*

X

Hombre termina con los testículos quemados en su despedida de soltero

Salud

Por: pijamasurf - 11/01/2012

En Argentina un joven de 33 años celebraba su despedida resultó con los testículos quemados cuando una de las bromas que se acostumbran en estos festejos se salió de control.

En Argentina, en la provincia de Tucumán, Rodrigo Martín, empleado bancario de 33 años, celebraba su despedida de soltero cuando una de las bromas que se acostumbran en estos festejos cuasi dionisiacos se salió del control, provocando un accidente que le valió un pase al hospital del lugar.

Al parecer Martín y sus amigos jugaban con alcohol en gel cuando uno de los presentes arrojó algo que incendió la sustancia, y con esta el hombre, especialmente su zona púbica. Por desgracia las acciones que emprendieron los invitados para apagar las llamas no hicieron más que avivarlas y extenderlas a otros miembros del futuro cónyuge.

Con todo, parece ser que el accidente no dejará ningún tipo de daño permanente sobre la capacidad reproductiva del hombre, pues, en su caso, este tipo de lesiones solo afectan la piel (epidermis y la dermis papilar) y deja intactos los nervios o los vasos sanguíneos.

[El Tribuno]

Hombre que quedó ciego por beber vodka recupera la vista con unos tragos de whisky

Salud

Por: pijamasurf - 11/01/2012

Por accidente un hombre en Nueva Zelanda mezcló sus medicamentos para la diabetes con una buena dosis de vodka, lo cual le provocó ceguera temporal. ¿El remedio? Nada menos que un buen trago de whisky.

En Nueva Zelanda, Denis Duthie, de 65 años, se encontraba celebrando alegremente su aniversario de bodas número 50 cuando, en un instante, todo para el quedó a oscuras.

Sin darse cuenta, el hombre había combinado sus medicamentos para la diabetes con una buena dosis de vodka que bebió al calor de los festejos.

Dado que la ceguera no cedía, Duthie fue llevado al hospital, en donde, por la descripción de los hechos, los doctores sospecharon de inmediato del envenenamiento por metanol y la consecuente acumulación de formaldehido como causas del percance.

El remedio para este mal es administrar etanol para prevenir que el cuerpo continúe metabolizando la sustancia tóxica, sin embargo, el hospital se encontraba corto de suministros y no contaba con la cantidad suficiente para curar al hombre.

Entonces un empleado del sanatorio tuvo una idea genial: corrió a la licorería más cercana y compró una botella de whisky (uno, además, de muy buena calidad) que, sin pensarlo mucho, los médicos administraron a su paciente.

Duthie por su parte se sorprendió de la cura, y agradeció que su vista regresara.

También en Pijama Surf: Compañía asegura que su whisky tocó los senos de una playmate húngara antes de embotellarse.

[Gawker]