*

X

5 maneras estúpidas de parecer inteligente

Por: pijamasurf - 11/15/2012

El temor de parecer estúpido es en algunos casi tan intenso como el deseo de parecer inteligente, lo cual les hace caer en prácticas que, irónicamente los llevan a eso que tanto querían evitar.

En el trato cotidiano la inteligencia es un concepto ambiguo cuya definición obedece a una cantidad incierta de circunstancias: la edad del juzgado, la compañía y la situación en las que nos encontramos, etc. Inteligente puede parecer lo mismo una persona memoriosa —que recuerda con precisión citas literarias, datos históricos, geográficos o estadísticos—, una ingeniosa —que reacciona con agudeza— o alguien que encuentra la solución más eficaz para un problema dado; en ciertos casos, incluso alguien con una capacidad verbal por encima del promedio, la elocuencia desmedida, se tiene por signo de gran capacidad intelectual.

Sea como fuere, para muchas personas el temor de pasar por estúpido es casi tan intenso como el deseo de parecer inteligente, comportamientos un tanto inexplicables y aun ridículos por los que puede incurrirse en eso que tanto se busca evitar.

A continuación, cortesía del sitio Cracked, presentamos 5 de las actitudes más estúpidas con que ciertas personas intentan parecer inteligentes.

 

5. Burlarse del concepto de Dios (y de los creyentes)

En la modernidad occidental, la idea de Dios ha sido una de las más atacadas por el racionalismo que, casi desde el siglo XV, se erigió en paradigma de pensamiento dominante, postura que alcanza su culmen en sentencias como la de Marx —“la religión es el opio del pueblo”—, Nietzsche —“Dios ha muerto”— o Lacan —“Dios es inconsciente”, en su Seminario 11—, que de algún modo revelan la naturaleza entre fantasiosa y netamente material del concepto.

Estos, sin embargo, son planteamientos teóricos enraizados en sistemas mucho más complejos, de implicaciones que superan en profundidad a la simple habladuría de quien desprecia hasta el más mínimo tufillo de divinidad y religión solo para parecer dueño de un pensamiento de vanguardia, arrasando en su desdén con toda la rica tradición que las creencias religiosas han acuñado a lo largo del tiempo.

 

4. Gusto por el jazz

El jazz es uno de los géneros musicales que, por algún azar caprichoso, está rodeado del aura de la intelectualidad, quizá porque en su edad dorada —la época de Charlie Parker o Thelonius Monk— muchos escritores y artistas contemporáneos, hicieron de estas figuras materia de sus creaciones.

Para algunos el jazz es música que debe “entenderse”, lo que sea que esto signifique, y si bien por sus estructuras se encuentra a medio camino entre la llamada música clásica, ciertas expresiones de la música popular y la pop, esas diferencia no tendrían por qué traducirse en una falsa superioridad.

 

3. Corregir los errores triviales de otros

La corrección es un hábito malsano que algunos exageran hasta lo absurdo y lo banal. La precisión ortográfica, histórica, textual o de cualquier otro tipo es en algunos voluntad compulsiva u obsesiva que solo queda contrarrestar con dos de los aforismos más certeros que G. C. Lichtenberg escribió a este respecto (ambos en traducción de Juan Villoro):

Desde siempre, descubrir pequeños errores es una actividad de cabezas mediocres. Las cabezas dotadas no hablan de pequeños errores y en todo caso hacen críticas generales. Los grandes espíritus crean sin criticar.

A lo más que puede llegar un mediocre es a descubrir los errores de quienes lo superan.

 

2. Citar a Joyce

Presumir las lecturas con ánimo petulante es, quizá, uno de los recursos más frecuentes con que algunos listillos identifican la inteligencia. Y, entre estas, quizá tan pocas que vengan acompañadas de la apariencia de complejidad como James Joyce (aunque autores existencialistas, Kafka, Proust, el Quijote o escritores de latitudes exóticas conocidos por unos cuantos, pueden cumplir igual función).

 

1. Negarse a discutir

Pocas situaciones que templen tanto la inteligencia auténtica como la discusión. En cierta forma, quien es verdaderamente inteligente —incluso sin que importen circunstancias de personalidad como la introversión o la extroversión— pocas veces rehúye la oportunidad de poner a prueba sus capacidades argumentativas, el conocimiento que tiene sobre un tema o la agilidad de su pensamiento. De ahí que, con cierta probabilidad, quien se niega a confrontar lo que asegura, sepa en el fondo que solo es un farsante.

[Cracked]

Te podría interesar:
Es muy probable que prácticamente todo lo que has registrado a lo largo de tu vida sea una recurrente y compartida alucinación; relájate y disfruta este paraíso simulado.

"No podemos ser nada sin jugar a serlo."

JP Sartre 

El concepto de 'realidad' es uno de los más complejos con los que puede confrontarse la mente humana. Tal vez el origen de su complejidad se deba a que bien podría tratarse de la más radical abstracción que hemos acuñado o, por el contrario, se trate de un plano absoluto e incuestionable. Y antes de proceder a profundizar en el título de este texto, el cual presume una alucinación colectiva que pulsa de manera omnipresente, sería prudente ahondar brevemente en ambas posibilidades –con el riesgo latente de acabar delirando alrededor de un entorno que probablemente ni siquiera es real, es decir un loop alucinatorio, y así hasta el infinito– .

La realidad real

Por más apasionante, y desquiciante, que nos parezca la primera hipótesis, no podemos descartar que la postura mainstream, aquella que concibe a la realidad como un escenario inamovible, tajante y objetivo, sea la que efectivamente rija nuestra existencia. Tal vez las cosas son simplemente lo que son: aquello que nos sugieren las leyes de la física y cuya validez excluye la posibilidad de que sean de otra forma.

