Pijama Surf

Revolución Sintérgica: Economía Sagrada (la generosidad ritual como un modelo asequible)

Al interior del dinero y la economía también late un pulso alquímico que permite la posibilidad de crear una economía sagrada, subvertir los sistemas de creación y circulación y revivir su cariz ritual y oferente.

Por: Sandra Arau Esquivel - 16/10/2012 a las 21:10:40

Una nación que gasta más dinero en armamento militar que en programas sociales se acerca a la muerte espiritual.

Martin Luther King

Lo sagrado, no necesariamente en correspondencia a la religión, sino a nuestra propia relación con el mundo, con lo invisible, con lo impalpable, con las fuerzas cósmicas – llámese como se quiera – nos conecta profundamente.

Obviamente, si existe algo sagrado estos días, definitivamente no es el dinero. Pregúntate, ¿es el dinero una influencia positiva o negativa en la política? ¿En la ecología? ¿En la protección a los indígenas? O ¿es un aliado o un obstáculo para seguir a tu corazón en el momento de tomar decisiones importantes de vida? ¿El dinero saca lo mejor y lo peor de los seres humanos?

Pregunta Charles Eisenstein, popular maestro, orador y autor del libro: Economía Sagrada: Dinero, Regalo y sociedad en Era de Transición. Mientras los expertos en política, analistas financieros y ocupas hurgan una respuesta para trascender la crisis global, Eisenstein ha sido un pionero en generar nuevas ideas  y posibilidades audaces para llevar a cabo nuestro intercambio monetario. La revista Ode Magazine lo describe como una de las grandes mentes floreciendo en nuestros tiempos.  

En entrevista para Jonathan Talat Phillips, habla sobre el origen ritual del dinero, el espíritu del regalo, intereses bancarios negativos, y el arte alquimista de crear una economía sagrada.  

Hablando generalmente, las respuestas a estas preguntas sugieren que el dinero es algo maligno. Casi damos por hecho, que nuestro comportamiento moral, incluso el comportamiento social benéfico no está motivado por el dinero. Pero, ¿por qué tendría que ser así? El dinero, después de todo, no es más que una convención social o un sistema de acuerdos que esencialmente expresan lo que la sociedad considera valioso. Recompensa ciertas actividades pero otras no. La premisa del libro de Eisenstein, coincide con la de la Revolución Sintérgica: si el dinero no es más que una convención social creada por nosotros, entonces está en nuestro mismo poder, promulgar distintos sistemas de intercambio de abundancia que representen distintos convenios acerca de lo que es importante, valioso.

El tiempo para lograrlo es ahora, cuando la humanidad está en una etapa de transición. Lo que alguna vez fue sagrado para nosotros (como civilización) ya no lo es. Por ejemplo, tan solo hace un par de generaciones, venerábamos el crecimiento: la expansión del reino humano, la conquista de la naturaleza, etc. Hoy nuestros valores han cambiado y deseamos proteger y sanar a la naturaleza. Sin embargo el dinero sigue arraigado a los antiguos valores. El significado de la Economía Sagrada es el realineamiento del dinero a esas cosas que se están volviendo sagradas para nosotros hoy, las cosas que valoramos profundamente. 

Para encontrar cualquier cosa parecida a un intercambio sagrado de dinero, tendríamos que regresar miles de años a los días en los que el dinero era usado con fines ceremoniales y para organizar relaciones humanas, bodas, disputas de sangre, amistades, etc.

Sin embargo aún queda el rastro del origen ritual del dinero. Desde los símbolos en un billete de dólar, pasando por los presidentes deificados en las monedas, el mini ritual de firmar un cheque o un contrato (poner tu marca sagrada en un pedazo de papel), tenemos vestigios como recordatorios  de que algo importante sucede en el acto de dar y recibir. 

Charles Eisenstein imagina un sistema económico basado en los principios del regalo. No habla de eliminar el dinero todavía, aunque cree que podemos reducir su papel en nuestras vidas. Un principio de las sociedades de regalo es que la abundancia no es un asunto de acumulación. Si eres un agricultor primitivo y un año tienes una cosecha enorme, no vas a conseguir ningún beneficio guardándola en el granero, las ratas y la humedad terminarían con ella. Preferirías regalárselo a tu comunidad, en donde generará gratitud. Entonces cuando tengas un mal año, la gente también se preocupará por cuidarte. En su libro cita un indio del Amazonas, al que le preguntaron por qué no secaba y almacenaba la carne que cazaba. “Almaceno carne en el estómago de mi hermano,” contestó. Significando, que todos lo invitaran a sus festines también y recibirá otros regalos.

