*

X

Personas que murieron y regresaron a la vida ilustran su épica travesía (FOTOS)

Salud

Por: pijamasurf - 10/22/2012

El narrar una experiencia cercana a la muerte se remonta a “La República” de Platón. En cierta medida las distintas disciplinas artísticas se han inclinado por retratar a través de sus diversas técnicas este irrevelable misterio.

 

Hieronymus Bosch (El Bosco) pintó el camino a la muerte como un túnel en “El ascenso de la Santísima”. Ahí se representan las almas en su tránsito hacia el cielo, realizado por seres alados en una especie de rapto iluminado. La pintura capta la idea de que el cielo podría sentar a las almas torturadas en paz. En la modernidad, el mundo del arte está menos interesado en la transición de la vida terrenal a la vida celeste. Sin embargo, muchas han sido las personas que dicen haber realizado este tránsito y han regresado para contarlo, producto de esta experiencia fue que se concibió “The Big Book of Near-Death Experiences”, un libro que reúne algunos dibujos de personas que, aseguran, haber vivido ese umbral mortuorio.

 

 

Tannis Prouten, deprimida y muy baja de peso a los 20 años de edad, dibujó este diagrama de su cuero en esta experiencia extracorporal. Según cuenta, una ola caliente recorrió su cuerpo, la impulsó hacia una esquina en la sala “Sentí como si me agachara a una pulgada del techo”. Según Prouten, pasó a través de una pared hacia la oscuridad, después vio un camino firme hacia un destino desconocido. Con el tiempo, lo oscuro se aclaró y Prouten experimentó una euforia total.

 

Tonya cayó al lado de una piscina y quedó inconsciente. Durante ese periodo una figura etérea y radiante se posó amorosamente hacia ella. Tonya asegura que la misma mujer reapareció en su vida cuando su pequeña hija, años después, fue atacada por un perro y necesitó cirugía facial.

 

A los 6, Scott fue atropellado y perdió el conocimiento por horas. Durante el trance, Scott recuerda que tomó el brazo de su padre y le gritó a su hermano mayor para jugar con él (su hermano dijo a sus padres que podía oír la voz de su hermano en el momento del accidente). Después viajaron a un túnel de viento que los llevó a una enorme masa de carne putrefacta.

 

Gracie Sprouse dice haber vivido al experiencia a los 11. En este dibujo se ve cómo un ángel le entrega una especie de dispositiva de su vida. Al mismo tiempo que miraba las imágenes, ella se juzgaba y condenaba por las cosas malas que les había hecho a sus hermanas.

Celeste Weitz dijo que ella murió en la infancia cuando dormía en los brazos de su padre, dice haber despertado para mirar por encima del hombro de su cuando otros entes la acompañaban y presenciaban la angustia de su progenitor. Al darse cuenta del sufrimiento de su padre, decidió volver a su cuerpo. 

 

Richard Borutta era un alcohólico con una insuficiencia hepática cuando, a los 42, le realizaron un procedimiento médico en el que “murió”. Borutta dice que se deslizó hacia “el otro lado” y le exigió que se quedara allí. Él recuerda que espíritus personificados en plumas lo trataban de convencer para ganarse el camino de vuelta haciendo las paces con su familia. 

[The Daily Beast]

La música proporciona más placer que el sexo, las caricias y el contacto físico, revela estudio

Salud

Por: pijamasurf - 10/22/2012

Cabalgar la música e ir recorriendo tras cada nota el irrevelable secreto artístico ha llevado a los científicos a considerar que esta disciplina artística posee grandes poderes afrodisiacos, incluso con efectos mayores que el contacto físico.

El hecho de que la banda sonora de la afamada película Baile Caliente siga sublevando 25 años después los ánimos, no fue la única sorpresa que provocó el reciente estudio llamado "La ciencia detrás de la música", investigación que se realizó con el fin de examinar la relación entre la música, el romance y la seducción. 

Daniel Mullensiefen, autor del estudio, indicó que los hombres están dispuestos a modificar sus gustos musicales para garantizar mayor éxito en sus conquistas que puedan terminar en una relación sexual. 

Otra sorpresa que reveló la investigación fue que el 40% de los encuestados dijeron que la música de fondo los excita más que las caricias o incluso el contacto con su pareja. 

“No es de sorprender que muchos de los encuestados afirmaron que la música en la habitación es excitante”, dijo Mullensiefen. Además detalló que la música activa los centros del placer del cerebro que responden a las recompensas como la comida, las drogas o el sexo. 

En una serie de canciones famosas, uno de cada tres participantes identificó a Bohemian Rhapsody, del grupo Queen, como una canción "mejor que el sexo". Seguida de esta composición se encontró Sex on fire de Kings of leon y al final se colocó Angels de Robbie Williams. Según Mullensiefen, el efecto de estas canciones radica en los giros indesperados que contienen, a lo que respondemos de forma positiva. 

Para la realización del estudio se entrevistó a 2 mil personas en Gran Bretaña, de entre 18 y 91 años, con una proporción similar de hombres y mujeres. 

Mullensiefen dijo que aunque en los resultados destacaron algunas de las canciones más exitosas en Reino Unido, cree que el mismo fenòmeno se repetiría en Estados Unidos. 

Por otra parte, el científico alemán mencionó que las mejores canciones para alimentar el alma y despierten el ánimo, poseen cualidades vocales con una amplia gama dinámica, el uso de notas altas y voces ásperas,  como, por ejemplo, ejemplo Sexual Healing o Let's gei it on.  

[CNN