*

X
La estrategia en Twitter del gobierno sueco es activo tributo a la transparencia.

Los países escandinavos hoy son pioneros en transparencia.

Wikileaks, como sabemos, es un proyecto sueco. Sus servidores están alojados en dicho país porque sus leyes son las que mejor protegen el almacenamiento de datos con información tan sensible como los logs de la guerra de Irak que un soldado estadounidense, Bradley Manning, hizo públicos a modo de denuncia hace dos años.

Islandia, por su parte, se está convirtiendo en un "paraíso de transparencia" gracias a la aprobación unánime de leyes que protegen a quienes se arriesgan a hacer pública información confidencial de gobiernos y empresas. Algo que como vemos no está ocurriendo en países como Inglaterra.

En el reciente festival de creatividad de Cannes Lions se le dio el máximo galardón -el Grand Prix- a un caso inusual y no publicitario. Fue la estrategia en Twitter de Suecia como país, un caso simple y experimental llamado los "Curadores de Suecia".

 

La idea del proyecto es revolucionaria y solo es posible en un país que defiende tan fervientemente la transparencia de la comunicación.

El punto de partida fue simple: el canal oficial de Suecia en Twitter, @sweden, en vez de publicar contenido editado, como se hace habitualmente, y con un moderador propio, decidió darle la voz a la gente y permitir que los ciudadanos tweteen en nombre de su país.

Cada ciudadano, sin importar su conocimiento, visión política o capacidad, administra durante una semana el perfil oficial y publica lo que se le antoja. Una forma original de mostrar la heterogeneidad y riqueza de visiones que puede tener un país.

Durante la conferencia de prensa donde se anunciaron los ganadores en el festival de Cannes, un periodista noruego criticó el proyecto argumentando que la persona a cargo del perfil oficial de Suecia la semana anterior había publicado comentarios racistas. El jurado respondió que en un proyecto de comunicación transparente, la comunidad sueca muestra que tiene la madurez suficiente para responder a cualquier comentario ofensivo que venga de su propia comunidad, aceptando la pluralidad de opiniones de sus propios habitantes.

Fue un claro mensaje a la industria de la comunicación actual, tanto a gobiernos como a anunciantes: hoy en día es importante no pretender controlar el mensaje en forma unívoca y dejar que la gente tome la palabra para hablar en nombre de su país o de los proyectos o marcas que los representan.

¿Están preparados los gobiernos del mundo -y las marcas publicitarias, por qué no- para seguir ese ejemplo?

Twitter del autor: @emilianorn

La desigualdad del mundo representada con el logo de las Olimpiadas (INFOGRÁFICO)

Sociedad

Por: pijamasurf - 07/18/2012

Gustavo Sousa, pintor y diseñador, utiliza los anillos que componen el símbolo de los Juegos Olímpicos para expresar esas otras realidades también presentes en nuestro mundo y que, más allá de la supuesta hermandad del deporte, nos hace ver la desigualdad de nuestra época.

Los Juegos Olímpicos han comenzado y con ellos la intensa campaña de comercialización que en años recientes parece ya una compañía inseparable. Y si bien no es justo soslayar el cariz deportivo de la competencia, también es cierto que paralelamente corre una tendencia a reducir el acontecimiento a un vasto espectáculo lleno de clichés y símbolos grandilocuentes pero en última instancia vacíos.

Como respuesta a esto, el pintor y diseñador Gustavo Sousa utilizó los anillos que forman el símbolo de las Olimpiadas —y que para muchos representan los cinco continentes de donde provienen los participantes— para expresar algo totalmente distinto y de alguna manera incluso incómodo frente al discurso dominante que privilegia lo aparentemente positivo. Sousa, un poco más sincero, prefirió hacer de este logo una especie de gráficas que muestran la inequidad de nuestro mundo.

“Los anillos representan la sana competencia y la unión, pero sabemos que el mundo no es perfecto. Tal vez entender las diferencias es el primer paso para hacer las cosas más equitativas”, dice Sousa a propósito de su proyecto oceaniaeuropeamericaasiaafrica.

Así, realidades como la obesidad, la distribución de la riqueza, el SIDA, los homicidios o la militarización, quedan de manifiesto en esta resignificación del símbolo tantas veces visto, un choque un tanto violento que sin duda tiene la intención de generar la curiosidad por los datos que se exponen de esa manera.

“Eventos como este pueden ser un buen momento para la reflexión”, concluye el artista.

En las imágenes, Oceanía es el aro de color azul, Europa el negro, América el rojo, África el amarillo y Asia el verde.

Número de millonarios por continente: América y Asia se disputan la primacía

Gasto militar

 

Porcentaje de obesidad

 

Ventas mundiales de Coca-Cola (uno de los patrocinadores oficiales de las Olimpiadas)

 

Homicidios

 

Personas viviendo con VIH. África el campeón indiscutible.

 

[Co.Design]