*

X
Rompiendo todas las características biológicas, pirañas pacú atacan directamente a los testículos a dos pescadores en Nueva Guinea. EL ataque rompe los paradigmas de esta salvaje especie.


Cuando los científicos afirmaron que la piraña pacú sólo se alimentaba de frutos secos, creemos que estaban equivocados.

Los habitantes de Illinois están temerosos cuando viajan al lago Lou Yaeger. En sus turbias aguas, algunos dicen, han sido vistas varias pirañas de esta especie. Aunque los expertos afirman que no es peligrosa para los humanos, un hecho en Nueva Guinea desmiente la afirmación. Los lugareños conocen a la voraz especie como “cortador de bolas”, esto se refiere a que, en 2011, dos pescadores murieron debido a que las pirañas royeron sus testículos y éstos desangraron.

Según biólogos, las pacús son de los animales de agua domésticos más antiguos del mundo, por lo que no hay que temerle a esos pequeños dientes que se asoman de su boca. 

[Huffington Post]

Te podría interesar:
Los elefantes emiten una canción en ultrasonido que viaja en el aure hasta 10 km y les sirve para comunicrase y encontrar pareja: la seducción de la voz silenciosa en el mundo paquidermo

Aunque difícilmente podrás escuchar la serenata de un elefante --y su voz seguramente sería irresistible -- científicos han descubierto que esta majestuosa especie de mamíferos entona una silenciosa canción.  La canción de los elefantes es emitida en ultrasonido, pero como la canción en las aves, y de forma un poco más sofisticada en los seres humanos, tiene también una función de cohesión social y permite a los machos encontrar pareja.

Con esta canción de menos de 20 Hertz, que también nos puede hacer pensar en las ballenas, los paquidermos se comunican por distancias de hasta 10 kilómetros.

Los expertos que investigaban los mecanismos con los que se genera el sonido de los elefantes creían podría ser por un movimiento muscular de las cuerdas vocales similar al maullido de los gatos. Al parecer lo que ocurre es que el sonido es sopolado por la laringe y viaja por el aire, de la misma forma que ocurre con un cantante humano.

Un equipo de científicos alemanes realizó estos experimentos removiendo la laringe de un elefante africano que había muerto en el zoo de Berlín.

[Indian Express]