¿Cómo podría ser posible aplicar esto al sistema financiero? Una forma es cambiar la manera en que el dinero es creado y circulado. Hoy en día, la creación y circulación está basada en la deuda financiera. En un sistema basado en la deuda financiera, los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres. En teoría se redistribuye la riqueza mediante impuestos; pero la dinámica de base es: la riqueza viene al tener, no al compartir. Esa dinámica se puede revertir fácilmente en la opinión de Eisenstein. Una propuesta que discute es convertir intereses negativos en una forma de cargo por liquidez sobre depósitos en bancos centrales. Básicamente lo que significa es que si guardas dinero que no necesitas, su valor se reducirá con el tiempo. Te conviene más dejar que otro lo use, incluso con cero intereses.

Pongamos esto en el contexto de lo que está sucediendo en Europa ahora mismo. La deuda está creciendo más rápido que la habilidad para pagarla. La solución ha sido prestarle al deudor más dinero a cambio de la promesa de entregar  más de sus bienes e ingresos futuros al acreedor. A eso le llaman “austeridad”, y solo funciona si el deudor comienza a generar ingresos en el futuro (porque ahora está más endeudado.) Metódicamente, el sistema únicamente funciona cuando hay crecimiento económico, y ese crecimiento tiene que continuar por siempre. Esto resulta ser un problema dentro de un planeta finito. Sin embargo estamos atrapados en esa lógica – todos los políticos, de derecha, izquierda, centro, hablan de cómo estimular el crecimiento. Eso es porque sin crecimiento, no se pueden pagar las deudas. Primero, la concentración de riqueza se intensifica, y luego el sistema se descompone bajo una ola por efecto.

Un sistema de interés-negativo funciona de manera distinta. No necesita que la economía crezca infinitamente solamente para llevarle el paso a el crecimiento exponencial de la deuda. El sistema monetario sigue funcionando en un estado de equilibrio o decrecimiento. Charles Eisenstein piensa que pacta con una verdad espiritual también: por ejemplo, el principio ecológico donde todas las cosas regresan a su orígen, y el principio espiritual de la impermanencia. El dinero debe decaer igual que cualquier cosa en el Universo. Hoy en día nos apegamos a la aparente impermanencia del dinero, asociándolo con seguridad y actuando como si pudiera prevenir la misma muerte. Sabemos que no nos lo vamos a llevar con nosotros, pero actuamos como si pudieramos. Esto se debe a que, como lo conocemos, el dinero promueve la ilusión de la impermanencia. 

Los pasos para transformar el dinero de lo profano a lo sagrado, son prácticos y algunos ya están siendo discutidos al margen de los círculos políticos. Los impuestos verdes, por ejemplo, ya se aplican en algunos países de Europa. Otra propuesta práctica para alinear el dinero a nuestros valores espirituales, es la moneda complementaria. Su intención no es reemplazar el dinero como lo conocemos, sino funcionar simultáneamente. La forma actual del dinero se conserva para intercambios nacionales e internacionales, y la moneda complementaria se usa para intercambios locales. El sistema de moneda complementaria que se ha aplicado en el área más pobre de Flanders, usa Torekes. Cuando se les preguntó sobre sus sueños y metas, los miembros de la comunidad expresaron su deseo de tener jardines, los cuales no pueden tener en sus altos edificios habitacionales. Crearon Torekes. Se apartó una gran porción de tierra para sembrar y los residentes pueden pagar la renta de su parcela con Torekes. Los Torekes se obtienen plantando flores en las cornisas de sus ventanas o levantando basura y mejorando su vecindario. La institución de los Torekes solucionó dos problemas. La comunidad obtuvo lo que deseaba, jardines, y en el proceso tiene un incentivo para limpiar y  embellecer sus comunidades. Esto no hubiera sido posible sin una moneda local y complementaria.

“En cuanto al interés negativo, es tan práctico que es casi inevitable. De hecho, algunos países como Dinamarca ya se han pasado a “negativos” por una fracción de porcentaje. No entraré en detalles ahora, pero digamos que la gran oportunidad vendrá en la próxima crisis financiera. Y creo que en ese momento, debemos tener un movimiento de personas, que apliquen presión desde abajo para cambiar el sistema de deuda. Hoy en día, cada vez más gente, enfrenta una vida de esclavitud a la deuda. Una revuelta de deudores, como ha sucedido repetidamente en la historia, se está gestando. No queremos ser esclavos de instuciones distantes, sin cara, trabajando frenéticamente en trabajos que nos mantenen pequeños, todo para generar más dinero que mandar al abismo del servicio de la deuda. Como puedes ver, no sólo es un movimiento económico, es un movimiento espiritual. Es un asunto de cómo ocupamos nuestra valiosa energía de vida”, dice Charles Eisenstein. 

