*

X

Bacteria hace que insectos se coman su propio cerebro y mueran dolorosamente

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/06/2012

Wolbachia es el nombre de una bacteria particularmente letal que, cuando el sistema inmune del organismo huésped sobrerreaciona, provoca que este destruya su propio cerebro, llevándolo a una muerte dolorosa.

La bacteriadebe ser uno de los huéspedes más fatales que pueda albergar un ser vivo, pues el comportamiento que desarrolla una vez que se aloja en un ser vivo —insectos, especialmente— cae sobre este una especie de sentencia última o proceso de autodestrucción que lo condena a morir por consumir su propio cerebro.

Cuando la Wolbachia infecta a los insectos y otros artrópodos, comienza por obstruir la capacidad reproductiva de los machos, y en el caso de las hembras, su supervivencia asegura la transmisión del genoma del patógeno a las generaciones siguientes. Además de los órganos sexuales, la bacteria también tiene especial predilección por el sistema nervioso central para fijar ahí su residencia.

Parte de su peligro se debe a que cuando se hospeda en especies desconocidas, la Wolbachia se vuelve más virulenta de lo que acostumbra, como si exacerbara sus capacidades por encontrarse en un territorio que le es ajeno. Como respuesta, el cuerpo huésped también incrementa la vehemencia de su reacción, sin prever que por la calidad de esta respuesta de algún modo vuelve inevitable su muerte.

¿Por qué? En terminus generales porque el sistema inmune de los seres vivos funciona atacando las células infectadas, destruyéndolas para acabar así con el mal que amenaza el sistema entero. Sin embargo, por el comportamiento singular de la Wolbachia y, sobre todo, las áreas cruciales donde se aloja, significa lanzar ciegamente una especie de ataque suicida: una amplia operación contra el enemigo en la que solo al final, cuando la ruina es inevitable, se descubre que el enemigo se encuentra en la propia base de operaciones.

En pocas palabras, cuando el sistema inmune del cuerpo huésped se lanza contra la bacteria, destruye su propio cerebro, acarreando con esto dolorosos síntomas que desembocan en una muerte poco placentera.

En algunos insectos la evolución los ha llevado a evitar esta fatal sobrerreacción y, mejor, aseguran su supervivencia aprendiendo a vivir con la Wolbachia.

En la imagen, comparación entre un ovario normal y uno infectado de una mosca mosca Drosophila.

[Scientific American]

Este cardenal mitad hembra mitad macho es la imagen viva del Yin-Yang

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 09/06/2012

Una curiosidad biológica: un cardenal ginandromorfo parece encarnar el símbolo de la dualidad y la danza complementaria de los opuestos que a veces se fusionan, terminando con la ilusión de esta dualidad.

 

El mundo está compuesto de un principio femenino y un principio masculino que otorgan un género a todos los seres vivos --esto es la norma, sin embargo existen casos en los que estos principios se fusionan  y coexisten de manera conspicua en un organismo (ya que en realidad todas las cosas contienen ambos géneros). Tal es el caso de los animales ginandromorfos --que exhiben características de ambos sexos.

El cardenal de esta imagen muestra el dimorfismo sexual de su especie conjugado de manera evidente en una única semblanza. Es casi perfectamente rojo y blanco, macho y hembra a la mitad. Las imágenes del pájaro en cuestión fueron enviadas por Brian Peer al blog Why Evolution is True, del profesor de ecología Jerry Coyne de la Universidad de Chicago, como un caso de ginandromorfismo bilateral hallado en Rock Island, Illinois.

Más allá del interés biológico, este cardenal es un símbolo viviente de la naturaleza dual de la vida, la cual es reconciliada en la conjunción de los opuestos, en la danza unitaria del Yin-Yang. Todas las cosas a fin de cuentas son ginandromorfas, recargadas por un momento a un aspecto de la existencia, pero siempre partícipes de la totalidad.