*

X

Ley en Estados Unidos busca castigar con 1 año de cárcel a quienes no crean en Dios

Política

Por: pijamasurf - 11/22/2012

Proyecto de ley impulsado en Kentucky castigaría a todo ciudadano estadounidense que no reconozca que la seguridad nacional del país descansa sobre todo en Dios Todopoderoso, una clara persecución contra el ateísmo que viola algunos de los principios jurídicos más elementales de Estados Unidos.

Aunque usualmente Estados Unidos se considera uno de los países más liberales del mapa geopolítico internacional, de vez en cuando surgen expresiones radicalmente conservadoras que dejan ver esa raíz que también pervive en la cultura política estadounidense.

Recientemente, un proyecto de ley en Kentucky ha causado polémica porque busca castigar con 1 año de prisión a toda aquella persona que no crea en Dios.

La reforma se da en el marco de la legislación de seguridad nacional, en la cual se espera que un ciudadano reconozca la seguridad que ofrece Dios Todopoderoso o, en caso contrario, se atenga a la posibilidad de pasar 12 meses tras las rejas.

Tom Riner, impulsor de esta ley, ha sido duramente criticado por el proyecto, que viola claramente la Primera Enmienda de la constitución estadounidense que garantiza la separación de poderes entre el Estado y la Iglesia, además de la libertad de conciencia que también consigna la legislación del país.

De aprobarse, la ley obligaría a instalar una placa en las afueras del edificio de Seguridad Nacional con la inscripción “La seguridad y protección de la Unión no se puede conseguir lejos de la confianza en Dios Todopoderoso”, y la pena de al menos 1 año en prisión recaería en toda aquella persona que se quejara formalmente de esta frase.

[Alternet]

Con 138 países a favor, 9 en contra y 41 abstenciones, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas reconoció este 29 de noviembre a Palestina como un Estado observador, medida simbólica que evidencia aún más la ilegitimidad de la ocupación por parte de Israel del territorio palestino.

Suhaib Salem/Reuters

Este 29 de noviembre la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), reunida en Nueva York, reconoció a Palestina como “Estado observador” en una votación de 138 países a favor, 9 en contra y 41 abstenciones, lo cual marca uno de los pasos simbólicos más importantes en el proceso de pacificación entre Palestina e Israel luego de más de 40 años de ocupación y conflicto.

La categoría de “Estado observador” no convierte a Palestina en un miembro con plenos derechos —admisión que corresponde al Consejo de Seguridad de la ONU—, pero de algún modo pone fin a décadas de ignorancia implícita por parte de la comunidad internacional, en buena medida por presión del gobierno de Estados Unidos.

Entre los votos a favor destacan los algunos países que integran la Unión Europea (entre ellos España, Francia, Italia y Portugal), aunque otros también importantes como Alemania y el Reino Unido prefirieron abstenerse.

Por su parte la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, minimizó la decisión tomada por el pleno al asegurar que dicha “resolución no crea un Estado que no existe ni cambia la situación sobre el terreno”.

Para otros analistas, sin embargo, esta medida hace todavía más evidente la ilegitimidad de la ocupación israelí de territorio palestino, la imposibilidad de seguir defendiendo este proceso de violencia en contra de un pueblo y sus derechos aun cuando Israel tenga como aliado a Estados Unidos.

[El País]