*

X

El semen posee una proteína que promueve la ovulación y mejora el estado de ánimo de las mujeres

Salud

Por: pijamasurf - 08/30/2012

El semen no solo es el transporte para los espermatozoides, también es un precursor de la ovulación femenina.

Hace varios años, un estudio de la Universidad de Albany reveló la relación existente entre el estado de ánimo de las mujeres y sus prácticas sexuales. Los resultados fueron sorprendentes: aquellas que  regularmente tuvieron sexo oral  sin protección, resultaron más felices en comparación a las que lo practicaron con preservativo.

Los autores del estudio sugirieron que el semen puede modificar el estado de ánimo. Después de todo, contiene estrona, oxcitocina, cortisol, serotonina y melatonina, químicos estrechamente ligados a la felicidad, lo que hace suponer que el semen puede tener propiedades antidepresivas.

Sin embargo, un nuevo estudio liderado por Gregg Adams descubrió nuevas propiedades en el semen: una proteína llamada Factor de Inducción de la Ovulación (OIF, por sus siglas en inglés) que envía señales al cerebro  para liberar hormonas femeninas. Estas hormonas luego configuran el cuerpo para ovular, sin importar la etapa del periodo en que la mujer se encuentre. La sorpresa para Adams fue que había observado este fenómeno en camellos y, ahora, en seres humanos.

Gregg y sus colegas han demostrado que esta proteína ayuda a estimular la ovulación en mamíferos como koalas, conejos, gatos y, por supuesto, el ser humano; esto implica que la proteína también podría determinar la fertilidad e infertilidad en las mujeres. Así que además de ser conductor de espermatozoides, el líquido seminal también promueve la ovulación a través de un mecanismo que hasta hace poco la ciencia desconocía.

 [Big think]

El vino tinto es saludable y benéfico solo en personas no alcohólicas

Salud

Por: pijamasurf - 08/30/2012

Investigadores en Barcelona descubren que los beneficios del vino tinto se presentan únicamente en circunstancias libres de alcohol.

El vino tinto ha ganado fama, sobre todo en las últimas décadas, de ser una de las bebidas más saludables que existen cuando se toma con moderación y acompañado de una dieta específica. Se le relaciona sobre todo con beneficios para el corazón y el sistema circulatorio, aunque también un estudio reciente encontró que mejora las funciones cardiacas, musculares y óseas casi igual que intensos entrenamientos de resistencia.

Sin embargo, estas propiedades positivas del vino podrían estar sujetas a una condición: que quien lo beba no sea una persona alcohólica.

Investigadores del Hospital Clínico de Barcelona examinaron a 67 hombres, quienes bebieron por 10 onzas de vino tinto, 10 onzas de vino tinto sin alcohol o 3 onzas de de gin, todos los días por cuatro semanas. Después de este tiempo, los voluntarios cambiaron su bebida y de nuevo por un tercer periodo de un mes, con lo cual todos bebieron lo mismo por el mismo tiempo y en las mismas condiciones. Además, los voluntarios compartían algún tipo de padecimiento: diabetes, hipertensión, obesidad, tabaquismo, altos niveles de colesterol o algún otro factor de riesgo para enfermedades cardiacas.

De acuerdo con los resultados, el vino sin alcohol estuvo asociado a una disminución significativa de la presión sanguínea, reduciendo el riesgo de enfermedad cardiaca en un 14% y el de ataque en un 20%. El vino tinto normal no mostró los mismos efectos.

Y si bien ambos contienen la misma cantidad de antioxidantes que benefician al corazón, al parecer los polifenoles del alcohol podrían bloquear su acción protectora. 

[The Atlantic]