*

X
En su nueva entrega sobre los "síntomas de una época", Fausto Alzati explora el pensamiento mágico, esa serie de creencias sin mucho sustento que, sin embargo, llegan a orientar las acciones de muchos.

Si tras prender una vela roja bajo la luna, y decir su nombre 7 veces, Shakira cediera a tus encantos, sería fácil suponer que tu hechizo surtió efecto. Aunque por otro lado, sería una pena; te obligaría a dudar sobre la autenticidad de sus sentimientos, aunado al pánico de que alguien llegue a prenderle más velas rojas. O, supongamos que a cambio de correr con suerte en una entrevista de trabajo, le prometes a la deidad de tu preferencia dejar de fumar crack. Parece una idea sensata, y más si buscas un trabajo, pero ¿acaso no sobran la deidad y la promesa, tanto como en el caso anterior sobran las velas?

El pensamiento mágico se basa en atribuirle mayor efecto a una cosa, persona o evento del que tiene en realidad. Es una falacia causal que supone relaciones significativas entre ciertos actos y ciertos sucesos. Como cuando un apostador cree que al soplarle a los dados mientras le reza a San Judas, aumenta la posibilidad de una tirada favorable. Es decir, el que sople o no sople, no tiene un efecto cuantificable sobre su tirada. Por algo hay leyes contra arreglar peleas o marcar una baraja, mas no se legislan las sopladas de dados, o las rezadas a San Judas. En casos de incertidumbre, como los juegos de azar, o las caderas de Shakira, la tendencia a recurrir al pensamiento mágico se multiplica. 

El pensamiento mágico exagera el efecto que uno tiene sobre el mundo. Como cuando crees que al comerte el último M&M del paquete desencadenarás el fin del mundo. Es un ejemplo excesivo, quizás, digno de alguna mala ingesta de psicotrópicos, pero sirve para ejemplificar el síntoma. En este sentido, el pensamiento mágico es tremendamente infantil, en cuanto a que no hay distinción entre el mundo y el estado interno de la conciencia. Uno puede estar triste porque está nublado, pero veo difícil que esté nublado porque uno está triste. A diario alguno de los billones de habitantes de la tierra está triste, entonces tendría que estar nublado todos los días, ¿no? Es bastante solipsista el asunto, pues. 

Mucho del problema reside en confundir lo absoluto con lo relativo. El pensamiento mágico, en tanto distorsión cognitiva, es como el efecto mariposa en esteroides y floripondio al mismo tiempo. Claro que el aleteo de una mariposa en China tiene algún efecto sobre un huracán en el Caribe; en este caso, el error reside en sobreestimar la proporción de dichos efectos. Además de devaluar los demás factores que suscitaron la tormenta en el Caribe (como el parpadeo de un perro en Alaska mientras caga), se excluyen todas las causas y condiciones que tuvieron efecto sobre el aleteo de dicha mariposa. Ahí es cuando se llega, más bien, a la infinitud. Cualquier gesto, por minúsculo que sea, es parte indivisible de todo lo demás, y tiene ecos y efectos; dicho gesto es, a su vez, eco y efecto de tantos otros gestos. La cuestión es no perder el sentido de la proporción. Es decir, a la hora de observar los efectos de un acto, o son cuantificables y verificables o no son (al menos en lo relativo, que es lo que nos concierne, netamente). 

Tal es el fallo del bestseller internacional The Secret. El libro supone, sobre todo, que al dorarse la píldora reiteradamente con una idea, ésta se materializa así nomás porque sí. Aparte de ser una apología de la neurosis obsesiva, es una forma de pereza basada en la superstición. Supone que se pueden saltar las etapas y acciones necesarias para obtener algo, a cambio de solo pensar mucho en ese algo. En cierto sentido, realizar prácticas mágicas puede tener un efecto simbólico sobre quién las lleva a cabo. Pero de ahí a pensar que por pintar un pentagrama en tu azotea, así sin más, te vas a ganar un auto, o tu equipo ganará la Champions, es arena de otro costal. La magia, es expresiva, mas no instrumental. 

