*

X
La intuición más allá del pensamiento mágico: una función cognitiva, capaz de acceder a una mayor cantidad de información y sintetizarla con una mayor velocidad --accediendo al inconsciente--- que merece un lugar preponerante en la neurociencia moderna.

Habitando en la dualidad, como solemos hacerlo al menos en un plano común y corriente, generalmente entre un conjunto de dos factores que se oponen uno de ellos impera propiciando un desequilibrio. El cerebro humano no es la excepción, y en el se escinden permanentente procesos cognitivos dualísticos. El pensamiento racional parece haberse erigido como el predominante en nuestra forma de conocer el mundo, bajo el paradigma positivista, en detrimento de la intuición (o la inteligencia emocional), esa ave rara que la ciencia apenas considera dentro de su catálogo. Y si bien ambas formas por momentos se entrelazan y difuminan, es indudable que la razón está ligada a un modelo que se ha establecido en el poder por cientos de años --aquel que simbólicamente se asocia con el aspecto masculino. Sin necesariamente preferir uno sobre otro, en el espíritu de equilibrar o simplemente de explorar aquello que nos es menos conocido, es quizás el tiempo para reafirmar la intuición.

La intuición, palabra que significa conocer desde dentro, se ha visto históricamente discriminada como un tipo de percepción extrasensorial o una fantasía cognitiva. Sin embargo, actualmente la neurociencia y la neurofilosofía han trazado diferentes mapas para incluir a la intuición (y al conocimiento emocional), revelando una serie de particularidades que permiten conocer de formas que la razón difícilmente podría alcanzar.

En su libro  Answers for Aristotle: How Science and Philosophy Can Lead Us to A More Meaningful Life, el profesor de filosofía Massimo Pigliucci señala que la intuición "trabaja de manera asociativa: se siente como si no hiciera ningún esfuerzo (aunque utiliza significativamente mayor cantidad de poder cerebral), y es veloz. El pensamiento racional, al contrario, es analítico, requiere esfuerzo, y es lento". Advierte, sin embargo, que no siempre usamos la intuición, pese a esta aparente ventaja, ya que, contrario a lo que se cree, no es infalible, es a veces solo una primera impresión de un fenómeno.

Pigliucci también explica que las personas no son intuitivas en general, sino solamente en ciertos aspectos (por ejemplo jugando ajedrez o en diagnosticar una enfermedad); podrían estar totalmente perdidos en otras cuestiones. "Las intuiciones se mejoran con la práctica --especialmente con mucha práctica --ya que en el fondo la intuición es la habilidad de una persona de detectar ciertos patrones recurrentes; entre más estamos expuestos a un dominio de actividad particular más nos familiarizamos con los patrones relevantes (gráficas médicas, posiciones de piezas de ajedrez), y más rápido nuestros cerebros generan soluciones heurísticas para el problema que enfrentamos en ese dominio".

Desarollar esta capacidad intuitiva, teoriza Pigliucci hace la diferencia entre un experto que se desempeña a un nivel sobresaliente en cualquier campo (medicina, leyes, tenis). Lo bueno es que la intuición es algo que cualquier persona puede desarrollar. Y un primer paso es tener dentro de la memoria una gran cantidad  de información sobre un tema o una disciplina.

Investigadores de Columbia acuñaron el término "efecto de oráculo emocional", para describir la efectividad prediciendo el futuro de personas informadas que se basaron en sus emociones. La investigación cubrió distintos campos en los que los participantes hicieron predicciones de temas que iban desde el nominado a la presidencia del partido demócrata (en el 2008), el éxito en la taquilla de diferentes películas, el ganador de American Idol, el ganador de un partido de futbol americano, el índice de valores del Dow Jones o incluso el clima. Los resultados mostraron consistentemente que aquellos que confiaron en sus sentimientos tuvieron mejores resultados.

