*

X

Arabia Saudita implementa sistema de mensajes SMS para alertar cuando una mujer intenta abandonar el país

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/28/2012

En Arabia Saudita una mujer tiene prohibido viajar sola y sin el consentimiento por escrito de su "guardián" masculino, por lo cual el Ministerio del Interior del país implementó un sistema de mensajes de texto que alerta cuando alguna intenta abandonar el país, situación denunciada por la activista Manal al-Sherif.

Los países donde predomina la fe musulmana, al grado de formar parte indisoluble del sistema de gobierno, son conocidos por el trato desigual que dan a la población femenina, a veces francamente cruel e inhumano, de marginación y amplias limitaciones en ámbitos de desarrollo personal como la educación, el trabajo o la política.

En este contexto, Arabia Saudita ha descendido un nivel más en la escala de la violencia contra las mujeres, al establecer un sistema de mensajes de texto SMS que alerta a los “guardianes” de una mujer (casi siempre su padre, su esposo o un hermano) cuando esta se encuentra en camino de abandonar el país (acción que requiere del consentimiento por escrito por parte de su guardián masculino, sin importar la edad de la mujer).

El sistema se descubrió cuando un ciudadano saudí y su esposa se disponían a abordar un avión en el aeropuerto internacional de Riyadh; antes de subir, el hombre comenzó a recibir varios mensajes en su teléfono alusivos a la partida de su mujer, clasificada como “dependiente” en la lista de carnés de identidad nacional.

Preocupado por esta situación —que según parece no era del todo pública—, el hombre contactó a Manal al-Sherif, una defensora de los derechos de las mujeres en Arabia Saudita, quien de inmediato comenzó a difundir la información, especialmente a través de Twitter y también por otros medios locales.

Ante la presión, el Ministerio del Interior del país emitió un comunicado en el que si bien fue incapaz de negar la existencia del sistema de alertas, aseguró que la función de este no es conectar a las mujeres con sus guardianes. Sin embargo, también por Twitter, comenzaron a circulas más evidencias y testimonios de mensajes similares a los que había recibido el susodicho hombre en el aeropuerto de Riyadh.

“No tiene nada que ver con el Islam. La ironía es que estamos usando tecnología del siglo XXI para servir a nuestras ideas oscurantistas”, dijo al respecto al-Sherif.

Al matizar la relación con el Islam, la activista hace referencia a que la prohibición de que una mujer no viaje sola y, por el contrario, lo haga en compañía de un guardián, no emana estrictamente del Corán, sino de un hadiz (حديث), palabras o acciones supuestamente pronunciadas o realizadas por el profeta Mahoma (o algún imán en la tradición chiita), relatadas por sus amigos o compañeros y recogidas después por la jerarquía religiosa. En este sentido, para algunos los hadiz pueden considerarse un tipo de jurisprudencia.

“Una mujer no debe viajar sola sin un mahram. Ningún hombre puede entrar en la casa de una mujer a menos que haya un mahram con ella."

Un hombre se puso de pie y preguntó al Profeta de Alá (la paz sea con él): "¡Oh, Mensajero de Alá, mi esposa va en Hajj (peregrinación), mientras que yo quiero participar en una batalla, ¿qué debo hacer?" El Profeta de Alá (la paz sea con él) dijo: "Ve con ella."

[Bukhari #1763]

Por otro lado, un estudio del Foro Económico Mundial sobre equidad de género ubicó a Arabia Saudita en el lugar 130 de 134.

[Wired]

¿Las supermodelos merecen más derechos laborales?

Sociedad

Por: pijamasurf - 11/28/2012

¿El despiadado mundo del modelaje podría humanizarse si las mujeres que lo habitan recibieran los mismos derechos que cualquier trabajador?

Como sabemos, el mundo del modelaje se caracteriza por su crueldad para con las mujeres que lo habitan, el trato despiadado que parece filtro único y condición necesaria en un contexto de intensa competencia. Además, si tenemos en cuenta que muchas de las que se enlistan en las filas de las supermodelos lo hacen a edades más o menos tempranas —entre los 13 y los 14 años— esta agresividad hacia las mentes y los cuerpos femeninos se vuelve todavía más preocupante.

En esta profesión las historias de abuso sexual y drogadicción son comunes: lo primero como la aduana que se paga para salir adelante y lo segundo como la vía que se elige para sobrellevar el destino elegido.

Hace unos días Sara Ziff, modelo ella misma y también directora de cine, publicó en la BBC un interesante análisis sobre la vida de las supermodelos, la cual registró en el documental Picture Me (2010) que tardó 5 años en filmar, con la intención de dar voz a las mujeres que la industria usualmente mantiene silenciadas.

Ziff remarca especialmente el hecho de que el mundo del modelaje se ha apoya en lo que duda en denominar la fuerza laboral infantil, obsesionado como está por el patrón corporal adolescente, la “extrema juventud” que se valora como casi ninguna otra característica.

Para la modelo, este es un ideal un tanto perverso que parece privilegiar conceptos como la inexperiencia y la vulnerabilidad: un “síndrome de Peter Pan” en la moda que impone dietas severa a quienes comienzan a mostrar los signos propios del desarrollo corporal.

Ese es el ambiente usual en donde las historias trágicas se multiplican diariamente, tanto como nuevas niñas y jóvenes se unan al medio, quizá no del todo conscientes de que con su decisión contribuyen a reproducir y perpetuar estos mecanismos de humillación que lo mismo ejercen los agentes que los fotógrafos o las propias modelos de mayor edad, con cierta complacencia tácita por parte del resto de la sociedad, que se ha acostumbrado un poco a reducir a objetos a estas mujeres.

[…] corregir estos abusos comienza con ver a las modelos a través de un lente distinto: no como imágenes deshumanizadas, sino como seres humanos que merecen los mismos derechos y protecciones que todos los trabajadores.

[BBC]