*

X

Compañías, organizaciones e individuos que financian campañas contra la comunidad gay

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/01/2012

El fundador de Domino's Pizza, el heredero de WalMart, la Iglesia de los Santos de los Últimos Días, los Caballeros de Colón, son algunas de las personas y organizaciones que se oponen abiertamente a la unión civil de parejas homosexuales, financiando campañas que retrasen la conquista de derechos de esta comunidad.

La unión civil de parejas homosexuales es un derecho que, en un estado liberal que privilegia la igualdad jurídica de sus ciudadanos, debería aceptarse sin mayor discusión, por supuesto, cuando se da entre dos personas cuyo deseo manifiesto, consciente, voluntario y consentido es justamente ese.

Sin embargo, una equivocada comprensión de los valores morales, religiosos y otros similares, provoca que el asunto se complique innecesariamente y se atasque en una confusa red de argumentos, sofismas y falacias en la que es difícil encontrar una solución no que deje contentos a todos (lo cual es, en la práctica, imposible), sino que, conforme a una visión contemporánea de la democracia, proteja los derechos de las minorías.

Por desgracia, las loables luchas que distintos grupos emprender por conseguir este estado de igualdad, se ve afectada por poderosas organizaciones, empresas e individuos que, apoyados sobre todo en la cuantiosa fortuna monetaria que poseen, buscan frenar las posibles conquistas de la llamada comunidad LGBT.

Asimismo, cabe recalcar que si bien esta información se limita, en cuanto a las cantidades monetarias, a la acción de estos opositores en Estados Unidos, en casi todos los casos su presencia es multinacional, por lo cual, de algún modo, su esfera de influencia no se limita a dicho país.

 

Caballeros de Colón

Sin ser, en rigor, una orden religiosa, los Caballeros de Colón son un grupo de filiación católica fundado a finales del siglo XIX en Estados Unidos, con la misión manifiesta de apoyar la labor misionera de la jerarquía eclesiástica.

Escudados en las labores filantrópicas, la organización donó, tan solo en 2008, casi un millón y medio de dólares para apoyar la “Proposición 8” en California, que buscaba el reconocimiento del matrimonio por parte del Estado solo para una pareja conformada por un hombre y una mujer.

 

Jim Walton

Jim es el menor de los hijos de Sam Walton, el fundador de la cadena de autoservicios agrupados en torno a WalMart, heredero de su fortuna y además CEO del Arvest Bank, que opera en los estados de Oklahoma, Missouri, Arkansas y Kansas.

Hace algunos años, en 2008, Walton donó 75 mil dólares a la campaña iniciada por el Family Council Action Committee para evitar que las parejas homosexuales pudieran adoptar niños.

 

Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Conocida más comúnmente como los “mormones”, esta agrupación religiosa también apoyó la Proposición 8 del estado de California, con recursos tanto económicos como humanos. Financieramente, donando casi 20 millones de dólares a la causa; y, en el otro aspecto, proporcionando 9 de cada 10 voluntarios que acudieron a los hogares de California para convencer a la gente de votar a favor de la propuesta.

 

Thomas S. Monaghan

El fundador de Domino's Pizza, conocido por sus posturas reaccionarias en el medio político estadounidense, financió en 2010 una iniciativa para remover el concepto de “orientación sexual” de una ordenanza local de la ciudad de Michigan contra la discriminación: es decir, si la propuesta de Monaghan prosperaba, en Michigan podría discriminarse por causa de la orientación sexual sin incurrir por ello en una falta sancionable por las autoridades.

 

Target

Esta cadena de almacenes (por ahora solo presente en Estados Unidos, pero con planes de expansión a Canadá, Europa Occidental, Japón, y México) se ha visto envuelta en años recientes en la polémica por su relación con la comunidad homosexual, sobre todo por apoyar a políticos que abiertamente se declaran en contra del llamado matrimonio gay (por ejemplo, el republicano Tom Emmer)

Con todo, la compañía emitió comunicados en que negó este sesgo y, por el contrario, se presentó como un gran patrocinador del Desfile del Orgullo Gay en Minneapolis y presumió su alta puntuación en el índice de equidad de la Human Rights Campaign, que califica las políticas laborales de una empresa enfocadas a la comunidad LGBT.

