerarquía religiosa se encuentra apenas por debajo del Dalai Lama.

Drukpa va acompañado de monjes adolescentes en un recorrido por distintos países del mundo con el que espera hacer conciencia sobre la equidad de género y la necesidad de empoderar a la mujer.

[Reuters]

Investigadores desarrollan nano-piel capaz de regenerarse a sí misma

Ciencia

Por: pijamasurf - 11/20/2012

Gracias a la nanotecnología, investigadores de Stanford desarrollan un tejido sintético capaz de regenarse a sí mismo, conducir electricidad y sensible al tacto, que posiblemente se utilice en prótesis de miembros humanos.

Las promesas de la biotecnología son muchas y muy ambiciosas, algunas de ellas enfocadas en la sustitución de tejidos que por alguna razón trágica —accidentes, enfermedades, etc.— quedan dañados y, hasta ahora, sin posibilidad de cura. Por otro lado, una tendencia paralela es mejorar por vía del desarrollo científico las capacidades corporales del ser humano, extenderlas más allá de sus límites y crear una especie en que la materia orgánica y la cibernética se unan simbióticamente para conseguir habilidades impensadas.

Este es un poco el caso de una nueva piel desarrollada por investigadores de la Universidad de Stanford, quienes desarrollaron un tejido flexible, resistente al agua, capaz de regenerarse a sí mismo, conducir electricidad y, además de todo, sensible al tacto.

Se trata de un polímero combinado con piel que utiliza enlaces de hidrógeno, los cuales se rompen y se reforman fácil y reversiblemente, conectándose con sus propias moléculas, gracias a lo cual la superficie puede rasgarse con una navaja y sin embargo restituirse a temperatura ambiente. Asimismo, añadiendo partículas de níquel, se consiguió su capacidad conductora de electricidad. La posibilidad del tacto se obtuvo en la respuesta a la presión que provoca la resistencia a la conducción eléctrica.

Los investigadores —Benjamin C-K. Tee, Chao Wang, Ranulfo Allen y Zhenan Bao— esperan que eventualmente este nueva piel pueda utilizarse en prótesis de miembros humanos, aunque, en lo inmediato, parece que servirá para mejorar dispositivos electrónicos que trabajan conjuntamente con la piel, como los monitores portátiles de frecuencia cardiaca.

[Discover Magazine]