*

X

Huracán hecho de huracanes: 160 años de estos meteoros en un ingenioso infográfico

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/28/2012

Combinando la impresionante presencia de los huracanes con una fractálica visualización de data, John Nelson, de la agencia IDVsolutions, pone en este infográfico 160 años de estos fenómenos.

(clic en la imagen para ampliarla)

Los huracanes son, a pesar o justamente por su impresionante poder destructivo, uno de los fenómenos meteorológicos más atrayentes de la naturaleza, símbolo de ese poder que reside en su identidad más propia y que, circunstancial e inevitable, en un momento destruye todo y de alguna manera vuelve a dejar virgen el territorio por donde pasa.

John Nelson, de la agencia IDVsolutions, ideó una ingeniosa manera de graficar los datos existentes en torno a los huracanes y las tormentas tropicales, dándole forma nada menos que de un gigantesco huracán, una visualización que transmite la potencia del meteoro.

Nelson tomó información que la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration) y la NASA poseen al respecto desde 1851 y, según declaró al sitio Co.Design, los datos mismos tomaron esta forma sin que él lo advirtiera.

Pasé algunos ciclos en busca de una proyección cartográfica que se llevara bien con la estructura de las tormentas pero no fuera una aburrida proyección rectangular. Esta proyección polar de abajo hacia arriba hizo un buen trabajo al indicar el circuito continuo de los vientos dominantes, y ayudó a ilustrar la inercia de las cosas lanzadas sobre una esfera, fue refrescante y una especie de perspectiva viajada, pensé. El hecho de que se ve un poco como un huracán fue una casualidad y yo mismo era (no atípicamente) ajeno a ella.

El resultado es, por decir lo menos, sorprendente. Una visión fractálica que encuentra su justa correspondencia en la naturaleza misma.

Imagen: IDVsolutions/flickr

[Co.Design]

Los mejores patrones fractales de la naturaleza captados por Google Earth

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 08/28/2012

Fractales, geografía autorreferente, recopilados por el investigador australiano Paul Bourke, en los que podemos apreciar como se repite una misma forma, un sello de unidad.

El ojo celeste de Google Earth logra captar el tejido de la tierra, líneas geománticas y una armonía que se espejea entre sí, enamorada de una forma botánica prístina que lo mismo surge vista desde un satélite que desde el ojo de una hormiga. Esta forma primordial se representa como la nervadura de una hoja, la expansión vegetal que horada la superficie en una iteración autorreferente o el delta de un río que lo mismo fluye por la superficie de la tierra que por una mano o por un cauce neurológico. El fractal parece ser el sello con el que se reproduce la unidad inherente entre todas las cosas, la correspondencia como ritmo de repetición.

Con el desarrollo de tecnología satelital, ente muchas otras cosas, hemos descubierto una correspondencia formal entre el mundo microcósmico y el mundo macrocósmico, por trazar una diferencia. Ocurre en ocasiones como si la forma de una piedra reflejara la forma de la montaña en la que se encuentra vista desde el espacio --o una hoja un árbol.

“Una vez que desarrollas el ojo del matemático de fractales, los ves en todas partes, cada cosa que ves está descrita como una referencia de sí misma o de otra cosa... se ve como un hombre, como un gato, como un cactus, como una cucaracha, nos recuerda casi todo lo que está vivo y sin embargo es en sí misma única y nueva”, dijo Arthur C. Clarke sobre los fractales, la fórmula matemática de iteración inscrita en la naturaleza descubierta por Benoit Mandelbrot.

El material aquí recopilado es obra del profesor Paul Bourke, de la Universidad de Western Australia, quien ha venido documentado la aparición de  patrones fractales en la naturaleza. En su sitio Bourke cuenta con una extensa selección de imágenes satelitales las cuales publica en su sitio web junto con los archivos KMZ que permiten a los usuarios ubicar estos lugares por su cuenta.

 

Sinuosidades verdes en Malasia

 Líneas neurales arborescentes que se bifurcan en un jardín, visto desde el espacio, en España.

La topografía intensamente intrincada del paisaje ruso evoca las conexiones atestadas de un cerebro. 

Hojas otoñales labradas en la superficie de la Tierra en China.

Vasos comunicantes autorreferentes, nieve y agua, en Groenlandia.

Áurea profundidad iterada en Sudáfrica.

Mínimas fracturas reverdecen los planos colombianos.

Nodos de vegetación que forman un especie de Internet en Angola.