*

X

Chef asexual cocina y sirve su pene, sus testículos y su escroto en lujosa cena

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/25/2012

En un raro menú que combinó canibalismo con extravagancia culinaria, el joven chef japonés Mao Sugiyama sirvió a cinco personas un banquete en que el ingrediente estrella fueron sus propios órganos genitales, acompañados con una guarnición de hongos y perejil italiano.

Canibalismo, extravagancia culinaria y algún tipo de trastorno psicológico se dieron cita en una suntuosa cena ofrecida por el chef japonés Mao Sugiyama, en la cual el atractivo principal de los platillos fue su masculinidad. No en sentido figurativo, sino literal: Sugiyama confeccionó un menú en el que cocinó sus propios órganos genitales.

Ya desde el 8 de abril el chef publicó en su cuenta de Twitter un anuncio en el que decía ofrecer su pene, sus testículos y su escroto en una cena, los cuales cocinaría para quienes estuvieran dispuestos a pagar la suma de 100 mil yenes (poco más de 1200 dólares estadounidenses).

Sugiyama se ha descrito en repetidas ocasiones como un ser “asexual”, en virtud de que no encuentra simpatía con ninguno de los géneros existentes: hombre o mujer. Quizá por esto antes de su cumpleaños número 22, el japonés se sometió a una cirugía emasculatoria para, también, obtener la materia prima de su menú.

Algunos días después, el día 13, cinco de los seis comensales que retomaron la oferta de Sugiyama degustaron la genitalia del chef servida con una guarnición de hongos y perejil italiano.

Solo como dato adicional vale la pena resaltar que en Japón no existen leyes contra el canibalismo, por lo cual tan singular banquete no pudo ser prohibido.

[Huffington Post]

Te podría interesar:

Tela sustentable hecha enteramente de leche, invención de diseñadora y bioquímica alemana

Buena Vida

Por: pijamasurf - 05/25/2012

Anke Domaske, bioquímica y diseñadora, da a conocer "Qmilch", una tela hecha de leche orgánica no apta para consumo humano que tiene el aspecto de la seda y las propiedades del algodón.

Anke Domaske es una diseñadora alemana que posee además una formación en bioquímica, mezcla más que interesante e imprevisible que ya le ha hecho merecedora de un premio por haber inventado una tela hecha enteramente de leche.

El textil, de nombre “Qmilch” —que funde las palabras alemanas para calidad y leche— es una fibra sustentable que tiene el aspecto de la seda y puede lavarse y secarse como el algodón, además de no presentar un riesgo para las personas con alergias cutáneas.

Luego de dos años de pruebas, la diseñador y su equipo sistematizaron un proceso para reducir la leche a polvo de proteína que se puede hervir y presionar hasta obtener hebras, las cuales a su vez se pueden convertir en tejidos gruesos o delgados, según se prefiere. Cabe mencionar que la leche utilizada es leche orgánica vetada para el consumo humano por no cumplir con los estándares de calidad de las autoridades alemanas.

La Asociación de Investigación en Textiles de Alemania otorgó a Domaske su premio de innovación por este desarrollo que, se dice, podría revolucionar la industria del vestido.

[looksfeelsworks]