Con información de The Huffington Post

Arquitecto proyecta cárcel tomando como modelo el Infierno de Dante

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/01/2012

En un proyecto no exento de perversidad, el arquitecto Alexis Kalli presenta HMPark Life, una ambiciosa cárcel basada parcialmente en la estructura cónico-descendente del Infierno de Dante, como respuesta a los motines callejero ocurridos en Londres en 2011.

Las cárceles son, a su modo, una síntesis de la sociedad a la que pertenecen, la quintaesencia de ese lado oscuro que se pretende negar, marginar, recluir. De ahí que sea interesante estudiarlas, examinarlas, encontrar eso que las buenas conciencias intentan apartar de su vista con desagrado.

Recientemente, y raíz de los motines ocurridos en Londres en agosto de 2011, políticos de corte conservador han expresado su preocupación porque las cárceles inglesas sean “campamentos de vacaciones” en los que sus residentes pasen más tiempo en el ocio que en el trabajo no pagado.

Ante esta situación, el arquitecto Alexis Kalli presentó su proyecto HMPark Life, una nueva y ambiciosa prisión en Brockwell Park, al sur de Londres, que está basada parcialmente en el Infierno de Dante, la conocida estructura cónica descendente, moral y espacial a un tiempo, donde las penas se incrementan conforme se baja en los niveles. Kalli además añade otros principios casi canónicos de la arquitectura carcelaria, entre ellos el célebre Panóptico que —teorizado por Jeremy Bentham en el siglo XVIII y después, desde otra perspectiva, por Michel Foucault— permite un estado de vigilancia permanente sobre los reclusos y sus actividades.

En el plan de Kalli, la peligrosidad de los reos también se corresponde con cada nivel: en el fondo estarían los de “máxima seguridad”. En contraste, arriba, en la superficie se encuentran áreas —una biblioteca, un teatro y algunos talleres— que a la vista de una plataforma, permite inspeccionar a los encarcelados, sea por parte de las autoridades del penal o de visitantes externos.

Curiosamente, Kalli entiende que esto último no es sino simulación (en el sentido que Baudrillard daba al término), que, en última instancia, “HMPark Life es la coartada del Estado que oculta la verdad de que su propósito no es encarcelar, solo apaciguar al público”.

En cuanto a la estructura de su proyecto, el arquitecto lo describe de esta manera:

Las prisiones inglesas se dividen en 7 categorías diferentes de seguridad, 4 específicamente para adultos hombres. La categoría A es la Máxima seguridad para aquellos que mayor riesgo representan para el estado y el público; B para quienes todavía son un riesgo pero también adonde se envían a los presos preventivos (aquellos que esperan juicio o sentencia); C para los delincuentes que no pueden ser confiados a una prisión abierta y D para los de condiciones abiertas [open conditions]. Esta gradación de seguridad se ajusta fácilmente con el Infierno: al situar a los de máxima seguridad (de mayores pecados) en la base de HMPark Life, con los niveles ascendentes B y C y la categoría abierta D en la superficie, este da al proyecto una estructura clara. […]

El tránsito de los prisioneros es siempre en la superficie del edificio para ofrecer una visión completa a los espectadores, mientras que los guardias se ocultan en un laberinto de túneles que corre tras la estructura principal.

Kalli también tomó en cuenta el poema dantesco para la decoración de los espacios. De los primeros tres Cantos, por ejemplo, que hablan del bosque donde Dante se pierde y de la entrada al Infierno, el arquitecto tomó los elementos para ambientar la entrada a la biblioteca con columnas disfrazadas de árboles. Del XXXIV, el último del Infierno, la forma para las celdas de los reos más peligrosos.

El proyecto, por supuesto, tiene mucho más detalles, tanto o más escalofriantes como los anteriormente descritos. Y sin demeritar el talento de Kalli, quizá a él, lector de Baudrillard como se confiesa, habría que recordarle otra cita del teórico francés que señala la verdadera justificación de la realidad penal: «las prisiones existen para ocultar que es todo lo social, en su banal omnipresencia, lo que es carcelario»

[We make money not art]