*

X

Mapa elaborado por la ONU muestra qué países consumen más marihuana en el mundo

Por: pijamasurf - 06/28/2012

La Organización de Naciones Unidas ha publicado su informe anual sobre consumo de drogas en el mundo, ofreciendo dentro de este un interesante mapa que muestra la distribución del consumo de marihuana en el mundo: ¿cuáles son los países donde más ganja se fuma?

La Organización de las Naciones Unidas acaba de publicar su informe sobre consumo de drogas en el mundo, que toma en cuenta datos recogidos entre el año 2010 y el 2011. Así, la ONU informa:

Se calcula que unos 230 millones de personas, o el 5% de la población adulta del mundo, consumieron alguna droga ilícita por lo menos una vez en 2010. Los consumidores problemáticos de drogas suman unos 27 millones, o el 0.6% de la población adulta mundial. En general, el uso de drogas ilícitas parece haberse estabilizado en todo el mundo, aunque continúa aumentando en varios países en desarrollo. La heroína, la cocaína y otras drogas se cobran la vida de aproximadamente 0.2 millones de personas cada año, siembran devastación en las familias y causan sufrimiento a miles de otras personas. Las drogas ilícitas socavan el desarrollo económico y social y fomentan la delincuencia, la inestabilidad, la inseguridad y la propagación del VIH.

Asimismo, entre otros indicadores que resultan relevantes, la ONU elaboró un mapa en el que se muestra la distribución del consumo de una droga en específico: la marihuana. Mismo que aquí compartimos:

Como se ve, son los países industrializados y de mayor desarrollo. Destacan especialmente los casos de Estados Unidos y Australia, el primero como el mercado más importante e insaciable para los traficantes mexicanos y colombianos; el segundo por ser, según investigaciones recientes, el país más prometedor hacia el cual están mirando organizaciones criminales como el Cártel de Sinaloa.

[designyoutrust]

El espacio exterior está dentro de un estudio: haciendo nebulosas con lámparas

Por: pijamasurf - 06/28/2012

La obra del fotógrafo suizo Fabian Oefner crea texturas que evocan paisajes cósmicos con elementos que usamos en la vida cotidiana, nos invita a un espacio ilusorio en el que los cuerpos celestes nadan entre nosotros

El artista suizo Fabian Oefner va creando con su trabajo metáforas visuales de un cosmos que cabe en unos pocos centímetros. Lo que el mismo llama "el espacio exterior dentro del estudio" sirve como una reflexión colorida de un principio místico de la naturaleza: que es posible ver lo que está a millones de años luz de distancia reflejado  aquí con una estimulante fidelidad. Es una respuesta lúdica a la forma en la que el mundo se construye en la mente: como el niño que podría confundir la luna con una lámpara, o las estrellas con granos de arena.

En su trabajo Nebulae hace justamente eso, dibuja digitalment paisajes astrales en el espejo inferior de unas lámparas de fibra de vidrio. Estas explosiones astronómicas son obtenidas al enfocarse en las puntas luminosas de estas lámparas, tan populares en la década de los noventa. Oefner mueve las lámaparas en na habitación oscura para crear filamentos de luz. Luego crea compuestos empalmando varias de estas imágenes para simular el espacio exterior atestado de cuerpos celestes, particularmente las nebulosas, fábricas de estrellas de inusitada belleza. En realidad su trabajo es un libre juego de hacer fractales inexactos.

 Oefner remarca: "lo que me gusta de este proyecto es cómo puedes crear un espacio ilusionista con medios tan simples, familiares a cualquiera". Esto es, encontrando el ángulo adecuado y el instrumento de percepción es fácil de ver una galaxia en un objeto cotidiano.

"Para mí, la fotografía es una herramienta analítica, muchas veces es la única forma posible de hacer visible mis experimentos, ya que la mayoría son microscópicos o de corta duración... Con la fotografía es posible magnificar estructuras pequeñas o congelar un momento que dura sólo un parpadeo", dice Oefner.

El talento de este fotógrafo para hacer de una cosa un cosmos, queda también patente en su proyecto Millefiori, en el que colocó ferrfluidos con acuarelas en un campo magnético. El resultado es una solución viscosa similar a un aceie de motor donde nadan soles iridiscentes, que a la vez evocan tejidos celulares.

[Sitio de Fabian Oefner]