*

X

Estudio muestra que los perros sienten el dolor de las personas y buscan aliviarlo

Por: pijamasurf - 06/10/2012

El altruismo emocional de los perros: estudio sugiere que los perros son capaces de detectar el sufrimiento de las personas y reaccionan ante este brindando comfort.

La intuición que tienen las personas que conviven con perros de que estos animales son sensibles a sus sentimientos parece confirmarse por un reciente estudio. Los perros reaccionan al dolor humano de una manera sumisa que se ajusta a proveer alivio --como si el verdadero entrenamiento biológico de esta especie fuera la empatía.

Un experimento realizado por psicólogos de la Universidad de Goldmsiths en Londres probó a 18 perros en distintas situaciones, con sus dueños y extraños, en las que los voluntarios aparentaron llorar, susurrar o tararear y hablar.  Los perros reiteradamente reaccionaron a los simulacros de llanto, acercándose a estas personas y buscando iniciar contacto físico.

"El tarareo fue diseñado paar ser un comportamiento relativamente nuevo, que podría provocar la curiosidad de los perros. El hecho de que los perros diferenciaron entre el llanto y el tarareo indica que su respuesta no fue meramente motivada por la curiosidad", dijo la Dra Deborah Custance.

Los perros respondieron al llanto de una persona no obstante que no fuera su dueño, lo que parece mostrar que su respuesta fue genuinamente empática y o el resultado de la búsqueda de una recompensa o de sus propias necesidades. El hecho de que los perros reaccionen a una emoción fingida no significa que no sepan percibir nuestras emociones, ya que nuestro mismo cerebro no hace distinción entre si una emoción es simulada o la experimentamos espontáneamente, de la misma forma que no distingue del todo si vemos algo o imaginamos eso mismo.

Hace algunas semanas reportamos sobre una interesante investigación que sugería que las ratas son capaces de sentir y actuar dirigidas por la empatía (y que ésta podría ser la emoción universal). Por otro lado el biólogo de la Universidad de Cambridge, Rupert Sheldrake, ha realizado numerosos experimentos que parecen mostrar que las mascotas tienen una capacidad telepática para saber cuándo sus dueños van a regresar a casa. No hay duda que los animales domésticos, y especialmente los perros, cumplen una admirable función servicial, como si estuvieran entre nosotros para expiar nuestras penas.

[Daily Mail]

Si la sugestión es más poderosa que el pensamiento y las acciones, ¿cuál es la realidad de cada uno?

Por: pijamasurf - 06/10/2012

Psicólogos neozelandeses aseguran que la sugestión puede ser más poderosa que el pensamiento, las acciones y factores externos de la realidad: pensar que algo sucederá es imprescindible para que esto suceda.

Un par de psicólogos de la Universidad de Victoria, en Nueva Zelanda, aseguran que la sugestión es mucho más poderosa que otro tipo de pensamientos, pues predispone al sujeto a una determinada acción y, a la larga, termina modificando su comportamiento.

De acuerdo con Maryanne Garry y Robert Michael, en colaboración con Irving Kirsch de la Universidad de Harvard, la sugestión tiene una importancia mucho mayor de la que usualmente le adjudicamos en nuestra vida diaria, nuestros procesos de pensamiento y nuestras acciones.

“Una vez que anticipamos un la ocurrencia de un resultado específico, nuestros pensamientos subsecuentes y comportamiento ayudarán de hecho a que dicho resultado se produzca”, escriben los investigadores. Y ponen este ejemplo:

Si una persona tímida espera que un poco de vino le ayudará a “soltarse” en una fiesta, probablemente se sienta más desinhibido, se acerque a otras personas y se involucre en más conversaciones durante el transcurso dela noche. Y aunque quizá dé el crédito de todo esto al vino, son sus expectativas a propósito de este las que realmente inclinaron su comportamiento hacia lo planeado.

Se trata un poco de la “profecía autocumplida” sobre la que también teorizó el sociólogo estadounidense Robert K. Merton: tememos que algo suceda, supuestamente hacemos todo por evitarlo (o, al contrario, inconscientemente lo propiciamos) y al final termina sucediendo.

Por último la investigación de estos psicólogos va mucho más allá y tomando en cuenta situaciones como el efecto placebo o el hecho de que algunas personas comiencen a curarse ya desde que ingieren una medicina (sin que esta haya tenido tiempo aún de reaccionar en el cuerpo), se preguntan dónde radica el elemento verdaderamente real de cada uno.

"Si un tratamiento real y una sugestión llevan a resultados similares, ¿cuál es la diferencia entre ambos?", dice Garry.

[Daily Mail]