*

X

Árboles transgénicos: ¿una opción viable ante la devastación natural?

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/29/2012

Como una cuestión inherente a la transformación del planeta y el medio ambiente, el protocolo COP-MOP 6 de Cartagena sobre seguridad de la biodiversidad y el COP 11 de la Convención sobre la diversidad biológica plantean la posibilidad de utilizar árboles transgénicos en gran América Latina.

¿Se necesitan árboles transgénicos en Latinoamérica? 

Dejando a un lado este cuestionamiento, muchos países del continente americano ven potencial en esta biotecnología. Según Isis Álvarez, miembro de la Coalición Mundial por los Bosques, los experimentos más conocidos en América Latina están relacionados con varias especies de eucaliptos. Sin embargo, varias compañías ya están trabajando con álamo, pino, acacia y distintos árboles frutales.

Brasil lidera con un 48% de las patentes mundiales en el sector. Detrás se encuentra Estados Unidos con un 53%. Chile también ha sido testigo de un rápido crecimiento en esta materia, tanto en el sector privado como en consorcios de instituciones académicas y empresas dedicadas al mismo giro. México ha estado trabajando durante varios años con este tipo de árboles y Colombia ha expresado su interés en el tema; también lo han hecho Argentina y Uruguay.

En todo el mundo cerca de 21 países han optado por árboles transgénicos, sobre todo China, que prefirió álamos, cuya madera se caracteriza por contener menos cantidad de lignina, la cual ayuda a procesarla con más facilidad y posee mayor resistencia a las plagas.

Álvarez advierte que la falta de información y la falta de marcos regulatorios también han provocado que la industria de los árboles transgénicos tenga consecuencias ambientales y sociales, con poca o nula supervisión de los gobiernos.

Mientras tanto, las ambiciones de las empresas han aumentado de nacionales a internacionales a través de América del Sur y otros mercados de la misma región, considerados con posibilidades de expandirse.

Las asociaciones civiles  han hecho mancuerna para impulsar el uso de esta tecnología para cumplir con las demandas de madera y los productos que se fabrican a partir de ella, asi también apoyando la plantación de biocombustibles.

[Disinfo]

 

Elefante que reside en un zoológico de Corea del Sur ha aprendido a imitar el sonido de al menos 5 expresiones en coreano, fácilmente identificables por hablantes nativos del idioma.

Al parecer la imitación inédita de palabras humanas se ha vuelto una moda entre ciertos animales, pues a la beluga que hace unos días sorprendió al mundo diciendo la frase en inglés “get out”, se suma ahora un elefante capaz de repetir los sonidos en coreano que significan “siéntate”, “hola”, “no” y otros dos.

El descubrimiento fue realizado por un equipo de investigación dirigido por la doctora Angela Stoeger, de la Universidad de Viena, quien navegando en Internet se encontró en YouTube con el video de Koshik, un elefante que reside en el zoológico Everland de Corea del Sur.

Sorprendida por las habilidades del paquidermo, la académica se trasladó a este lugar para documentar los sonidos hechos por Koshik, grabación que después puso a hablantes nativos de coreano para que identificaran las palabras ahí pronunciadas (quienes, además, nada sabían del elefante).

Para sorpresa de Stoeger y su equipo, la mayoría de los voluntarios coincidió en que ahí podían escucharse al menos 5 palabras en coreano: "annyeong" (hola); "anja" (siéntate); "aniya" (no); "nuwo" (recuéstate) y "choah" (bueno), dichas con las dos cualidades que caracterizan el lenguaje humano, el tono y el timbre, inusuales entre los elefantes, cuyos sonidos son más bien profundos.

“No tenemos rayos X, así que no sabemos realmente qué está pasando al interior de su boca, pero [Koshik] ha inventado una nueva manera de producción de sonido que corresponde sus vocalizaciones con las de sus compañía humana”, declaró Stoeger al respecto, aludiendo a las personas con quienes el elefante tiene contacto frecuente en el zoológico

Asimismo, los investigadores piensan que los sonidos son solo una imitación, de los cuales el elefante no comprende el significado.

 

[BBC]