*

X

Extraña enfermedad hace a adolescente dormir 64 días continuos

Salud

Por: pijamasurf - 11/21/2012

Nicole Delien, de 17 años, padece un raro trastorno de sueño conocido como síndrome de"la Bella Durmiente que la hace dormir hasta 19 horas cada día; en una ocasión durmió por 64 días seguidos, perdiéndose el Día de Gracias y Navidad.

El síndrome de Kleine-Levine o de “la Bella Durmiente” (en alusión al conocido cuento infantil de Charles Perrault) es como se le conoce a un raro trastorno del sueño que provoca en quien lo padece largos, inusuales periodos de somnolencia que pueden alcanzar un grado entre absurdo e increíble.

Tal es el caso de Nicole Delien, una adolescente de 17 años que vive en Pennsylvania, Estados Unidos, que todos los días puede dormir hasta 19 horas continuas y en una ocasión lo hizo por 64 días continuos, del Día de Gracias (fecha que en el país se festeja el cuarto martes de noviembre) hasta finales de enero, un récord que la joven no quisiera volver a repetir o intentar superar.

“No recuerdo lo que pasa [en ese tiempo]. Para mí es difícil hablar de ello porque he perdido muchos días de mi vida. Solo no me gusta cuando la gente lo llama un cuento de hadas, porque realmente no lo es”, declaró Nicole al respecto de su condición.

De acuerdo con el testimonio de su madre, la joven llega a levantarse en un estado de sonambulismo, que ella misma no recuerda después, sobre todo para comer.

En cuanto a la opinión de los médicos, Michael Rancurello, psiquiatra del Allegheny General Hospital de Pittsburgh, asegura que Nicole no se encuentra en un estado de sueño normal, sino en un estado inconsciente de delirio, producto de un funcionamiento defectuoso de su cerebro.

Investigaciones previas sobre este síndrome también indican que como consecuencia de los largos periodos de sueños, los individuos que lo padecen manifiestan otros síntomas como la desorientación, alucinaciones, comportamiento infantilizado, deseo insaciable de comer e hipersexualidad cuando se encuentran despiertos.

Asimismo, su origen podría encontrarse en las zonas del cerebro relacionadas con el apetito, el sueño y la sexualidad.

[Daily Mail]

Alcohol perjudica el tejido cerebral de adolescentes que lo consumen, la marihuana no

Salud

Por: pijamasurf - 11/21/2012

Capacidades como la memoria, la toma de decisiones y la atención se ven perjudicadas por el daño que el consumo de alcohol provoca en el tejido cerebral de jóvenes que lo consumen habitualmente; sorpresivamente, el consumo de marihuana no tiene este efecto negativo.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de California en San Diego, el consumo de alcohol en adolescentes reduce significativamente la salud del tejido cerebral, efecto negativo que sorpresivamente no se presente en quienes consumen marihuana.

La investigación involucró a 92 jóvenes de entre 16 y 20 años en un periodo de 18 meses, divididos en dos grupos dependiendo de la sustancia que acostumbraban consumir ya desde antes del estudio: alcohol o marihuana, la cual continuaron utilizando el tiempo que duró la investigación.

De acuerdo con Susan Tapert, neurocientífica de la mencionada institución universitaria, el escaneo del cerebro de los jóvenes reveló que aquellos que bebían 5 o más tragos al menos 2 veces por semana mostraron una salud disminuida de su tejido cerebral, sobre todo en lo que respecta a la memoria, la atención y la toma de decisiones, las habilidades en las que se observó mayor deterioro.

Curiosamente, este fenómeno no se repitió en los consumidores habituales de marihuana (consumo de 9 o más veces por semana), en quienes el tejido cerebral no presentaba daño de ningún tipo, si bien los investigadores no examinaron el rendimientos de los adolescentes.

Joanna Jacobus, otra de las autoras del estudio, el daño se debe sobre todo a que la llamada “materia blanca” del tejido cerebral, que toma parte en la capacidad de decisión, se desarrolla en la adolescencia, cuando una persona se encuentra en sus 20.

“Esto se convierte en un ciclo. Si los adolescentes disminuyen su tejido cerebral y la habilidad cognitiva de inhibirse a sí mismo, es más probable que se involucren en comportamientos de riesgo como el uso excesivo de sustancias”, agregó Jacobus.

[Huffington Post]