*

X

La "asesina" Amanda Knox, entre las 100 mujeres más bellas del mundo de la revista Maxim

Por: pijamasurf - 05/26/2012

Con evidentes fines publicitarios, la revista Maxim incluye entre su selección de las mujeres más atractivas del 2011 a Amanda Knox, célebre en los tabloides ingleses e italianos por supuestamente participar en el asesinato de su compañera de casa en Italia, la estudiante Meredith Kercher.

Amanda Knox se hizo famosa hace unos años por estar involucrada en el escandaloso asesinato de Meredith Kercher, una estudiante británica que se encontraba de intercambio en Perugia, Italia, y con quien Knox compartía apartamento. Y si bien en 2011 un jurado revocó la sentencia de 26 años que se dictó en contra de Knox por asesinato y asalto sexual, su reputación de criminal alimentada por los tabloides ingleses e italianos se mantiene hasta ahora.

En esta ocasión, sin embargo, la joven que actualmente tiene 25 años vuelve a ser noticia por causas totalmente diferentes al ser elegida entre las 100 mujeres más atractivas del mundo, según la revista Maxim.

Y dando por hecho el evidente movimiento publicitario del hecho, la inclusión de Knox en esta privilegiada lista nos mueve a preguntarnos sobre el valor de la belleza física en relación con la calidad moral o espiritual de quien, por diversas razones, consideramos una persona hermosa.

Maxim, por cierto, también selección al polifacético comediante estadounidense Stephen Colbert entre este centenar de atractivas féminas.

[Telegraph]

Te podría interesar:

Fenómeno Eureka: ¿Por qué la respuesta a un problema llega cuando ya no la buscamos?

Por: pijamasurf - 05/26/2012

Estudio científico sugiere que la creatividad puede fomentarse con actividades que permitan a la mente deambular con libertad, lo cual ayudaría a entender por qué a veces la solución a un problema llega cuando hemos dejado de buscarla.

En la historia de la ciencia y aun en nuestra historias personales, no son pocos los momentos en que alguien encuentra la solución a un problema cuando ha dejado de empeñarse en buscarla, cuando, cansado de darle vueltas al asunto infructuosamente, decide tomar un baño o salir a caminar o realizar cualquier otra actividad que lo mantenga lejos del objeto de sus desvelos. Así Arquímedes, así Newton, así Einstein. Y curiosamente, fue en ese momento de distracción cuando cada uno de estos supo mirar la pieza que faltaba en el rompecabezas.

Las causas de este fenómeno todavía son desconocidas, sin embargo, un equipo de investigación dirigido por Benjamin Baird y Jonathan Schooler, psicólogos de la Universidad de California en Santa Bárbara, sugiere que este es un asunto más de creatividad que de inspiración, la cual parece fomentarse cuando la mente se ve involucrada en tareas que le permite vagar con libertad.

En el estudio los psicólogos pidieron a 145 estudiantes universitarios que, en 2 minutos, enlistaran todos los usos posibles para objetos de uso cotidiano como mondadientes, ganchos para colgar la ropa y ladrillos. Después el grupo fue dividido en 4, cada uno de los cuales realizó una actividad distinta durante 12 minutos: algunos descansaron, otros se vieron envueltos en un difícil ejercicio de memorización, otros más en una actividad de reacción inmediata y poco demandante que fomenta el vagabundeo de la mente y, por último, un cuarto grupo simplemente no tuvo descanso.

Después de esto, todos los voluntarios debieron completar ejercicios similares a aquel con que inició la prueba.

De acuerdo con los investigadores, aquellos estudiantes que realizaron la actividad poco demandante pudieron repetir el ejercicio inicial un 41% mejor que el resto, quienes no mostraron ninguna mejora.

Por otra parte Baird asegura que estos resultados son válidos solo para aquellas situaciones en que la mente se ha afanado antes con un problema en específico, pero al parecer no puede concluirse que el vagabundeo mental incremente de por sí la habilidad creativa para resolver problemas.

[Nature]