*

X

¿Qué sueñan los conservadores y qué sueñan los liberales? Tendencia política y comportamiento onírico

Salud

Por: pijamasurf - 09/28/2012

Política onírica: investigaciones recientes han encontrado una interesante relación entre los sueños y la orientación política, social y moral de una persona.

Diversos estudios han identificado que aquellas personas que tienen por inclinación política la liberal, tienden a recordar sus sueños con mayor frecuencia en comparación a aquellos que se dicen conservadores. Además, estos suelen tener sueños menos complejos, mientras que en los liberales son más recurrentes las imágenes extravagantes. Estos resultados indican que los liberales no solo difieren en valores sociales, sino también en la proyección del inconsciente, “en la actividad estética más antigua del hombre”, diría el escritor J.L. Borges.

En una encuesta demográfica a gran escala llevada a cabo en los Estados Unidos, los liberales reportaron tener experiencias oníricas más lúcidas, incluyendo pesadillas; en el tema de recuperación de sueños hubo una superposición sustancial entre ambos grupos, colocándose los liberales por encima de los conservadores.

Estos resultados coinciden con un estudio anterior del mismo autor (Bulkeley, 2006), quien además logró encontrar que los conservadores tuvieron menos problemas para conciliar el sueño.

El autor también observó diferencias en el contenido de los sueños sexuales de las mujeres. Los resultados mostraron que las mujeres liberales tuvieron experiencias oníricas-sexuales más elaboradas y detalladas en comparación a sus homólogas conservadoras. Sin embargo, las conservadoras reportaron más incidencia en este tipo de sueño en comparación a las liberales: 92% vs 71%. Además, las mujeres liberales también confesaron tener sueños lésbicos recurrentemente: 24% vs 4%.

De acuerdo al realizador del estudio, estos resultados tienen como respuesta la llamada “hipótesis de la continuidad”, la cual plantea que las personas tienden a soñar con lo más importante y sobresaliente en el aspecto emocional de su vida; esto contrasta con las teorías freudianas y junguianas sobre los sueños, que se refieren a estos como un acto simbólico y encubierto.

Un estudio sobre los sueños y el recuerdo (Watson, 2003) plantea que la apertura a las nuevas experiencias es un rasgo de personalidad propio de una persona liberal. Esta apertura puede considerarse como una serie de aspectos  y componentes a los que se está dispuesto a poner en duda ya experimentar de distinta manera, como las ideas, los valores, los sentimientos, la estética, las acciones y la fantasía.

En el aspecto  donde el conservadurismo y el liberalismo difieren más, es en la apertura de valores, que se refiere a las actitudes y percepción que una persona tiene ante las autoridades y las tradiciones. El conservadurismo se relaciona más a lo familiar, a la conformidad y al tradicionalismo. En cambio, el liberalismo se asocia con el cambio y la innovación. 

Finalmente, el conservadurismo y el liberalismo no sólo se limita a lo social. Después de todo, estas tendencias, más que una doctrina política, se refieren a un estado de contemplación desde ángulos inimaginables que, naturalmente, terminan por vaciarse en el inconsciente para transformarse en sueños.  

5 enfermedades que pensabas extintas, están de vuelta

Salud

Por: pijamasurf - 09/28/2012

Si pensabas que estas enfermedades estaban prácticamente desaparecidas, es probable que de nuevo muchas personas las contraigan debido a la resistencia que desarrollan los antibióticos.

Hace 100 años, las probabilidades de que murieras por una enfermedad contagiosa eran altas. Al pasar de los años, estas fueron erradicadas casi en su totalidad, pero debido al excesivo uso de antibióticos en la actualidad, estas enfermedades que pensábamos casi extintas o poco probables de contraer, están de regreso.

 

Gonorrea

¿El sexo oral es responsable de la resistencia de la gonorrea a los medicamentos? ¿En realidad se utiliza preservativo durante una felación? El uso indiscriminado de antibióticos, ligado a la poca responsabilidad para prevenir enfermedades de transmisión sexual, han hecho resistente a la cepa de la gonorrea. Afortunadamente existe una solución que puede frenar este retroceso: el uso del condón. Además de prevenir enfermedades como el VIH, el preservativo te puede ahorrar una buena cantidad de dinero que, en caso de contagio, es necesario desembolsar: consultas médicas y la medicina pueden dejarte en bancarrota.

 

Toxoplasmosis

Si bien esta enfermedad continúa afectando a miles de personas en todo el mundo, su rápida expansión también es producto de la resistencia que los humanos hemos generado al parásito que la provoca, el protozoo Toxoplasma gondii. Usualmente se cree que la principal fuente de contagio de toxoplasmosis son los animales (en especial los gatos), pero se ha comprobado que también consumir verduras y frutas en mal estado y sucias pueden desencadenar la enfermedad.

 

Tuberculosis

Esta enfermedad evoca a los poetas del siglo XIX. Tras su erradicación en gran parte de los países desarrollados, la resistencia a los medicamentos y la globalización ha disparado de nuevo al bacilo de Koch, la bacteria que provoca la también llamada tisis.  Recientemente un hombre se contagió de tuberculosis en la Bahía de Hudson, donde un viajero había llevado la  Mycobacterium tuberculosis.

 

Rabia

Si la adquieres, en realidad son pocas las posibilidades de que sobrevivas. Son pocas las personas que lo han logrado. Aun siendo una enfermedad considerada como “vieja”, la ciencia no se ha empeñado en estudiarla a profundidad, ya que, según la OMS, solo se registran 55 mil muertes al año, lo que no  da pie a que las instituciones investigadoras financien un proyecto para su estudio.

 

Enfermedad de Lyme

Las personas que la han adquirido pueden tener un proceso de ausencia de la memoria, incluso pueden llegar a olvidar su nombre. Se trata de una enfermedad causada por una bacteria llamada Borrelia burgdoferu, transmitida principalmente por garrapatas que han picado a ratas o venados con este virus. Se divide en 3 etapas. En las primeras dos se desarrollan síntomas meramente físicos, pero en la tercera se experimentan problemas del habla y movimiento muscular anormal. 

[Alternet]