Los investigadores creen que este "oráculo" emocional funciona como una síntesis intuitiva del conocimiento acumulado de un tema. Esta síntesis es más veloz y más completa que lo que podríamos resumir usando la razón conscientemente. Según el profesor Michael Tuan Pham:

Cuando confiamos en nuestros sentimientos, lo que se siente "bien" o "mal" resume todo el conocimiento e información que hemos adquirido consciente e inconscientemente del mundo que nos rodea. Es este conocimiento acumulado, el cual nuestros sentimientos resumen para nosotros, lo que nos permite hacer mejores predicciones. En cierto sentido, nuestros sentimientos nos dan acceso a una ventana privilegiada de conocimiento e información --una ventana de la cual una forma más analítica de razonar nos bloquea.

Este "oráculo emocional" sólo funciona, señalan los investigadores para las personas que tienen conocimientos sobre los temas que predicen. Lo cual sugiere que la intuición es la extensión del conocimiento inconsciente que logra sintetizarse en un pensamiento a través de un mecanismo en el que suelen intervenir las emociones. Esto nos indicaría que tenemos en la mente inconsciente una gran cantidad de información que  no sabemos emplear u organizar, pero que de poder activarla de manera coherente podríamos operar con una mayor eficiencia, hasta el punto de que tanta información podría hacerse pasar por precognición. Al parecer la clave para hacer consciente toda esta información que subyace el umbral cognitivo son las emociones, sentir más que pensar, de alguna forma esto desbloquea un amplio caudal de información constreñida por la rigidez fragmentaria de la razón. 

[Technoccult]

Twitter del autor: @alepholo

 

Es buen momento para invertir legalmente en marihuana

Por: pijamasurf - 11/22/2012

¿Se avecina para la marihuana y sus consumidores una "Fiebre Verde" que representa una buena oportunidad de montar negocios innovadores y obtener ganancias cuantiosas?

La reciente legalización del consumo de marihuana con fines recreativos en un par de estados de la Unión Americana, Washington y Colorado (más otros 17 donde su uso medicinal está permitido por la ley), generará consecuencias entre las cuales, una de las más importantes, será la transformación del comercio del producto, que abandonará los bajos fondos y el trasiego furtivo, para salir a la luz pública como una mercancía totalmente legal.

De ahí que quepa preguntarse si este no es un buen momento para invertir en la producción de marihuana, ahora que esta actividad no será perseguida por las autoridades gubernamentales de Estados Unidos.

De acuerdo con información publicada en The Wall Street Journal, tan solo la legalización de la marihuana con fines terapéuticos detonó una industria que en 2011 se valoró en 1.7 mil millones de dólares, con ventas que tan solo en Colorado, en el año anterior, alcanzaron los 181 millones de dólares con poco más de 4 mil empleos generados en toda regla. Indirectamente, este negocio derramó sus ganancias a otras empresas vinculadas con el sector agrario, el de seguros y aun el de la abogacía.

La “Fiebre Verde” (“green rush”, como ya empieza a llamarse a este fenómeno en recuerdo de la “Fiebre del Oro”, “gold rush”, de finales del siglo XIX y principios del XX) representa una de las oportunidades de negocio más interesantes de la actualidad, “una industria en expansión con todo tipo de oportunidades de inversión”, según describe Derek Peterson, CEO de GrowOp Technology, una firma minorista de productos de hidroponía.

Otras empresas pequeñas como Medbox, buscan encontrar en máquinas dispensadoras de marihuana la fuente de sus ganancias y de las personas que le confíen su inversión. O Steep Hill, un laboratorio situado en Oakland que busca fondos por 3 millones de dólares, esto para ofertar el análisis de marihuana en busca de contaminación por moho, bacterias o pesticidas. Por último, una opción no menos atractiva es Medical Marijuana, compañía también californiana (San Diego), que busca comerciar con productos que brinden al consumidor todos los beneficios medicinales de la ganja pero sin tener que fumarla, 50 alternativas que van de una bebida a un helado e incluso golosinas como trufas de chocolate y barras crujientes.

Al menos parece que todavía es momento de hacerse de un hueco en este mercado, antes de que las grandes compañías trasnacionales (como GW Pharmaceuticals, con sede en Londres, que comercia el medicamento Sativex, el primero en utilizar francamente la marihuana) acaparen el negocio.

[WSJ]