*

X

El genial rap de Juice Media sobre el descubrimiento del bosón de Higgs y la teología de la física

Arte

Por: pijamasurf - 07/14/2012

Desde Australia llega el nuevo episodio de Rap News: las paradojas del bosón de Higgs, el fuego de Prometeo encendido por la física y los nuevos mitos de la ciencia

Ya hemos escrito un par de veces sobre el brillante noticiero de Juice Media que ataca cuetsiones de actualidad desde un ángulo refrescante, cargado de poesía y una mirada crítica difícil de encontrar en algún otro medio. La comedia es a veces lo que más se acerca a la verdad, explorando una nueva dimensión del entendimiento. En este caos el reportero camaleónico Robert Foser entrevista a Scott Ridley, un científico del CERN que no oculta su entusiasmo para describir el descubrimiento de una partícula meta-microscópica que tiene la cualidad cuasi-divina de otorgar masa a toda la materia.  Y en un laboratorio de 10 mil millones de dólares, debajo de la tierra, en Suiza, los científicos encienden el fuego de Prometeo. Los físicos decodifican el hipertexto del universo, las claves dejadas por la antigua radiación.

Rap News, como nosotros en este artículo, se pregunta si la ciencia moderna, en su intento de penetrar los secretos del cosmos, no está ocupando la misma zona en nuestra mente que el pensamiento religioso: "¿Es el big bang nuestro nuevo mito de creacion?" ¿y la física la nueva teología?

La rapsodia concluye con un verso que evoca la psicología cuántica de Robert Anton Wilson, ¿lo que conocemos es una realidad objetiva o un reflejo de la inquisición de nuestra mente?

[¿Acaso no es fácil de olvidar mientras nuestra odisea continúa desdoblándose que las respuestas que el universo eventualmente elige revelar parecen depender totalmente de las preguntas que hacemos?]

Dar click a Closed Caption para ver subtítulos en portugués 

 

Jugar con la realidad imaginándola en miniatura (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 07/14/2012

Jean-Joseph Renucci recrea escenas en que objetos y situaciones cotidianas —la flama de una estufa, un par de líneas de cocaína, el doble cañón de una escopeta— se convierten en el mundo de pequeñas personas que con sus acciones simulan poner en marcha nuestra realidad.

La miniatura es una especie de tentación, una fantasía que se quisiera posible, múltiples e innumerables mundos habitando secretamente en los intersticios y los recovecos más escondidos de este que llamamos nuestro, poblados por personajes y creaturas diminutas realizando las tareas necesarias para que, conforme se asciende en las dimensiones, parezca que la realidad está viva y en movimiento.

Si esto es cierto, las fotografías del francés Jean-Joseph Renucci nos invitan a considerar los objetos más habituales de nuestra realidad cotidiana como componentes mayúsculos de un mundo reducido, en el que pequeños seres interactúan con estas piezas modificando su sentido y su significado a partir de las proporciones minúsculas de sus cuerpos plásticos.

Sorprende y al mismo tiempo parece totalmente lógico (según esa lógica desaforada que se impone cuando admitimos participar en el juego del fantaseo) que, por ejemplo, sean leñadores los que afilen la punta de un lápiz, o pescadores quienes intenten abrir una lata de sardinas, excursionistas que exploran un mapa que es también su territorio, una mucama que aspira con aspiradora unas líneas de cocaína, etc.

Al final, las fotografías parecen testimonios falsos de un mundo posible, avalados por esa certeza que somos capaces de generar cuando creemos que sobre esta realidad supuestamente absoluta e indivisa, pueden caber muchas otras visibles solo a los ojos de la imaginación y la fabulación artística.

En el sitio del autor, por cierto, estas imágenes vienen acompañadas de títulos irónicos, jocosos, que confirman lo dicho por Susan Sontag a propósito de la afición de Walter Benjamin por las miniaturas: "El amor a lo pequeño es una emoción de niño".

[Faith Is Torment]