*

X

La "asesina" Amanda Knox, entre las 100 mujeres más bellas del mundo de la revista Maxim

Por: pijamasurf - 05/26/2012

Con evidentes fines publicitarios, la revista Maxim incluye entre su selección de las mujeres más atractivas del 2011 a Amanda Knox, célebre en los tabloides ingleses e italianos por supuestamente participar en el asesinato de su compañera de casa en Italia, la estudiante Meredith Kercher.

Amanda Knox se hizo famosa hace unos años por estar involucrada en el escandaloso asesinato de Meredith Kercher, una estudiante británica que se encontraba de intercambio en Perugia, Italia, y con quien Knox compartía apartamento. Y si bien en 2011 un jurado revocó la sentencia de 26 años que se dictó en contra de Knox por asesinato y asalto sexual, su reputación de criminal alimentada por los tabloides ingleses e italianos se mantiene hasta ahora.

En esta ocasión, sin embargo, la joven que actualmente tiene 25 años vuelve a ser noticia por causas totalmente diferentes al ser elegida entre las 100 mujeres más atractivas del mundo, según la revista Maxim.

Y dando por hecho el evidente movimiento publicitario del hecho, la inclusión de Knox en esta privilegiada lista nos mueve a preguntarnos sobre el valor de la belleza física en relación con la calidad moral o espiritual de quien, por diversas razones, consideramos una persona hermosa.

Maxim, por cierto, también selección al polifacético comediante estadounidense Stephen Colbert entre este centenar de atractivas féminas.

[Telegraph]

“Elegir entre la dignidad y la obediencia”: Eduardo Galeano habla sobre el mundo actual

Sociedad

Por: pijamasurf - 05/26/2012

Eduardo Galeano, siempre lúcido y crítico, ofreció una entrevista al diario catalán La Vanguardia donde habla de temas cruciales del escenario político actual: la libertad, la lógica del trabajo y la producción, el dilema entre la dignidad y la obediencia.

Eduardo Galeano es uno de los intelectuales latinoamericanos más reconocidos de varias generaciones, sobre todo por su singular mezcla de lucidez, combatividad y crítica, aderezada con un estilo que lo hermana con algunos de los movimientos literarios más celebrados del continente.

Recientemente Galeano, ya de 71 años de edad, ofreció una entrevista al diario catalán La Vanguardia, realizada por la periodista Ima Sanchís. Ahí el autor de Las venas abiertas de América Latina, entre otros títulos no menos leídos, habló de la situación actual de este mundo basado en la lógica utilitaria del trabajo y al producción, en el desgaste que esta acarrea para otros aspectos fundamentales del ser humano como las relaciones sociales o la posibilidad de libertad.

“Somos una civilización de soledades que se encuentran y desencuentran continuamente sin reconocerse. Ese es nuestro drama, un mundo organizado para el desvínculo, donde el otro es siempre una amenaza y nunca una promesa”, dice Galeano, para quien el prójimo se ha convertido, acaso sin nosotros quererlo, en una especie de enemigo al cual, sin embargo, es necesario y urgente acercarse.

El escritor uruguayo ahondó sobre ese comportamiento acrítico que parece dominar a la mayoría de la población en el mundo, por el cual situaciones como la guerra, el miedo o la violencia nos parecen totalmente normales, siendo que, en sentido estricto, no deberían suceder.

Sanchís pregunta frontalmente: “¿Somos un gran rebaño de borregos?”, a lo cual Galeano responde, no sin cierto animo esperanzador: “Por todos lados aparecen símbolos asombrosos de resistencia y de vida. Lo mejor que tiene la vida es la capacidad de sorpresa”.

¿Cómo averiguar si uno está vivo o es un muerto viviente?

Habrá que preguntarse hasta qué punto soy capaz de amar y de elegir entre la dignidad y la indignidad, de decir no, de desobedecer. Capaz de caminar con tus propias piernas, pensar con tu propia cabeza y sentir con el propio corazón en lugar de resignarte a pensar lo que te dicen.

[…]

¿Qué faceta humana nos destruye?

El conformismo, la aceptación de la realidad como un destino y no como un desafío que nos invita al cambio, a resistir, a rebelarnos, a imaginar en lugar de vivir el futuro como una penitencia inevitable.

En cuanto a la libertad, un asunto siempre difícil de definir en su dimensión práctica, Galeano dice:

Los desafíos que uno enfrenta cada día son los que te abren una rendija para elegir entre la dignidad y la obediencia. Libre es el que es capaz todavía de elegir la defensa de su dignidad en un mundo donde, quieras o no, en algún momento tendrás que tomar partido entre los indignos y los indignados.

[La Vanguardia]