*

X

Estudio muestra que los perros sienten el dolor de las personas y buscan aliviarlo

Por: pijamasurf - 06/10/2012

El altruismo emocional de los perros: estudio sugiere que los perros son capaces de detectar el sufrimiento de las personas y reaccionan ante este brindando comfort.

La intuición que tienen las personas que conviven con perros de que estos animales son sensibles a sus sentimientos parece confirmarse por un reciente estudio. Los perros reaccionan al dolor humano de una manera sumisa que se ajusta a proveer alivio --como si el verdadero entrenamiento biológico de esta especie fuera la empatía.

Un experimento realizado por psicólogos de la Universidad de Goldmsiths en Londres probó a 18 perros en distintas situaciones, con sus dueños y extraños, en las que los voluntarios aparentaron llorar, susurrar o tararear y hablar.  Los perros reiteradamente reaccionaron a los simulacros de llanto, acercándose a estas personas y buscando iniciar contacto físico.

"El tarareo fue diseñado paar ser un comportamiento relativamente nuevo, que podría provocar la curiosidad de los perros. El hecho de que los perros diferenciaron entre el llanto y el tarareo indica que su respuesta no fue meramente motivada por la curiosidad", dijo la Dra Deborah Custance.

Los perros respondieron al llanto de una persona no obstante que no fuera su dueño, lo que parece mostrar que su respuesta fue genuinamente empática y o el resultado de la búsqueda de una recompensa o de sus propias necesidades. El hecho de que los perros reaccionen a una emoción fingida no significa que no sepan percibir nuestras emociones, ya que nuestro mismo cerebro no hace distinción entre si una emoción es simulada o la experimentamos espontáneamente, de la misma forma que no distingue del todo si vemos algo o imaginamos eso mismo.

Hace algunas semanas reportamos sobre una interesante investigación que sugería que las ratas son capaces de sentir y actuar dirigidas por la empatía (y que ésta podría ser la emoción universal). Por otro lado el biólogo de la Universidad de Cambridge, Rupert Sheldrake, ha realizado numerosos experimentos que parecen mostrar que las mascotas tienen una capacidad telepática para saber cuándo sus dueños van a regresar a casa. No hay duda que los animales domésticos, y especialmente los perros, cumplen una admirable función servicial, como si estuvieran entre nosotros para expiar nuestras penas.

[Daily Mail]

¿El “toque de la muerte” existe en la vida real? ¿Y funciona?

Por: pijamasurf - 06/10/2012

El "toque de la muerte", conocido también como "dim mak", es un misterioso golpe que puede provocar la muerte de quien lo recibe, a veces hasta con varios meses de retraso; con todo, los detalles de su ejecución permanecen en la incógnita.

El “toque de la muerte” es un supuesto movimiento de las artes marciales que, aunque pequeño y mínimo, resulta letal. O al menos esa es su fama.

La pregunta obvia es, claro, si a pesar de tanta ficción tejida en torno a esta maniobra, esta existe de verdad, si funciona tal y como se ve en el cine, la televisión y otros montajes.

Técnicamente dicho movimiento se conocen como dim mak, un término chino que significa el golpe que ejerce presión contra una arteria. Quienes lo practican aseguran que un golpe de este tipo tiene un efecto retardado que puede provocar la muerte repentina de quien lo recibe hasta con varios meses de diferencia (se cree que Bruce Lee fue una víctima de este dim mak)

Uno de los primeros registros que se tienen de su existencia data del Bubishi, el tratado canónico de artes marciales que comenzó a redactarse en el siglo XVII. Ahí el dim mak se menciona, aunque no los detalles de su ejecución.

Médicamente el “toque de la muerte” se asocia con una complicación conocida con el nombre de commotio cordi, la muerte súbita que sobreviene cuando un golpe en el pecho interrumpe el ritmo cardiaco. El corazón no se daña, pero sí la estimulación eléctrica del pulso: bastan entre 10 o 30 milisegundos de interrupción para provocar la muerte.

Asimismo, el dim mak puede verse como la compresión prologada de la ateria carótida, lo cual tiene como efecto la disminución de irrigación sanguínea en el cerebro y la consecuente pérdida de la conciencia.

Con todo, el “toque de la muerte” es uno de los movimientos más misteriosos de las artes marciales, tanto que ni siquiera es totalmente seguro que pueda identificarse a cabalidad con el dim mak o con las consecuencias fisiológicas que hemos descrito hasta aquí.

[io9]