*

X

¿Exportó la Tierra la vida a otros planetas? (sobre la litopanspermia)

Ciencia

Por: corrector - 10/03/2012

Parece que una nueva teoría llamada litopanspermia podría cambiar el rumbo de las teorías sobre el origen de la vida, especialmente la de la panspermia.

En la escena inicial de Prometheus, el último largometraje de Ridley Scott, un ingeniero alienígena es visto sembrando vida en el planeta Tierra, pero un proceso gravitacional recientemente descubierto, llamado "transferencia débil", indica que todo podría haber sucedido de manera opuesta, por lo que científicos plantean la posibilidad de que nuestro planeta haya sembrado vida en otras partes del cosmos. 

La teoría de la litopanspermia plantea que la vida se pudo repartir por el universo a través de fragmentos provenientes de explosiones volcánicas y de colisiones asteroides. 

Anteriormente los científicos planteaban que la probabilidad de que objetos  fuesen atrapados por otros planeta era nula, pero tras el descubrimiento de la transferencia débil, esta idea se ha desvanecido, afirmando que es posible que fragmentos se hayan alejado poco a poco de una órbita para pasar a otra. 

Aunque los investigadores de la Universidad Princeton, Universidad de Arizona y el Centro de Astrobiología en España, plantean un escenario en el que esto sí es plausible, al mismo tiempo indican que la única vez que esto pudo haber sucedido fue entre 164 millones a 288 millones de años después de la formación del sistema solar. 

Según la investigadora Amaya Moro-Martín, hay dos requisitos fundamentales para que la transferencia débil suceda: en primer lugar, los sistemas planetarios implicados deben contener una planeta masivo que capture el meteoro que pase por la frontera de gravedad débil (que sería Júpiter). En segundo, ambos sistemas deben tener velocidades bajas. El planeta Tierra cumple con estos dos requisitos. 

Para demostrar la viabilidad de sus modelos, los investigadores simularon 5 millones de trayectorias entre un sistema planetario sencillo  (con 4,300 estrellas) y tres condiciones distintas relacionadas a la masa. Los resultados mostraron que las posibilidades de que una estrella capturara fragmentos de otro sistema planetario bajo estas circunstancias variaba entre un 5% y un 15%; anteriormente este fenómeno era mil millones de veces menos probable. 

Sorprendentemente los investigadores también calcularon la cantidad de materia sólida que pudo haber sido intercambiada entre nuestro sistema solar y los planetas más cercanos. Los científicos concluyeron que la cantidad oscila entre 100 mil millones y 30 mil millones de fragmentos de más de 10 kilogramos de peso. Además, sus cálculos revelan que unos 200 mil millones de rocas terrestres pudieron haber sido arrojadas hacia otros sistemas estelares, mismas que pudieron haber contenido microbios. 

En total, los investigadores especulan que alrededor de 300 millones de eventos relacionados a la litopanspermia pudieron haber ocurrido entre nuestro sistema solar y nuestros planetas más cercanos.

También en Pijama Surf: Prometheus y la panspermia dirigida: ¿extraterrestres plantaron la vida en la Tierra?

[io9]

Dragón surca el cielo: esta noche, la lluvia de estrellas de las Dracónidas

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/03/2012

Las Dracónidas regresan: este 7 de octubre de 2012 el hemisferio norte podrá observar una de las lluvias de estrellas más características del otoño, el Dragón que toma la forma de meteoritos precipitándose desde el cielo.

Las Dracónidas de Octubre es el nombre que recibe una conocida lluvia de meteoritos que ocurre en este mes, aunque de frecuencia anual variable: a la de 1998 siguió la de 2005, después la de 2011 y finalmente ahora, en este 2012, entre el 7 y el 8 de octubre.

Asimismo, la lluvia de las Dracónidas es un evento astronómico propio del hemisferio norte, donde se avista en todo su posible esplendor. Su nombre, como en otros casos, lo debe a la constelación desde la que parecen surgir del cielo: el Dragón, la octava más grande de las que podemos observar desde nuestro planeta y la cual envuelve a la Estrella del Norte y la Polar, cerca de la Osa Menor y la Mayor.

Este año se espera que la lluvia de estrellas alcance su punto máximo, en Estados Unidos, el 7 de octubre a las 10 de la noche, según el tiempo del Este de Estados Unidos (3:00 GMT).

El promedio de caída será de entre 10 y 20 meteoritos por hora.

[NatGeo]