*

X

Bacteria hace que insectos se coman su propio cerebro y mueran dolorosamente

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/06/2012

Wolbachia es el nombre de una bacteria particularmente letal que, cuando el sistema inmune del organismo huésped sobrerreaciona, provoca que este destruya su propio cerebro, llevándolo a una muerte dolorosa.

La bacteriadebe ser uno de los huéspedes más fatales que pueda albergar un ser vivo, pues el comportamiento que desarrolla una vez que se aloja en un ser vivo —insectos, especialmente— cae sobre este una especie de sentencia última o proceso de autodestrucción que lo condena a morir por consumir su propio cerebro.

Cuando la Wolbachia infecta a los insectos y otros artrópodos, comienza por obstruir la capacidad reproductiva de los machos, y en el caso de las hembras, su supervivencia asegura la transmisión del genoma del patógeno a las generaciones siguientes. Además de los órganos sexuales, la bacteria también tiene especial predilección por el sistema nervioso central para fijar ahí su residencia.

Parte de su peligro se debe a que cuando se hospeda en especies desconocidas, la Wolbachia se vuelve más virulenta de lo que acostumbra, como si exacerbara sus capacidades por encontrarse en un territorio que le es ajeno. Como respuesta, el cuerpo huésped también incrementa la vehemencia de su reacción, sin prever que por la calidad de esta respuesta de algún modo vuelve inevitable su muerte.

¿Por qué? En terminus generales porque el sistema inmune de los seres vivos funciona atacando las células infectadas, destruyéndolas para acabar así con el mal que amenaza el sistema entero. Sin embargo, por el comportamiento singular de la Wolbachia y, sobre todo, las áreas cruciales donde se aloja, significa lanzar ciegamente una especie de ataque suicida: una amplia operación contra el enemigo en la que solo al final, cuando la ruina es inevitable, se descubre que el enemigo se encuentra en la propia base de operaciones.

En pocas palabras, cuando el sistema inmune del cuerpo huésped se lanza contra la bacteria, destruye su propio cerebro, acarreando con esto dolorosos síntomas que desembocan en una muerte poco placentera.

En algunos insectos la evolución los ha llevado a evitar esta fatal sobrerreacción y, mejor, aseguran su supervivencia aprendiendo a vivir con la Wolbachia.

En la imagen, comparación entre un ovario normal y uno infectado de una mosca mosca Drosophila.

[Scientific American]

Ataque de araña de hace 100 millones de años queda documentado en ámbar

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/06/2012

Como si se tratase de una escena cinematográfica en pause, este arácnido, que data de hace 100 millones de años, quedó fosilizado justo en el momento en que se disponía a devorar a una avispa.

Un trozo de ámbar finalmente fue el hogar que habitaría, por millones de años, una araña conocida en el mundo científico como Geratonephila burmanica y una avispa de la especie Cascoscelio incassus. En la imagen se puede ver a las dos especies en una escena clásica del reino animal: una víctima atrapada en una telaraña mientras el depredador espera astutamente para comerla. Según los científicos, este episodio tuvo lugar en el Valle de Hukawng, en Myanmar, hace, quizá, entre 97 y 110 millones de años, en el periodo Cretáceo Temprano. Para el entomólogo George Poinar, de la Universidad Estatal de Oregon, en la imagen hay justicia poética: “Esta fue la peor pesadilla de la avispa, la cual nunca se terminó. Ella veía cómo estaba a punto de ser atacada cuando la resina de un árbol les comenzó a caer”. Más allá de este instante vertiginoso, el hallazgo evidencia la vida social de los arácnidos en el Cretáceo Temprano. Además de la avispa, los investigadores encontraron plancton aéreo de aquellos tiempos ( polen, esporas y partículas de polvo) y aseguran que este es el primer fósil hallado de este tipo. 

[WIRED]