*

X

Síndrome de Jerusalén: cómo psicoanalizar a un mesías

Por: pijamasurf - 06/05/2012

Creerse "el elegido", actuar como un mesías, creer que Dios comunicó una misión directamente, son algunos de los comportamientos que experimentan quienes desarrollan el llamado Síndrome de Jerusalén, el cual, en ocasiones, se trata únicamente cambiando la rutina de la persona.

La influencia que ejerce la cultura judeocristiana sobre casi cualquier persona en el mundo occidental, incluso sin ser creyente, es notable. George Steiner, hablando de las ideas en las que se cimenta Europa, no duda en equiparar la importancia de Grecia con la de Israel, el venerado pensamiento griego con la a veces olvidada herencia hebraica. Esta, podría pensarse, es mucho más sutil, mucho más internalizada. Tanto, que puede generar un trastorno psicológico conocido como Síndrome de Jerusalén.

Este desorden se caracteriza porque la persona que lo desarrolla se cree súbitamente “el elegido”, un mesías destinado para cumplir una misión redentora. En ocasiones se creen vicarios del Cristo, en otras se creen el Cristo mismo, siempre están convencidos de que Dios mismo les comunicó sus deseos y mandatos.

Los comportamientos que se emprenden a partir de esto pueden ser diversos, desde pararse en una esquina para comenzar a predicar, hasta pasar mucho tiempo orando sin descanso, no bañarse en muchos días o ayunar por periodos prolongados. Las cosas se empiezan a complicar, sin embargo, cuando la misma voz que le confesó ser “el elegido”, impulsa a esta persona a realizar actos que pueden resultar destructivos, que causan sufrimiento a sí mismos y a otros.

El tratamiento que estas personas reciben igualmente es variado: antipsicóticos, tranquilizantes, intentos inútiles de convencerlos de lo contrario a lo que creen con toda su voluntad. En algunos casos basta un mes de tratamiento en un hospital especializado para devolver al paciente a la normalidad mental, en otros una semana es más que suficiente. Se ha documentado que ciertas personas solo requieren volver con sus familias y el trato cotidiano con personas que conocen para sacarlos de su delirio.

Curiosamente en este desorden influye mucho el tipo de espacios donde se mueve el individuo. No por casualidad el trastorno lleva el nombre de una de las capitales religiosas más importantes del mundo: cuando una persona está rodeada de toda una matriz arquitectónica y anímica que remite a cierto misticismo espiritual, la probabilidad de que se transforme la manera en que percibe su realidad, es mayor.

[io9]

Simbólico e hilarante derrame en fiesta privada de Shell Oil celebrando perforación del Ártico (VIDEO)

Por: pijamasurf - 06/05/2012

Simpatizante de Occupy Seattle graba una cómica escena en la que se produce un derrame miniatura en una fastuosa fiesta celebrando las perforaciones del Ártico de esta corporación, una especie de lapsus deus ex machina o justicia poética

Un simpatizante de Occupy Seattle, Logan Price, logró infiltrarse a una fiesta privada de la petrolera Shell, una de las corporaciones más grandes del mundo, y grabó en su celular una secuencia de eventos casi irreal, con un altísimo contenido simbólico.

La fiesta, celebrada en el Seattl Space Needle, conmemoraba la perforación de los nuevos pozos petroleros en el Ártico. Afuera, dice Price, se podían ver las plataformas petroleras; adentro un modelo minautura de una plataforma de perforación que iba a ser usado para servir tragos a los asistentes falló crasa y cómicamente. Una señora, aparentemente de alcurnia, entra en un grotesco estado de pánico cuando el modelo miniatura empieza a derramar una bebida en su caro traje sastre (como si la máquina quisiera emitir un mensaje ecosimbólico). La señora empieza a producir ruidos extraños y los invitados, mostrando que seguramente la señora tiene una posición privilegiada dentro de la estructura de Shell, entran en estado de shock. El derrame parece mimetizar los ecocidas derrames que estas grandes petroleras han protagonizado en su ambición irrefrenable.

La segunda compañía privada más grande del mundo, Royal Dutch Shell Oil tuvo que pagar solo 15.5 millones de dólares después de que  devastara una región de Nigeria, causando daños irreveresibles al ecosistema, e incluso participando, según una investigación, en el asesinato de líderes locales que se oponían a su explotación.

Según el popular blog neoyorkino Gawker, el video es un hoax elaborado montado por una seudoagencia de relaciones públicas aparentemente en detrimento y burla de Shell.