*

X

¿Qué sueñan los conservadores y qué sueñan los liberales? Tendencia política y comportamiento onírico

Salud

Por: pijamasurf - 09/28/2012

Política onírica: investigaciones recientes han encontrado una interesante relación entre los sueños y la orientación política, social y moral de una persona.

Diversos estudios han identificado que aquellas personas que tienen por inclinación política la liberal, tienden a recordar sus sueños con mayor frecuencia en comparación a aquellos que se dicen conservadores. Además, estos suelen tener sueños menos complejos, mientras que en los liberales son más recurrentes las imágenes extravagantes. Estos resultados indican que los liberales no solo difieren en valores sociales, sino también en la proyección del inconsciente, “en la actividad estética más antigua del hombre”, diría el escritor J.L. Borges.

En una encuesta demográfica a gran escala llevada a cabo en los Estados Unidos, los liberales reportaron tener experiencias oníricas más lúcidas, incluyendo pesadillas; en el tema de recuperación de sueños hubo una superposición sustancial entre ambos grupos, colocándose los liberales por encima de los conservadores.

Estos resultados coinciden con un estudio anterior del mismo autor (Bulkeley, 2006), quien además logró encontrar que los conservadores tuvieron menos problemas para conciliar el sueño.

El autor también observó diferencias en el contenido de los sueños sexuales de las mujeres. Los resultados mostraron que las mujeres liberales tuvieron experiencias oníricas-sexuales más elaboradas y detalladas en comparación a sus homólogas conservadoras. Sin embargo, las conservadoras reportaron más incidencia en este tipo de sueño en comparación a las liberales: 92% vs 71%. Además, las mujeres liberales también confesaron tener sueños lésbicos recurrentemente: 24% vs 4%.

De acuerdo al realizador del estudio, estos resultados tienen como respuesta la llamada “hipótesis de la continuidad”, la cual plantea que las personas tienden a soñar con lo más importante y sobresaliente en el aspecto emocional de su vida; esto contrasta con las teorías freudianas y junguianas sobre los sueños, que se refieren a estos como un acto simbólico y encubierto.

Un estudio sobre los sueños y el recuerdo (Watson, 2003) plantea que la apertura a las nuevas experiencias es un rasgo de personalidad propio de una persona liberal. Esta apertura puede considerarse como una serie de aspectos  y componentes a los que se está dispuesto a poner en duda ya experimentar de distinta manera, como las ideas, los valores, los sentimientos, la estética, las acciones y la fantasía.

En el aspecto  donde el conservadurismo y el liberalismo difieren más, es en la apertura de valores, que se refiere a las actitudes y percepción que una persona tiene ante las autoridades y las tradiciones. El conservadurismo se relaciona más a lo familiar, a la conformidad y al tradicionalismo. En cambio, el liberalismo se asocia con el cambio y la innovación. 

Finalmente, el conservadurismo y el liberalismo no sólo se limita a lo social. Después de todo, estas tendencias, más que una doctrina política, se refieren a un estado de contemplación desde ángulos inimaginables que, naturalmente, terminan por vaciarse en el inconsciente para transformarse en sueños.  

Mujeres en su periodo fértil ofrecen salarios menores a otras mujeres atractivas

Salud

Por: pijamasurf - 09/28/2012

Como reminiscencia de la época de caza y recolección en que se competía por los recursos y los hombres, psicólogos descubren que mujeres en su periodo fértil tienden a ofrecer menores aumentos de salario si la parte negociante es una mujer atractiva.

De acuerdo con un experimento recientemente realizado por psicólogos del Wellesley College, en Estados Unidos, las mujeres que estando en su periodo fértil tienen que negociar un aumento de salario con un subalterno, ofrecen una cantidad mucho menor si es una mujer atractiva con quien tienen que llegar a un acuerdo.

En la prueba los investigadores situaron a varias voluntarias frente a una contraparte virtual, con quien tendrían que entablar un juego económico en el que cada una de las participantes debía hacer una oferta a su compañera de mesa, guardando el resto para sí. El experimento terminaba con una evaluación, en una escala de 10, del atractivo físico de la susodicha.

De acuerdo con los resultados, las mujeres en su periodo fértil hicieron ofertas menores a las mujeres que consideraron más atractivas, en promedio ofrecieron un 25% menos en comparación con las menos agraciadas. En contraste, aquellas que se encontraban en un estado de baja fertilidad estaban dispuestas a ceder a las mujeres de mejor apariencia hasta 20% más que a las menos atractivas.

Esto se explica, según los psicólogos, porque las mujeres de baja fertilidad son menos competitivas para con sus semejantes de mejor aspecto. Al parecer se trata de una reminiscencia de tiempos primitivos, la época de la caza y la recolección, en que una mujer tenía que ver por su supervivencia y negar recursos a otras que podrían estar compitiendo por un buen hombre.

“La competencia por los recursos es importante porque las mujeres necesitan adquirir productos —ropa, maquillaje, accesorios, y demás— que consoliden su atractivo. Al ofrecer menos a mujeres atractivas y guardarse más para sí, las mujeres fértiles pueden ayudar a mejorar su propia apariencia y debilitar la habilidad de una competidora para hacer lo mismo”, explicó Margery Lucas, una de las investigadoras responsables del estudio, quien también aconseja tomar en cuenta este factor antes de emprender una negociación salarial.

La investigación nos hace reflexionar sobre las conductas heredadas, supuestamente primitivas pero que transmiten el instinto en toda su fuerza de supervivencia, que siguen influyendo en nuestras acciones, muchas veces sin que lo notemos de manera consciente.

[Independent]