*

X
Ryan Harris logra burlar, gracias a sus conocimientos informáticos, los candados más sofisticados de la red para ofrecer banda ancha a 15 mil personas. Ahora enfrenta cargos en la corte de Estados Unidos.

La palabra “gratis” produce en los seres humanos ciertos sentimientos, un tanto inusitados, un tanto inentendibles, que los llevan a realizar acciones grotescas y desesperadas, incluso se podría hasta llegar a la ilegalidad, como es el caso de The Angel, un geek estadounidense llamado Ryan Harris que, gracias a sus habilidades informáticas, escribió un libro bajo el título Hacking the cable modem en el que se instruye al lector de manera puntual para que obtenga de internet de banda ancha totalmente gratis.

Fueron 15 mil personas las que obtuvieron un paquete informático que les permitió acceder de forma gratuita a la banda ancha, pero lo que probablemente no sepan es que aquél que les dio la dicha de poder tener internet gratis, enfrenta un proceso en el que podría alcanzar los 20 años de prisión y pagar una multa de 250 mil dólares por los delitos de conspiración, intrusión computacional y fraude.

El gobierno de los Estados Unidos posee leyes que ponen en duda la naturaleza de las mismas: ¿es delito que un pordiosero robe por hambre? Lo mismo sucede con este Robin Hood de la informática, un hombre que, sin afectar intereses, más allá de los económicos por parte de las compañías, ofrece banda ancha a los que por diversas circunstancias no pueden acceder a ella: La avaricia del capitalismo vs la necesidad de la población. 

[Ars Technica]

Llegar a casa y prender la computadora: actividad que a diario se repite miles de millones de veces en todo el globo y que, inevitablemente, arroja interesantes datos. Por ello, La compañía informática Alexa lanzó una lista de las 10 páginas más visitadas en la Red. Aunque los resultados eran de esperarse, la tendencia no fue muy distinta respecto al año pasado: los cuatro primeros lugares mantuvieron su hegemonía. Las redes sociales tienen un papel preponderante en el demonio del tráfico, pero también tiendas y buscadores dan pelea.