La idea fundamental del “espiritu del regalo” que plantea el libro es que vivimos en un Universo de regalo. No nos ganamos nacer, ser alimentados cuando bebés, tener una tierra donde vivir, aire que respirar, agua que tomar. Todo nos fue regalado.

Las culturas antiguas lo reconocían explícitamente a menudo; ellos poseían el regalo  de una cosmología que estaba plasmada en sus sistemas económicos. Aún hoy, mantenemenos la certidumbre de que la vida es un regalo y que por lo tanto, nuestro propósito es dar a cambio. Si estás en un trabajo en el que tus regalos no son dirigidos hacia algo valioso, llegará el momento en el que pienses: Yo no vine a la tierra para esto. Te sentirás insatisfecho no importa la cantidad de dinero que estés ganando. Así que, vivir dentro del espíritu del regalo, significa aceptar esto y empezar a vivir a partir de ahí. Es ver la vida como un regalo y revisar nuestra intención como dadores. Hoy. 

Ya llegará el día en el que el dinero muera finalmente y sea reemplazado para siempre. Lo veremos, quizá ya con otro tipo de ojos, mientras la Revolución Sintérgica se manifestará en son jarocho en algún rincón del Universo.

Twitter de la autora: @sandrastica_


Comentarios

  1. Camilo Véjar dice:

    Hola Sandra, demasiado interesante leer esto, quizás nuestro gran error, como humanidad de buenos sentimientos (recuerdo la falsa modestia) y a su vez territorialitas orgullosos, es querer sanar la naturaleza a atreves de similares consecuencias históricas sociales y económicas

  2. Excelente Sandra Arau Esquivel.

  3. Oscar Loncochino dice:

    Chaltu may Sandra! Desde Sapmi/Suecia, te doy mil gracias por los sabios artículos publicados en la pagina que acabo de conectarme. Como Mapuche guerrero de luz espiritual y con mas de 30 soles en el exilio en Euromapu, he buscado algo nuevo y diferente que llene el vacío de la politica que dejé por la espiritualidad. Hoy en mi nueva comunidad en el norte sueco me dedico a sanar, sembrar semillas plantas medicinales y nutrición para los mas necesitados de salud y socialidad humana. Con la ayuda voluntaria de algunos amigos estamos construyendo un parque ecológico y de salud natural en las cercanías de la comunidad donde vivimos. Por mas de 20 soles he también trabajado con tareas del medio ambiente y jovenes rebeldes que precisan de guía y ayuda en algún momento de la vida. Feliz junto a mis nuevos/as camaradas hemos celebrado la llegada de la nueva era y hoy con mucha alegría me he conectado a ustedes por la red global. Les deseo lo mejor en esta nueva era a todos ustedes los que aún creen y luchan por un mundo mejor para todos los hijos/as de la madre tierra. CON AMOR Y PAZ – POR UNIDAD Y SABIDURIA. OL

    • Sandra Arau Esquivel dice:

      Oscar, hermano, qué alegría recibir tu mensaje. ¡Gracias a la sincronía! ¿Cómo puedo conocer más de tu trabajo? Me interesa mucho conectarme contigo. Namasté <3

  4. Simon del desierto dice:

    Las ideas de éste Einstein son de 4a dimensión. Traigamos a esta 3a dimensión más de esas ideas, de esa información.

  5. maxii dice:

    muy bueno!

  6. Ian dice:

    excelente articulo, es sin duda, lo que uno siempre ha sentido… con mucha logica, pero corroido por el paradigma ke nos gobierna a nivel mundial.
    si no comento a menudo no kiere decir ke no lea ni ke me maraville con tus escritos.
    bendiciones!

  7. korcel dice:

    mmm…¿ Sandra cuando escribes esto dónde vas a buscarlo?.
    Increíble sensación de sentimientos compartidos, es como si limpiaras un cristal sucio para ver más allá.
    Gracias.

  8. juan perez dice:

    eesooo, gracias por tanta chidez de articulo, me encanta encontrar estos regalos de consciencia,que la abundancia del universo se manifieste en todas tus ideas y sentimientos, en todas tus relaciones y percepciones, que siga la expansion del cosmos uniendo y refinando la consciencia del sueño en que vivimos, chideeez!

  9. beto maconha dice:

    hermoso artículo! me hace acordar a la Gratiferia, economia viva… revisen el blog arcoirisuniversal o dragonecologista!! MUY INTERESANTE, GRACIAS!!!!
    fuerza y a cambiar de paradigma!!



Comenta

Tu email no será publicado. Datos Obligatorios*