*

X

"Yoga Boner", ese momento incómodo en el que tienes una erección en tu clase de yoga

Por: pijamasurf - 10/25/2012

Una erección en la clase de yoga puede pasarle a cualquiera, en el océano se sexy paran que fluye, y puede desatar todo tipo de secuelas.

El yoga en las últimas décadas se ha convertido en  una de las formas de ejercitarse más populares en Occidente --manteniendo un aspecto híbrido, tiene algo de deporte, fitness y tonificación cultural, al tiempo que mantiene aspectos espirituales y esotéricos. Aunque en la mayoría de los casos en los países occidentales el yoga es visto como una disciplina psicofísica secular apta para cultivar la salud, sin ahondar en el significado de las posturas (o asanas) y en la filosofía religiosa que las sustenta --es inevitable que al realizar estos protocolos ancestrales para elevar la energía del cuerpo uno entre en contacto con un cierto misticismo erótico.

El erotismo del yoga viene, según algunos estudiosos como  William J. Broad, de su desprendimiento del tantrismo. La versión más popular en Occidente, el hatha yoga muestra un deseo de "fusionar los aspectos masculinos y femeninos del cosmos en un estado de conciencia extática”. La clave esta en la misma palabra ha (sol) tha (luna). La palabra yoga en sánscrito significa unir o juntar (esto puede entenderse desde una acepción erótica o como "la unión verdadera de nuestra voluntad con la voluntad de Dios y el Universo", en palabras de  B.K.S.Iyengar).

Esta introducción más erudita contrasta con la realidad práctica del yoga en Occidente, donde en la mayoría de las clases ahí un aspect ratio de más mujeres que hombres y donde la ropa deportiva ajustada y la gracilidad y dinámica de las posiciones que reafirman los cuerpos torneados puede hacer para la sexualid masculina, en sus aspecto más primitivo, se vea envuelta en un festín de estímulos, en ocasiones difícil de controlar. El OM puede ser el oso solar del lingam que se manifiesta.

El siguiente video hace mofa de las clases de yoga, desde esta visión testosterónica; tanto de la sexualidad como de la espiritualidad --en su cariz más presuntuoso. Ciertamente el video es un tanto burdo y poco sofisticado, sin embargo en ocasiones es bueno reírse de sí mismo --el yoga con toda su refinación milenaria-- aunque esto signifique cierta noción vulgar o caricaturesca de lo que es uno mismo.

El rap spoof "Boner Yoga" de Jelly Donut y David Daweeds juega con el slang sexual y las nombres de las asanas. "Damn it, Janet! I cannot handle ya camel toe when ya land in camel pose" [No puedo aguantar tú dedo de camello cuando haces el camello]. O  "Sasha, I don't mean to harass ya but i love yo ass-uh, when you do a vinyasa" [No es mi intención acosarte pero amo cuando haces un vinyasa]. También, el clásico albur:  "Floating with my third eye open hopin my third leg gets some gropin". [Flotando con mi tercer ojo abierto esperando que mi tercera pierna obtenga algo de acción].

 

¿Aplicar salsa picante en el ano ayuda a mantener una erección por más tiempo?

Por: pijamasurf - 10/25/2012

Alguna de las recomendaciones más inusitadas en cuanto a potencia sexual se refiere, es aquella que aconseja aplicar salsa picante en el ano para mantener por más tiempo una erección, ¿pero qué tan cierta o segura es esta radical medida?

De entre los muchos consejos para la potencia sexual masculina, corre la creencia popular de que aplicar salsa picante en el ano ayuda a mantener por más tiempo una erección y si bien, de entrada, parece un procedimiento un tanto radical, es posible que a fin de cuentas sea efectivo por razones científicas y fisiológicas.

De entrada la mayoría de las salsas picantes comparten un compuesto químico común, la capsaicina, una familia de moléculas orgánicas hidrofóbicas que se encuentra en todos los chiles y vegetales picantes. Solo como comparación curiosa, el efecto doloroso que la capsaicina produce sigue la misma ruta bioquímica que el veneno de la tarántula.

En el cuerpo humano, esta sustancia genera la sensación de calor que regularmente se asocia con el picante por entrar en contacto con las mucosas que recubren los labios y la boca. Solo que estos no son las únicas zonas del cuerpo donde se las encuentran: también hay mucosas en las fosas nasales, los párpados y, sí, el ano, en donde, como en el resto de las mencionadas áreas, las sensaciones que genera serán de dolor y de inflamación, incentivos poco favorecedores de la erección.

Sin embargo, existe una ligera posibilidad de que, en efecto, la salsa picante tenga consecuencias sobre la potencia sexual. Entre los efectos de la capsaicina también se cuenta el hecho de que el flujo sanguíneo aumenta hacia la zona que entra en contacto con el compuesto químico, por lo cual aplicar salsa picante directamente sobre el pene haría fluir hacía sí una mayor cantidad de sangre. Pero la verdad es que se trata de una posibilidad remota, ni certera ni recomendable.

En io9 Keith Veronese especula con la estimulación prostática por medio de la botella de salsa, pero, estrictamente, eso sale del domino de la química, por lo cual resulta ocioso explorarlo.

Al final, como casi siempre sucede en estos temas, la respuesta no es clara ni contundente, y el único criterio parece ser evitar incurrir en un procedimiento que atente contra tu integridad o la de tu pareja sexual.

[io9]