*

X
Las inocentes tomas de comida, mascotas, atardeceres y amigos que caracterizan la red social de fotografías Instagram, conviven ahora con otras sexualmente explícitas o francamente pornográficas que revelan la fuerte presencia del sexo tanto en nuestra vida diaria como en Internet.

El sexo, como impulso vital, es una de las fuerzas más presentes en nuestra vida, aunque por desgracia los artificios de la civilización la sublimen y la atemperen, le impongan una máscara o un velo que la intenta hacer pasar desapercibida y disimularla. Sin embargo, tan potente como es, esta presencia primigenia irrumpe en cualquier ocasión en que se le permita, así sea con el pretexto más endeble o inesperado.

O así, al menos, es como podríamos comprender lo que está sucediendo al interior de Instagram, la popular red social de fotografías que ofrece la posibilidad de utilizar filtros como los que antaño usaban los fotógrafos profesionales, aunque las imágenes se tomen con un smartphone.

Recientemente, sin embargo, las inocentes tomas de la vida diaria (la comida, los amigos, las mascotas, los motivos más triviales y recurrentes de los usuarios) conviven con otras de contenido sexualmente explícito que, agrupadas casi siempre con la denominación "sexagram", navegan en las redes donde se hacen públicas estas imágenes.

Esto, por supuesto, viola los términos de uso del producto, que prohíbe tajantemente la desnudez completa o parcial y los cuerpos en poses sugerentes. Lo cual no ha impedido que pechos femeninos, genitales y parejas en pleno acto sexual se muestren agrupados bajo etiquetas (hashtags en el caso de Twitter) como #instasex, #sextagram y otros afines.

Si el sexo es uno de los motores que mueve al mundo, con un universo de más de 80 millones de usuarios, el surgimiento de este fenómeno parecía solo cuestión de tiempo (aunque también habría que señalar que el arte erótico de fotógrafos amateurs exaltados por las facilidades de la tecnología también tiene su veta incipiente). Igualmente debemos tomar en cuenta la enorme importancia que la pornografía tiene para Internet.

Por su parte un vocero de Instagram aseguró que el principal aliado para combatir esta situación es el propio usuario, quien puede marcar como inapropiada toda imagen que le disguste y que justificadamente crea que debe ser retirada de la red.

[Daily Mail]

Agencia realiza un estudio sobre la satisfacción de los usuarios de Internet en México al respecto del servicio que las compañías proveen.

Uno de los posibles puntos débiles de Internet se encuentra en que, pese a todas sus bondades, el usuario se encuentra a merced de un proveedor que le suministre el servicio. En países como China o Egipto durante los meses de agitación que culminaron con la salida de Hosni Mubarak de la presidencia, esta contrariedad se ha hecho patente cuando en complicidad con gobiernos de corte autoritario, las compañías poner en marcha procedimientos que obstaculizan o impiden el acceso a la red.

De ahí que sea importante conocer el estado que esta infraestructura guarda en nuestro entorno, en la manera en que localmente nos conectamos a Internet.

Recientemente, la agencia Aga Marketing evaluó la satisfacción de los usuarios de Internet respecto a las compañías que proveen este servicio, tomando las 6 más importantes que tienen presencia en todo el país, a saber: Telmex, Axtel, Cablevisión México, Cablevisión Monterrey, Megacable y Total Play. Dice la agencia:

[…] para el usuario mexicano, este servicio no acaba de estar bien; no acaba de transformarse para ser lo que él espera. Ya sea por el precio (que en general se percibe caro, como se manejó en un reciente estudio de la OCDE y liberado hace unos meses), por la velocidad de navegación, (que en casi todos los casos se percibe lenta), o por la forma en la que las empresas cobran, (que el cliente percibe como injusta, al no brindar una ecuación equitativa en la relación valor - precio).

Hace unos años, por ejemplo, igualmente se dio a conocer que en México el servicio de Internet costaba, en promedio, 100 veces más que en Japón, aunque la velocidad era 60 veces menor.

Los resultados que presenta el estudio de Aga Marketing se obtuvieron a partir de un índice de desempeño, en el cual se igualó el promedio de velocidad obtenida en el test online, entre la velocidad contratada y multiplicando esto por 100 (los detalles de la metodología, del muestreo y del estudio en general se pueden consultar en el archivo PDF disponible en este enlace).

Estas son las gráficas que resumen los datos recolectados. La primera corresponde a una velocidad de descarga de 2 a 5 Mbps y la segunda a 5 o más Mbps.

Velocidad de descarga de 2 a 5 Mbps

 

Velocidad de descarga de 5 o más Mbps

Comenta la agencia:

A la luz de los resultados de este estudio, la categoría aparece como la percibe el consumidor, un servicio con desempeño pobre, que claramente ofrece mucho menos valor del que debería.

Sin duda conocer este tipo de estudios nos sirve para que, como usuarios, reconozcamos esa debilidad antes mencionada de Internet y, quizá, seamos capaces de subvertirla.