*

X

Imagen del renacimiento emocional: Gorila jugando con mariposas después de la muerte de su hijo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 11/29/2012

La narrativa o proyección simbólica del renacimiento en una feliz imagen de una gorila jugando con mariposas después de haber perdido a su hijo.

La revista New Scientist cuenta la historia de luto de la gorila Malui, quien una semana después de dar a luz a un hijo muerto fue fotografíada jugando alegremente con una mariposas en las tierras bajas del Congo. Malui jugaba con las mariposas en el lodo mientras los otros gorilas se alimentaban ignorándola. Una semana atrás las cosas habían sido diferentes.

Luego de que el que hubiera sido el 4 hijo de Malui nació muerto --la gorila  en vano intentó revivirlo dándole su pecho-- su hija Mosoko la empezó a asear. La fotógrafa Anup Shah, quien capturó esta imagen dijo: "Ya que el aseo es raro, probablemente significa algo profundo. ¿Le estaba diciendo la hija a la madre que entendía su pena?".

Conductas asociadas al luto y al sufrimiento por la muerte de seres cercanos han sido observada en delfines, elefantes y también en gorilas anteriormente. Malui llevó a su bebé en su espalda por 30 horas hasta finalmente abandonarlo.

Una semana después Sha tomó esta imagen en la que "Malui está disfrutando plenamente". Al parecer ha dejado atrás el dolor. La imagen es una feliz sincronía que evoca la transición cícilica de la naturaleza: la mariposa que simboliza históricamente el renacimiento (también el vuelo del alma y a la diosa Psique). La vida sigue.

 

La prosopopeya es una conocida figura retórica que consiste en imputar a algo cualidades que le son totalmente opuestas. Así, por ejemplo, rasgos propios de un ser animado a un objeto inanimado o expresiones propias del ser humano a un ser que, por su naturaleza, carece de estas.

En esta serie fotográfica, tomada en el Zlin Zoo, en las inmediaciones de la ciudad de Zlín, al este de la República Checa, una nutria engulle una generosa porción de sandía con algo que, a la distancia, no dudaríamos en calificar de desagrado, atribución que sin embargo resulta paradójica cuando comprobamos que el animal persiste y continúa a pesar de todo.

Sin duda una muestra de lo fácil que resulta adaptar a los animales a la manera en que nosotros entendemos el mundo, que no es, necesariamente, la misma de las miles de especies que pueblan el planeta.

También en Pijama Surf: Alter-instructivo: cómo comer una sandía con máximo refinamiento.

[ZOO a zámek Zlín - Lešná]