*

X

Médico receta 6 candados a mujer con sobrepeso

Por: pijamasurf - 11/12/2012

En un acceso de humor poco usual y quizá poco apreciado (quizá por la falta de originalidad), un médico receta 6 candados como tratamiento contra su sobrepeso: el primero para la boca, el segundo para el frigorífico, el tercero...

En Brasil una mujer acudió al médico para que le recomendara un tratamiento contra la obesidad.

De 33 años, 1.53 metros de estatura y 100 kg de peso, Adriana Santos acudió con José Soares Menezes, médico que formaba parte de un puesto ambulante patrocinado por la Fundación José Silveira y la Secretaría de Salud del estado de Bahia.

El galeno, en un acceso de humor poco usual y sin duda todavía menos apreciado (acaso por la falta de originalidad), dictaminó que la mujer debía someterse a una dosis de “cadialina”, falsa sustancia cuyo nombre derivó de la palabra en portugués “cadeados”.

Cuando la paciente le preguntó dónde podía adquirir el medicamento, Soares Menezes respondió que, naturalmente, en una ferretería, pues se trataba nada menos que de seis candados: “Uno para su boca, otro para la nevera, otro para el armario, otro para el congelador y otro para el baúl de la casa”, según refirió la ofendida mujer. Y al parecer no fue todo, pues en caso de no seguir el tratamiento de “candialina”, el médico ofreció una dieta semanal: cuatro días de ayuno por tres días de beber solo agua.

Cuando se confrontó al médico, reclamándole por la supuesta broma, dijo que había usado “un lenguaje figurado”.

La Fundación inició una investigación al respecto que hace unos días culminó con la suspensión de sus funciones.

[Folha de Sao Paulo]

La legalización de la marihuana en Estados Unidos: un cuestionamiento directo a la política antidrogas en la region

Por: pijamasurf - 11/12/2012

Washington y Colorado han legalizado el consumo de marihuana con fines recreativos, dando el que podría ser el primer paso de una nueva manera de entender este asunto en el diseño de la política antidrogas que Estados Unidos impone a otros gobiernos de América Latina.

Las elecciones de hace unos días en Estados Unidos resultaron también en la legalización de la marihuana en dos estados de la Unión: una medida que de algún modo representa un momento histórico en las políticas públicas de un gobierno que al menos desde la década de los 70 ha utilizado el tráfico ilegal de drogas como medio de control de algunos países, especialmente los de América Latina.

Esta última consecuencia no es, en modo alguno, una especulación: mecanismos como la certificación que hasta hace pocos años otorgaba la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) a gobiernos latinoamericanos que cumplían los estándares por ellos propuestos en la lucha contra el narcotráfico; o programas como la Iniciativa Mérida, que pretendía intercambiar dinero, recursos materiales y humanos por concesiones en la soberanía nacional de México.

Sin embargo, con la medida legal adoptada, es obligado preguntarse si existirá un cambio en la manera en que se conciben drogas como la marihuana desde los gobiernos nacionales y el diseño de esas políticas trasnacionales.

Recientemente presidentes como Porfirio Lobo, de Honduras, Laura Chinchilla de Costa Rica y el primer ministro de Belice, Dean Barrow, se han pronunciado por al menos analizar el verdadero impacto que ha tenido el combate frontal y armado al narcotráfico, si los niveles de violencia desatados en la región se corresponden con los resultados obtenidos en relación con los fines propuestos.

La prohibición parece haber entrado en un proceso de cuestionamiento que quizá culmine con la evidencia de que, en última instancia, hay pocas razones para considerar ilegal el consumo de marihuana en personas adultas conscientes de lo que están ingresando a su cuerpo.

[Alternet]