*

X

Festival Ometeotl 2012: Música, Espíritu, Tierra y Arte

Arte

Por: pijamasurf - 10/23/2012

El Festival Ometeotol 2012 celebrará su cuarta edición del 2 a 4 de noviembre en Morelos, México, a 50 km de Tepoztlán, con la misión de proveer un espacio para la exploración de la conciencia y el desarrollo evolutivo (además de armar una buena fiesta).

La cuarta edición del Festival Ometeotl se celebrará del 2 al 4 de noviembre en el estado de Morelos a 50 km de Tepoztlán. Consolidado ya como uno de los festivales de música electrónica más importantes que se llevan a cabo en México, Ometeotl pretende integrar los elementos carecterísticos de una fiesta con una propuesta cultural ligada a la conciencia, la conexión y el respeto de la Tierra.

Dividida en 4 ejes rectores bajo el acrónimo de M.E.T.A, la propuesta de generar un elemento de metaconciencia (una especie de sueño lúcido colectivo) se centra en la Música (trance, chill out, ambient, techno, música étnica, etc), el Espíritu (enarbolado por la participación de miembros de distintas tradiciones índigenas y guardianes de conocimientos espirituales) Tierra (actividades, talleres y conferencias de temáticas ligadas a la ecología) y Arte (distintas manifestaciones de arte plástico, performático y artesanía).

Este año el cártel del festival está encabezado por Slinky Wizard, y Zen Lemonade, proyectos de Gus Till, un viejo conocido de la escena en México y en el mundo,  productor in-house de la legendaria Flying Rhino y parte de la aristocracia psicodélica. Tripswitch, Sentient, Kalya Scintilla y Brainiac son otros de los actos más destacados del festival. Por supuesto estarán la mayoría de los productores de trance y chill out consolidados en la escena nacional. Habrán tres escenarios, incluyendo uno "ecléctico" en el que se presentarán sonidos de folk, post-rock, son y fandango, jazz, étnica, fusión, cantos de tradición y reggae.

La misión del festival, en palabras de los organizadores, es:

Nuestros eventos buscan unificar a distintos círculos sociales, tribus y culturas, además de dar un mensaje de armonía a todos sus asistentes, contribuyendo a una mejor relación con nosotros mismos y con nuestros semejantes, con la naturaleza y todo aquello que nos rodea para lograr en conjunto una mejor evolución humana Con este propósito, co-creamos un movimiento artístico, ecológico y de acervo cultural, que contribuye a la expansión de nuestra conciencia colectiva. El Festival Ometeotl procura la unión entre todos los asistentes y logra fusionar las antiguas tradiciones y costumbres, con la cultura y arte contemporáneo, forjando de esta forma una identidad propia y plasmando nuestra visión. 

Convirtiéndose en el gran heredero de las fiestas de trance que iniciaron  en México en la  segunda parte de la década de los noventa, el reto del festival Ometeotl es proveer un ambiente armónico para la exploración psicodélica  y la expansión de la conciencia, al tiempo que sirve de punto de encuentro entre diferentes personas que buscan amalgamarse en un proyecto planetario colectivo. La esencia de las fiestas de trance siempre fue tribal (revivir la Arcadia arcaica). Pero por diferentes causas --como la usura, el exceso de drogas, el elitismo, y la falta de conciencia-- esta escena en México dejó de proveer los espacios para que los jóvenes descubrieraran la magia y la energía de una realidad alterna.

Y  es que, al final, si se logran procurar las necesidades básicas y cultivar la conciencia, quizás no haya nada que refleje más la evolución humana que una buena fiesta:

 

Critique Magazine: “Well Terence, now I’m wondering what you think the ultimate goal of human evolution is..?”

Terence McKenna: “Oh, a good party…

Para conocer el lineup completo de artistas y consultar mayor información sobre la locación del evento y la adquisición de entradas, visita el sitio oficial de Ometeotl 2012 o consulta el evento en Facebook.

 

El arte de Alex Gross: surrealismo pop que critica (y glorifica) a la publicidad

Arte

Por: pijamasurf - 10/23/2012

Alex Gross convierte la estética de la publicidad en estimulantes pinturas surrealistas que podrían considerarse como agudas críticas del sistema socioeconómico al igual que una exaltación de los mecanismos que utiliza este sistema para empoderarse.

Alex Gross es uno de los artistas contemporáneos que mejor ha plasmado la influencia de la publicidad y el consumismo dentro de un nuevo paradigma estético. Su pintura suele clasificarse como "surrealismo pop", abarcando desde la ciencia ficción, la teoría de la conspiración o desde una perspectiva de lo bizarro los temas y patologías más prominentes de la sociedad moderna. Muchas de sus pinturas, fraguadas en óleo, contienen elementos crípticos, referencias pop, señas lúdicas o francas críticas a la forma en que el hombre adopta la tecnología --en ocasiones esclavizándose-- y consume la publicidad. Sin embargo, esta aparente cualidad crítica del sistema dominante se ve contrarrestada por una glorificación de la estética de la publicidad y el mundo del fashion. Sus pinturas acaban siendo como carteles de una dimensión alterna de la realidad, donde la magia convive con el branding.

"Últimamente mi trabajo ha sido influido en gran medida por la publicidad, particularmente por el mundo de la moda. La considero generadora de algunas de las imágenes de más belleza en nuestro entorno, mucho más que las bellas artes.  Y la ironía de usar imágenes tan sofisticadas y voluptuosas para vender estas rídiculas y sobrevaluadas marcas hace a las imágenes todo lo más fascinantes para mi. Otro tipo de publicidad me interesa también ya que es omnipresente en nuestras vidas. No puedo más que incorporar referencias a ella en mi trabajo", dice Gross.

Nacido en Nueva York, pero fincado en Los Angeles, Gross ha llevado su obra al mundo pop del que tanto se inspira y trastorna: apareciendo en el arte discográfico de Blonde Redhead, en diferentes revistas y en una colaboración con el autor de ciencia ficción, Bruce Sterling. Su larga estadía en Japón también se deja ver en su trabajo, hastas el punto de una obsesión con la fisonomía y la parafrenalia oriental. Otra de sus obsesiones son los reptiles: lo cual parece ser una metáfora de los instintos primitivos a los que la publicidad somete al hombre o quizás a la teoría conspiratoria de que una raza de extraterrestres reptileanos controla a la humanidad.

"El mundo en el que vivo es tanto espiritualmente profundo y culturalmente vaporoso. Es extremadamente violento pero puede ser también extremadamente bello. La globalización y la tecnología son responsables cambios maravillosamente positivos en el mundo al igual que de una terrible tragedia y homogeneidad. Esta dicotomía me fascina, e influye naturalmente en gran parte de mi obra", dice Gross, quien sin duda tiene una mirada bastante aguda para observar los fenómenos socioculturales de nuestra época.