*

X

Este traje muestra a los jóvenes en carne propia lo que se siente ser viejo

Salud

Por: pijamasurf - 11/18/2012

Instituciones alemanas desarrollan traje que imita las sensaciones de la vejez: la torpeza de los miembros, la visión borrosa, las capacidades disminuidas; un ejercicio empático y médico para entender mejor dicha etapa de la vida.

Hasta ahora, para saber lo que se siente ser viejo, la única alternativa existente era esperar a envejecer, esperar el paulatino pero inevitable decaimiento de los músculos y los miembros, la pérdida de las capacidades, el cansino abandono de la fuerza física.

Pero gracias a un desarrollo del Meyer-Hentschel Institut y un centro geriátrico de Berlín, es posible conocer dicho estado antes de su arribo, esto gracias al “Traje de Edad” que imita las sensaciones que ocurren durante el proceso de envejecimiento.

Dentro del casco, los sonidos se distorsionan y la visión se nubla. En el traje, pesas distribuidas en los miembros ralentizan el movimiento, y en las manos los gruesos guantes están diseñados para dificultar la interacción con los objetos.

Algunas personas seleccionadas para probar el traje describieron la experiencia como “claustrofóbica”, sintiendo en carne propia el conflicto de los ancianos que tienen plena conciencia de lo que hacen, con objetivos claros de sus acciones, pero cuyo cuerpo simplemente ha perdido la destreza física de antaño y hace de la torpeza el sello de sus movimientos.

El dispositivo está pensando para estudiantes de medicina que se especializarán en el trato de las personas de edad avanzada y, en buena medida, se trata de un ejercicio empático para entender mejor lo que objetivamente se siente ser viejo.

[Co.Design]

El esperma de los franceses ha perdido calidad: ¿Por qué y qué se necesita para producir buen semen?

Salud

Por: pijamasurf - 11/18/2012

Investigación reciente encuentra que la calidad del semen de los hombres en Francia ha descendido en mayor porcentaje al normal, en un fenómeno cuyas causas podrían ser ambientales pero también evolutivas.

De acuerdo con una investigación reciente dirigida por Joëlle Le Moal, epidemióloga ambiental del Institut national de Veille Sanitaire, el conteo de espermas en el semen de los franceses ha decaído, en promedio, un 32% entre 1989 y 2005, así como los espermatozoides de forma normal también disminuyeron en un 33%. Y si bien es usual que cierta proporción presente estas deficiencias, el margen aceptado se encuentra entre el 10 y el 15 por ciento. Entonces, ¿qué está pasando con el semen de los franceses?

Algunas hipótesis señalan la capacidad remplazable del esperma como la causa del perjuicio. Los hombres producen millones de espermatozoides todos los días (tan solo en cada eyaculación se liberan 300 millones), circunstancia que la evolución no ha equilibrado con el comportamiento moderno y civilizado del hombre.

Otra razón podría ser de tipo genético, relacionada con las mutaciones genéticas que, según se ha observado en experimentos con ratones, afectan sobre todo a los machos de una especie. Los investigadores piensan que esto podría deberse a que en la espermatogénesis hay más genes involucrados que en la ovogénesis, aunque igualmente existe la posibilidad de que la producción de óvulos tenga más candados genéticos que prevengan contra los procesos de mutación. Vale la pena recordar que, en contraste con las cifras anteriores, las mujeres liberan entre 400 y 500 óvulos en el periodo fértil de su vida, por lo cual, evolutivamente, hay motivos para que cada uno de los huevos sea viable.

En este sentido, la espermatogénesis es un proceso largo y complicado en el que, por lo mismo, se incrementan las probabilidades de incurrir en algún error.

Richard Sharpe, de la Universidad de Edimburgo, este singular fenómeno que está ocurriendo al interior de las gónadas de los franceses, asegura que es difícil dilucidar las causas reales del mismo, pero señala hacia una combinación de factores que incluyen la dieta (particularmente el alto consumo de grasas), la exposición cotidiana a químicos tóxicos.

[BBC]