Quizá algo está prendido o apagado, el árbol se cayó o no (sin importar que el evento haya sido o no registrado, e interpretado, por una conciencia), esto es de una forma o, por el contrario, de la otra, es falso o es verdadero, etc. Esta trinchera existencial está en buena medida definida por el dualismo cartesiano y en general por el racionalismo —modelo en el cual la razón, y sus normas, se aplica como un sistema de decodificación para diferenciar lo real de lo irreal, partiendo de la premisa que existe una realidad fija.    

La realidad como proyección 

De acuerdo con esta perspectiva, aquello que concebimos como realidad no es más que un espejismo de monumental sofisticación, una especie de paraíso de la simulación en donde nada es 'en realidad' lo que aparenta ser. Aquí partimos de la premisa que cualquier componente de esa abstracción no existe como tal, sino que llega a nosotros mediado a través de nuestra percepción —la cual en este contexto aparecería como un filtro traductor que nos permite interactuar con cualquier cosa que asumimos como algo externo (a pesar de que a fin de cuentas somos solo un todo) y que, como suele ocurrir cada vez que utilizamos un mediador, la versión original experimenta un  cierto grado de distorsión.

En este punto no podemos dejar de remitirnos a lo que en el hinduismo se conoce como maia ( माया māyā - ilusión), que se refiere a la apariencia ilusoria del mundo sensible. Se trata de algo así como una proyección que enmascara la verdadera naturaleza del universo, con la cual solo podemos interactuar a partir del instante en que nos demos cuenta de que nada está separado —y por lo tanto cualquier manifestación fragmentada no es más que un eco fantasmagórico del axis, incluida la auto-percepción que hasta ese momento practicamos. 

Robert Anton Wilson, bufón cósmico y a mi juicio una de las mentes más lúcidas de las últimas décadas, advertía que “la creencia, inconsciente, no del todo articulada, de la mayoría de los occidentales, es que existe un mapa que representa adecuadamente la realidad. Por pura buena suerte todo occidental cree que tiene un mapa que encaja”. Este mapa, que al igual que Wilson y muchos otros creo que su naturaleza cartográfica le excluye per se de ser el territorio, es el que el racionalismo occidental considera, sin aceptar cuestionamientos, bajo el pomposo título de ‘real’.

Y para concluir este delicioso apartado, me permito citar un elaborado mantra del propio RAW que reza:

“Todos los fenómenos son reales en algún sentido, irreales en algún sentido,  sin sentido y reales en algún sentido,  sin sentido e irreales en algún sentido, y sin sentido reales e irreales en algún sentido… y si repites 666 veces esto alcanzarás la iluminación suprema… en algún sentido”.

Todos estamos alucinando todo el tiempo

Más allá de que esta afirmación concuerda con una hipótesis personal, lo anterior fue expuesto por el británico Beau Lotto durante su ponencia en TED. Lotto, además de tener un coqueto apellido, es un ágil neurocientífico especializado en el estudio de la percepción. Durante los 16 minutos que dura su intervención, y apoyado en múltiples ejemplos de ilusiones ópticas, nos va demostrando que ni siquiera aquello que nuestros sentidos nos garantizan que es de un cierto modo, y por lo tanto resuena supuestamente con lo real, en realidad lo es.

Lotto busca comprobar que no tenemos acceso directo al mundo físico más que a través de nuestros sentidos y existe una miríada de agentes que influyen en nuestra percepción de las cosas. La combinación de estos elementos arroja infinitos algoritmos perceptivos ante lo cual resulta prácticamente imposible que algo se perciba de idéntica manera en dos personas. Y ante esto es que decidimos rasurar esas diferencias hasta llegar a niveles estándares que justificarán aquello que, por convención, designemos colectivamente como ‘lo real’.

En otras palabras, mediante una serie de sofisticados procesos que nos remiten a la cuasi-perfección con la que estamos diseñados, nuestro cerebro actúa como un interprete simultáneo que, en tiempo real, media toda interacción con eso que nos rodea. Y el punto es que estos procesos no solo están determinados por millones de macrovariables externas, sino que lo mismo sucede con las variables internas (bioquímicas, psicológicas, etc). “El contexto lo es todo”, nos dice Lotto.

Conclusión / Invitación

De acuerdo con lo anterior, existen buenas probabilidades de que la vida, y cómo nos relacionamos con ella, no sea más que el salón de un aparentemente omnipresente Club de Viajeros Frecuentes. Y el problema no es que estemos viajando todo el tiempo, sino que se nos olvide que permanentemente estamos inhalando ilusiones ópticas, fumando porros de verdades relativas y dándonos, vía intravenosa, simulacros que favorecen nuestra comodidad existencial. Y aquí vale la pena aclarar que lo malo no es que hayamos convenido en establecer una estandarización entre las diferencias perceptivas, sino que nos guste jugar a que el resultado de este ejercicio, es decir ese entorno explícitamente acordado, es una realidad absoluta e independiente de nuestro pacto colectivo, de nuestra convención.  

Creo que es buen momento para aceptarnos como eso, una masiva tribu de navegantes, surcando una fascinante red de alucinaciones compartidas. Y si en realidad re-concebimos nuestra autopercepción bajo esta premisa, entonces no solo podremos acceder a las mieles de este distinguido y frenético Club de Viajeros Frecuentes, también, muy probablemente, podremos reconciliarnos con el formato original del universo: la unidad. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis