*

X
La inmortalizada muerte de Evelyn McHale, una joven de 23 años que se arrojó desde el Empire State Building, es un testamento poético.

En ocasiones la muerte alcanza una belleza difícil de superar. Se convierte en un sueño. Este es el caso de Evelyn McHale, quien se arrojó del piso 86 del Empire State Building, impactando en una limusina de la Naciones Unidas. Como un angel que se hiciera un lecho metálico para fijar su mente en una luminosa eternidad, Evelyn mantiene una pureza inmarcesible, acomodándose en la hendidura del auto como quien hace una almidonada fractura en el tiempo-espacio.

A los 23 años, en May Day (primero de mayo de 1947, el día de la diosa pagana de la fertilidad Beltane)  Evelyn decidió saltar del edificio más icónico de Nueva York en ese entonces. Empujada por el desamor, decidió resolver "el único problema filosófico serio: el suicidio". En su precipitación ontológica, sin embargo, pasó a la posteridad estética, en esta foto de Robert Wiles y en un grabado de Andy Warhol.

Otro de los suicidos más hermosos, es el de la modelo rusa Ruslana Korshonova, quien también se arrojó de un edificio en Nueva York, cuando su carrera iba en ascenso. Pero el desamor, esa fiebre de la juventud, o acaso la acción opresiva de la mafia rusa, la llevaron a una temprana muerte: el asfalto es besado por ángeles.

 

Anémic Cinéma: el hipnótico filme de Marcel Duchamp (hoy en su cumpleaños 125)

Arte

Por: pijamasurf - 07/21/2012

Para recordar el cumpleaños de Marcel Duchamp, quizá el artista más importante del siglo XX, compartimos su Anémic Cinéma, un hipnótico ejercicio fílmico que busca germinar entre los huecos de nuestra mente y nuestra percepción.

 

Marcel Duchamp se encuentra sin duda entre los artistas más importantes del siglo XX, y puede ser que incluso sea el más, el que se lleva el trofeo de haber influido tanto en el ámbito artístico como para marcar un antes y un después a partir de su irrupción en la escena histórica, con obras cuyo (in)genio alcanzó las bases conceptuales mismas con que convencionalmente se entendía el arte, minando las estructuras del buen gusto y la capitalización que, acaso ya irreversiblemente, habían convertido desde algunos años antes en objetos y mercancías las obras que otrora se consideraron inspiradas por númenes sobrehumanos.

Nacido en 1887, este 25 de junio se celebra el cumpleaños número 125 del francés, efeméride que recordamos modestamente con este video, un filme realizado en colaboración con Man Ray y Marc Allégret y que consiste, grosso modo, en nueve ilusiones ópticas dispuestas en sendos discos giratorios, entre las que se intercalan además textos también en líneas espirales que tiene fama de intraducibles, por tratarse de juegos de palabras que sugieren un sentido erótico.

El curioso nombre del ejercicio cinematográfico, Anémic Cinéma, obedece al hecho de que Duchamp fue restando las propiedades usuales del cine silente de su época: las palabras y las imágenes, hasta entregarnos una especie de fantasma famélico que deambula hipnóticamente entre nuestros sentidos y nuestra percepción. Sin embargo, esta parquedad de recursos se convierte de pronto en un dispositivo intelectual cuando la mente llena los vacíos con sus propios recursos, con todo aquello que la imaginación se apresura a poner al alcance para reparar las ausencias.

[Open Culture]