*

X

Top 10: Ridículos consejos sexuales para hombres

Por: pijamasurf - 07/21/2012

Checa esta recolección de los peores tips sexuales que aparecieron en varias revistas y páginas para caballeros.

Es cierto que no todos los consejos sirven igual para todas las personas, pero hay algunos tips que son muy desafortunados, carecen de sentido común o caen francamente en el ridículo. Aquí va una recolección de recomendaciones sexuales para los hombres, salidas del sitio Alternet.

 

1. Sostén su mirada por un minuto. Si parpadea más de lo normal (15 veces por minuto), hay una buena probabilidad de que esté tomando la píldora. Las mujeres que utilizan este método anticonceptivo parpadean 32% más que las mujeres que no lo hacen.

Así que lleva un cronómetro; no vayas a perder el hilo de lo que ella está diciendo mientras calculas porcentajes.

 

2. La saliva del hombre tiene de 10 a 15 veces más testosterona que la de la mujer. Así que una larga sesión de besos franceses puede estimular el deseo sexual de tu cita. Es química.

Si no han llegado a la etapa de los besos, otra opción es escupir en su bebida.

 

3. Tu sudor está lleno de androstadienona, eso incrementa su deseo cuando ella lo huele.

Claro, nada huele mejor que el sudor del hombre. Intenta frotarle tu ropa sudada de improviso, como una flecha feromónica de Cupido.

 

4. Si están en un lugar público y quieres dejar tus intenciones claras, toma su mano, lenta y firmemente desliza tu lengua sobre su palma. Si ella se la limpia en su blusa, no le interesas.

El mejor lugar para hacerlo: el transporte público, después de haber tocado pasamanos y torniquetes.

 

5. Estudios afirman que el aroma del pan tostado incrementa el deseo.

El deseo de comer pan tostado. La cúspide de la imaginación afrodisiaca.

 

6. Si no quieres tener esperma mutante, toma ácido fólico.

No vayas a eyacular semen fluorescente. La piña también es buena opción

 

Consulta el resto de la lista en este enlace

La familia Walton, dueña de Wal-Mart, tiene más dinero que 48 millones de familias estadounidenses combinadas

Por: pijamasurf - 07/21/2012

La familia Walton, herederos del imperio de supermercados Wal-Mart, acumula más riqueza que 48 millones de familias estadounidenses combinadas. Esta es la salud de nuestro sistema económico global.

La familia Walton suma entre sus miembros una riqueza mayor a los 100 mil millones de dólares varias decenas de miles de millones de dólares más que la fortuna de Carlos Slim).  Su caso es emblemático de la desquilibrada riqueza que existe en Estados Unidos (y en gran parte del mundo capitalista). Tan solo esta familia tiene más dinero que las 48 millones de familias más pobres de Estados Unidos --y por supuesto son más ricos que países enteros.

El sitio del Economic Policy Institute utiliza el caso de los Walton para hacer un diagnóstico de la economía estadounidense, que recientemente ha sido objeto de protesta del movimiento #Occupy. Mientras que Wal-Mart crece consistentemente la compensación que da a sus trabajadores es baja incluso para los estándares de otras tiendas minoristas (un estudio muestra que la presencia de Wal Mart significa la disminución en los niveles de salario de una comunidad). La ubicuidad de estas tiendas hace que sea una de las mayores fuerzas de trabajo, pagando bajos salarios a la vez que acumula una inmensa fortuna; de esta forma marcando --cancerígenamente-- la pauta de la economía.

Entre 2007 y 2010 de la riqueza de la familia media de Estados Unidos cayó el 38.8%; la riqueza de los Walton subió de 73.7 mil millones a 99.5 mil millones de dólares en ese mismo período (Actualmente llega a los 102 mil millones de dólares). En el 2007 la riqueza de los Walton era tanta como la de las 35 millones de familias estadounidenses más pobres o el 30.5%. En el 2010 el abismo social se hizo aún más pronunciado: los Walton, 6 hermanos y/o sus cónyuges, superan la riqueza de 48.8 millones de familias o el 41.5% de los estadounidenses.

 

 

La riqueza de los Walton está apuntalada en un sistema predatorio de las pequeñas empresas, acabando con la economía local. En México, por ejemplo, repartieron millones de dólares en sobornos a para obtener permisos para abrir tiendas con gran velocidad sin tener que esperar los trámites de la regulación, de esta forma acaparando el mercado estratégicamente, comprando a la competencia, y establecuendo un cuasi -monopolio.

Este es el estado de las cosas, donde la tendencia, pese a la conspicuidad indignante de esta desigualdad sistémica, es un crecimiento económico cada vez mayor de un pequeñísimo grupo de personas y un empobrecimiento en picada de un grupo cada vez más grande de personas.