Hay quienes gustamos de especular sobre lo improbable o incluso lo absurdo. Esto no es pensamiento mágico, mientras se le considere una especulación, y no particularmente como teorías “racionales” bajo la óptica científica contemporánea. Así, a menudo, quienes defienden alguna forma de pensamiento mágico, suelen argüir que la ciencia presenta una cosmología básicamente inerte. Consideran que las ciencias proponen un mundo donde la materia carece de inteligencia o está muerta, por así decirlo. En ninguno de los postulados de las ciencias se dice esto. El hecho de que no le echen más crema a sus tacos con teorías misticomágicas sobre el funcionamiento de las cosas, no implica tal visión del mundo. Pero andarle atribuyendo magia al mundo, eso sí es un modo de asumir que le hace falta tal magia, que carece de asombro.

Cabe señalar que a lo largo de la historia ha habido casos donde teorías que parecen pensamiento mágico, resultaron no serlo. Como con los microbios, por ejemplo. En algún punto de la historia, la idea de que había organismos invisibles que causaban patologías sonaba, fundamentalmente, a un cuento de fantasmas. Vale la pena mantener la mente abierta a las posibilidades, aunque parezcan improbables o inscritas fuera de la narrativa de lo racional. Pero no sin considerar que el que algo suceda posterior a otro evento no es, necesariamente, indicador de qué fue provocado por el primero. El pensamiento mágico es un problema de correspondencia, donde una correlación no es suficiente para probar causalidad. Pero quizás, si cruzo los dedos antes de escribir el punto final de este enunciado, alguien toque a mi puerta a decirme que me he ganado un viaje en crucero con Rihanna.

Blog del autor: Fausto Alzati Fernández / Ataraxia Múltiple

 

Ketamina, ¿el futuro de los tratamientos contra la depresión?

Por: pijamasurf - 10/03/2012

Investigaciones encuentran que la ketamina restituye conexiones cerebrales perdidas, por lo que podría convertirse en un antidepresivo de mejores efectos que los existentes actualmente.

Aunque las sustancias en sí mismas no poseen ninguna valoración positiva ni negativa, el contexto en que se da su uso determinan que se les alabe o se le condene, se les eleve a un estatus de protopanacea o se les relegue al rincón de lo supuestamente inútil o, peor aún, de lo prohibido.

Este es un poco el caso de la ketamina, un anestésico que también se consume con fines recreativos y que, por este mismo motivo, ha sido desdeñada en sus posibles efectos terapéuticos.

Concretamente, investigadores de la Universidad de Yale y del Instituto de Salud Mental de Estados Unidos, dieron a conocer, cada uno por su parte, que la ketamina regenera las conexiones entre células nerviosas en zonas del cerebro relacionadas con las emociones y el ánimo, por lo cual podría convertirse en la base de nuevos medicamentos contra la depresión de mucho mejor efecto que los existentes en la actualidad.

De acuerdo con Ron Duman, psiquiatra y neurobiólogo de Yale participante en el estudio, este podría ser uno de los hallazgos más prometedores para combatir dicha enfermedad mental desde los años 70, cuando comenzaron a desarrollarse los antidepresivos. “

Desde hace algunos años se descubrió que la ketamina ayuda en situaciones de depresión severa en la que otros tratamientos fracasaron, a veces incluso con un alivio que se siente apenas tomar la sustancia.

En la investigación de Duman y compañía, la ketamina actuó directamente sobre la pérdida de conexiones sinápticas entre neuronas (la causa fisiológica de la depresión), restituyéndolas con rapidez y revirtiendo los déficits causados por el estrés, todo esto en cerebros de ratas expuestas a condiciones críticas que produjeran síntomas similares a los de la depresión humana.

En cuanto a la investigación llevada a cabo en el Instituto de Salud Mental, igualmente se encontró evidencia de que la ketamina fortalece las conexiones sinápticas. Tomando en cuenta que las neuronas tienen una estructura que recuerda a las de un árbol (de ahí el nombre de una de sus partes: “dendritas”), Carlos Zarate, del ISM, explica:

Lo que ocurre en la depresión es que las ramas y las hojas se marchitan y [las neuronas] se ven como un árbol en invierno. Una droga como la ketamina hace que el árbol se vea como uno de vuelta a su primavera”.

Por supuesto las investigaciones continúan y, de concretarse, la sustancia será manipulada para quitarle su capacidad alucinatoria.

[NPR]