*

X

El Omnibus de Terence Mckenna 2012 (un extraordinario documental en 12 partes de 12:12)

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 06/24/2012

Una de las mejores recopilaciones de la obra hablada de Terece Mckenna, el bardo de la psicodelia: 12 piezas de 12:12 minutos a un ritmo de trance, alcaloides verbales para masas despiertas.

Terence Mckenna fue uno de los primeros estrellas del Internet, de esa primera red vital,  psicodélica y contracultural. Pero difícilmente, entre una enorme biblioteca de bits dedicados a Mckenna, habíamos visto material tan estimulante, con una narrativa tan bien tejida y con clips tan meméticamente ricos (una especie de orgía de resonancia mórfica con los jardines encendidos de la noósfera). Por supuesto, el protagonista de este épico ensayo numerológico sobre la mente y el tiempo, es la elocuencia hipnótica del bardo psicodélico (el sonido del Logos): Mckenna se erige excepcionalmente como la voz de una tribu que mantiene la lucidez al perderse en la profundidad de la mente y rebasar los límites impuestos de la realidad, hacia las regiones de la locura, la iluminación química y la evolución acelerada.

Doce entregas de 12:12 minutos, concluyendo el 21 de diciembre del 2012: la explicación final del sistema de tiempo fractal de Mckenna, el Timewave Zero. Adeptos de Mckenna y su religión psicodélica tienen aquí una liturgia de sus momentos más brillantes, conectados anómalamente como una compleja estructura molecular enteógena. Recomendamos observar los capítulos en estricto orden, cada uno de ellos va subiendo el estado de conciencia, delirando por momentos con atinados exabruptos de edición, llevando hacia un trance digital (una mención espacial a la extraordinaria calidad del sonido).

"Porque en cierta forma estamos repitiendo el gran viaje, todo se vuelve paradigmático, cada accion es lo que es y también los fantasmas morfogenéticos de otros tiempos".

"Roma se cae 9 veces cada hora y tu trabajo es, mientras limpias en la cocina, y doblas tus calcetines, sentir cada vez que cae y todo lo demás pasando".

"El momento más importante  que moldea este momento es una galaxia de momentos diseminados en el tiempo, algunos millones de años atrás, algunos segundos atrás y juntos crean el  increíblemente rico ambiente entretjido de afectos que llamos ser un ser humano poniendo atención en un momento".

"Somos tema y varación de algo más grande que un individuo que se esparce por el tiempo".

Ver los ecos del tiempo,  la malla de correspondencias, "veo en las personas el destello de Blake, la sonrisa críptica de Jefferson o la risa esquiva de Sade", el tiempo es la recurrencia de un código fuente.

"Estamos en una especie de sombra del Eschaton medieval, y esto persistirá hasta pasado el año 2000".

"La cultura no es tu amiga, la cultura es como una orden masónica merodeando que quiere inducirte a una serie de raras ceremonia en las que tal vez no te sientas muy cómodo".

"La psilocibina es sospechosa de ser un agente evolutivo".

"Mientras tanto de regreso en el rancho, es puro caos, y lo que los gobiernos hacen es administrar el caos, diciendo a todo el mundo que todo está bien, vean TV, aquí nos gastamos 500 millones de dólares haciendo una película sobre platillos voladores, ahora veanla, hablen de ella, déjenos en paz".

"Mucho de la existencia social es un engaño inconveniente, y una intrusión en tu libertad y decides que ya no lo vas a hacer, no voy a trabajar tan duro como quieres, y ciertamente no voy a luchar en tus guerras, y no voy a diseñar tu máquina de guerra, no voy a pagar alegrmente tus impuestos y no voy  aafirmar tus valores comunitarios".

"Tipos con cola de caballo siguen inventando cosas raras y reglándolas en Internet y otras personas siguen haciendo extrañas substancias y empujándolas en lugares remotos y personas siguen haciendo música rara y bailando y subvirtiendo".

 
Espera las siguientes entregas en el canal de Memetico
Te podría interesar:
Una interesante discusión sobre monjes budistas y los efectos que pudiera tener el DMT en su conciencia se distendió en el sitio Reddit.

Usuarios de Reddit inicaron un intesante hilo de discusión, bajo la pregunta "¿Ha fumado alguna vez un monje [budista] DMT y registrado su experiencia?", la cual es una interesante pregunta especialmente si consideramos, esterotípicamente, que los monjes budistas son generalmente expertos en llegar a estados elevados de conciencia meditando y el DMT es la droga psicodélica que más fácil acelera un estado"elevado" de conciencia.

La mejor respuesta en este thread  señala con cierto zen:

Fascinantes estados mentales pueden obtenerse a través de la meditación, pero los budistas en realidad no tienen la actitud de explorar fenómenos trippy. El propósito es superar el interminable deseo de estados mentales placenteros. Así que añadir más estimulación incontrolable es básicamente añadir más confusión. Claro que puedes tornar cualquier situación en una práctica, así que si te ves dosificado con DMT no entres en pánico -- ¡sólo actualiza gran prajna y mántente aterrizado en el hara!

Aparentemente Terence Mckenna, el gran promotor histórico del DMT, le dio este poderoso psicodélico endógeno a un monje budista, quien, según relata Mckenna, le dijo que había visto un lugar similar en su meditación pero que el DMT era la forma en la que más lejos se podía ir dentro del Bardo y aún regresar al plano físico.  Aún así era una de las luce menores, una luz ilusoria, la luz interdimensional del plano entre la muerte y la reencarnación.

Aunque no precisamente un monje, el filósofo británico Alan Watts estudio teología cristiana y budismo zen como muy pocas personas en Occidente. Watts fumó DMT al menos una ocasión. Según Tim Leary:

Alan Watts tiene una historia de DMT. Tomó la droga como parte de una investigación en California y planeó demostrar que podía mantener control racional y fluidez verbal durante la experiencia. El equivalente más cercano sería intentar una descripción momentoa  momento mientras uno es disparado de un cañón atómico con un barril de neón bizantino. El Dr. Watts dio una descripción llena de asombro y fusión perceptual.

De aquí que luego se cite a Watts diciendo que el DMT es como "cargar todo el universo en una pistola y dispararlo en tu cerebro", una fabulosa descripción que ciertamente suena las campanas pineales de los psiconautas más avezados.  

Algunas personas hablan del DMT o de la ayahuasca como una manifestación o una descarga de Kundalini, etno-tecnología que permite un atajo a las cascadas diamantinas del ojo de dios. Una práctica budista disciplinada se opondría a esta velocidad gratuita para elevar la conciencia --sin un piso que la soporte. Y, sin embargo, quizás para algunas personas la única forma de ponerse en movimiento es destruyendo el piso de un golpe.