*

X

Cuando cae la noche, el mundo come comida chatarra (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 05/30/2012

Inforgráfico realizado por Massive Health revela que, conforme avanza el día, las decisiones saludables de consumir alimentos benéficos son desplazadas por la comida chatarra, que al amparo de la noche parece ser la predilecta de los comensales.

En años recientes las campañas en contra de la llamada “comida chatarra” se han incrementado notablemente, y según parece con resultados que algunos podrían considerar positivos y favorables: aunque muchísimas personas en el mundo siguen consumiendo ese tipo de alimentos y la industria que los produce obtiene todavía cuantiosas ganancias, una buena parte de la población se ha interesado por introducir en su vida alternativas más sanas de alimentación. ¿O no?

Si atendemos estos infográficos pareciera que, en términos generales, la comida sana ha ganado terreno frente a la chatarra solo cuando el sol está en lo alto, cuando es de día y, es de suponerse, nos importa el juicio de los otros a propósito de lo que comemos. Sin embargo, cuando cae la noche, cuando al abrigo de la oscuridad nos permitimos comportamientos que de otro modo consideraríamos, por decir lo menos, impropios, entonces la comida chatarra recupera al comensal perdido.

Las imágenes fueron realizadas por Massive Health (una compañía que fabrica productos enfocados al mejoramiento de la salud humana) a partir de 7.68 millones de reportes individuales sobre hábitos alimenticios que abarcaron un periodo de 5 meses.

Su disposición, por otra parte, simula un solo día: 24 horas en que se observa cómo las decisiones sanas de alimentación (en verde) poco a poco van siendo relegadas por las perjudiciales (en rojo), como si estas se mantuvieran agazapadas en las sombras hasta esperar el momento justo de saltar cuando la guardia de los buenos hábitos se encuentre baja.

[Co.Design]

Algortimo de Facebook convierte tus “Likes” y publicaciones en anuncios comerciales personalizados

Por: pijamasurf - 05/30/2012

Facebook vuelve a causar revuelo por la manera en que lucra con la información personal de sus usuarios, ahora automatizando la conversión de "likes" y posteos en anuncios comerciales específicos; un juego de suma cero en que el usuario no gana nada y Facebook lo gana todo.

Facebook se ha distinguido casi desde sus inicios por relacionar con cierta perversidad las políticas de privacidad de su servicio con los fines comerciales que persigue, utilizando la información personal, cotidiana, para promocionar mejor a las marcas que contratan espacios en la que sin duda es la red social más poblada del planeta.

Conforme pasa el tiempo, Facebook ha refinado estos procedimientos, siendo el más novedoso el hecho de que un “Like”, el “Me gusta” que es una de las acciones más simples que pueden realizarse al interactuar con el sitio, puede ser materia prima para la comercialización.

Según reporta The New York Times, eso fue le que sucedió a Nick Bergus, quien un Día de San Valentín posteó un producto que encontró en Amazon: una garrafa con 55 galones de lubricante: “Para el Día de San Valentín. Y para todos los días. Por el resto de tu vida”, comentó Bergus en Facebook para acompañar el link compartido.

Días después, el hombre de 32 años, residente en la ciudad de Iowa, se dio cuenta que este mismo producto aparecía entre la publicidad que despliega Facebook cotidianamente, y no solo esto: incluso aparecía su comentario, su nombre y un gesto de sonrisa. En suma, alguno de los algoritmos de Facebook convirtió su publicación en un anuncio pagado por Amazon.

El movimiento es claro: personalizar la publicidad para aumentar las ventas, en el supuesto de que cuando una persona que conocemos “recomienda” un producto, nuestra percepción positiva sobre este aumenta. Además, en el caso de este servicio automatizado, las grandes empresas se ahorran el trabajo que por regular se realiza antes de lanzar una campaña publicitaria.

Facebook, por supuesto, está protegido en alguna de las 4 mil palabras de las que se compone sus términos de servicio y que la mayoría de los usuarios aceptan sin rechistar.

El problema, como bien apunta Eric Goldman, profesor asociado de la Escuela de Leyes de Santa Clara, es que con esta estrategia Facebook ha creado un juego de "suma cero" en el que los usuarios no ganan nada y Facebook gana todo.

[NYT]