*

X

Nueva cámara de seguridad puede localizar un rostro entre 36 millones en tan solo un segundo

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/05/2012

La firma Hitachi Kokusai Electric desarrolla un sorprendente dispositivo de videovigilancia que puede encontrar un rostro entre 36 millones en tan solo un segundo; la cámara también puede asociar las facciones con otros datos personales como el número de tarjeta de crédito.

La tecnología de seguridad quizá sea uno de los campos de investigación en los que más dinero se invierte. En ocasiones con resultados que sobrepasan lo increíble, como es el caso de una nueva cámara de seguridad que puede buscar un rostro entre otros 36 millones en tan solo un segundo.

El dispositivo fue desarrollado por la firma Hitachi Kokusai Electric, y puede rastrear determinados rasgos en todo tipo de grabaciones fílmicas, incluso si el rostro en cuestión se encuentra entre grandes multitudes o en otros videos. Igualmente el sistema puede asociar al personaje con alguna otra información suya, por ejemplo, el número de su tarjeta de crédito.

Hitachi espera poner este producto a la venta en el próximo año fiscal.

[Phys]

 

Breve galería con hipnóticas imágenes de ojos humanos y reflexiones en torno al acto de observar los ojos como una especie de koan orgánico que puede traducirse en una experiencia terapéutica.

Human-Eyes-by-Photographer-Suren-Manvelyan-6-1

"Un ojo cerrado no necesariamente esta dormido,

y uno abierto no necesariamente está observando"

Bill  Cosby

El observar un ojo, en particular el nuestro, puede traducirse en un ejercicio terapeútico que coquetea tanto con lo místico como con lo biológico –en una dinámica que quizá alude al divino threesome alquímico. Y reflexionando brevemente sobre las bondades que resultan de este acto, destilamos una serie de beneficios que van desde la metafísica y la ontología, hasta la estética y la catarsis. 

Por un lado, en lo que se refiera al desarrollo auto-consciente, este ejercicio permite reafirmar nuestra existencia, como una especie de suspiro suspendido a través del cual nos confrontamos con el "yo". Por lo tanto fortalece nuestra noción de una unidad indivisible (la del individuo) y a la vez hiperconectada (la del todo).

Una vez activado ese bit de auto-afirmación nos encontramos con un diseño de desbordante pulcritud estética –el ojo del mandala, que es a la vez flor y fractal. La belleza de nuestros ojos es un franco recordatorio de la perfección con la que fuimos diseñados, y a la vez nos ayuda a identificarnos con el resto de las personas (los no "yo's" que en algún punto somos nosotros mismos) y de las cosas (el mundo exterior que es solo un espejo del interior). Y tras este loop epifánico terminamos por acceder a una catarsis bio-estética a la cual nuestros ojos, desde ambas perspectivas, representan un portal –a fin de cuentas a través de ellos se filtra la luz que activa un proceso foto-alquímíco del cual emerge buena parte de nuestra realidad (lux perpetua) . 

Y para finalizar la poco ortodoxa pero honesta auto-terapia, una vez reafirmada nuestra existencia y luego de haber experimentado un micro-recorrido por la perfección geométrica que nos hermana con el mundo exterior, terminamos por presenciar el desfile de un eco arquetípico que en un nanosegundo funde nuestro ojo con el centro del universo, pasando por el ombligo, la base del axis, el pulso de la supernova, o el botón del pantalón que viste la niña de tus sueños (y tus insomnios).

Y tu ¿hace cuánto que no te ves a los ojos?

 Twitter del autor: @ParadoxeParadis / Javier Barros del Villar